Ticino clasificó gracias a su juego e identidad de equipo

Ayrton Páez apila rivales y cuida la pelota. En la escena, lo “muerden” Plaza y Alvarez. Rippa viene de cerca

Venció 2-0 a Colón de Arroyo Cabral y con goles de Maldonado y una genialidad de Páez, de tiro libre. Se metió en cuartos de final y dio claras señales de fortaleza de cara al futuro

Ayrton Páez apila rivales y cuida la pelota. En la escena, lo “muerden” Plaza y Alvarez. Rippa viene de cerca
Ayrton Páez apila rivales y cuida la pelota. En la escena, lo “muerden” Plaza y Alvarez. Rippa viene de cerca

 

Escribe Beto Arce

Atlético Ticino abrochó su pasaporte a los cuartos de final de la Liga Villamariense de Fútbol con una inobjetable victoria ante Colón de Arroyo Cabral que se jugaba todo en este partido. El triunfo del elenco albirrojo se gestó por dos genialidades: una jugada colectiva con amplia participación de futbolistas y el toque final de Maldonado y una exquisita definición de Ayrton Páez en un tiro libre que perfectamente ejecutado. El 2-0 fue reflejo de lo acontecido en la tarde de ayer, aunque la diferencia pudo ser más amplia, de no ser por la aceptable tarea del “1” cabralense Federico Pedernera.

Ticino fue siempre superior al rival y fue marcado ventajas en la cancha en función de la correcta tenencia de la pelota. Distribuyó juego, generó espacios y dispuso de situaciones para marcar en ambos períodos. En tanto Colón se encontró con un planteo difícil de contrarrestar, primero por el orden defensivo local, y segundo porque Coria y Páez estuvieron muy enchufados y fueron desequilibrantes constantemente ante una defensa que se salvó de la roja en varias oportunidades.

En el arranque (2’) Páez tuvo un mano a mano con Pedernera, que el arquero tapó en dos tiempos; a los 4’ Rippa lo tocó dentro del área a Páez y todos pidieron penal, en una jugada muy dudosa que pareció ser una clara falta, omitida por el juez; sobre los 15’ Maldonado (de buen partido) definió por encima del travesaño con un remate de zurda; sobre los 26’ Rippa le metió un “roscazo” a Páez que el juez no vio, más allá de que hasta el momento se mostrara muy permisivo como todo el desarrollo del encuentro; a los 27’ un tiro libre de Bértola con una gran ejecución casi se transforma en la apertura del marcador, porque la pelota pasó muy cerca y “besando” el poste.

Hasta que llegaría el gol (minuto 29). Una jugada espectacular en la que Ticino mostró su poderío con la pelota para llevarla al fondo del arco. Bianchi robó, Coria trasladó, Bértola profundizó y el panorama se abrió. La tocaron todos desde la mitad de la cancha hacia adelante y terminó con pase atrás de Paéz que había picado a fondo, para que Maldonado no tenga más que empujarla a una valla vacía. Para aplaudir, gran gol en equipo y festejado con todos los compañeros, como debe ser.

Bianchi probó con un remate desde afuera del área que se fue desviado sobre los 32’, e inmediatamente después Marín perdió el control y le metió un tremendo planchazo a Marcelli que merecía una expulsión, pero Verón mostró amarilla. A los 40’ otra vez Páez obligó a Pedernera a quedarse con el balón en dos tiempos y a los 41’ Colón podría haber igualado con un cabezazo de Giraudo tras un centro de Navarro, pero terminó lejos del palo. La última de la primera etapa también fue para Ticino, que estrelló el travesaño mediante un cabezazo de Coria.

En el complemento, la intensidad de Ticino comenzó a disminuir y Colón creyó un poco más, aunque sólo quedó en eso. De todos modos el elenco dueño de casa jamás renunció al ataque y fue por más: Maldonado sólo frente al arco desperdició el gol al 1’; Bértola también lo tuvo con un remate que fue tapado por el arquero (4’); y a los 12’ llegaría el momento de cerrar el partido antes de tiempo, porque Ayrton Páez sobre la derecha acarició con zurda un tiro libre que viajó por encima de la barrera, y la pelota se clavó en el ángulo: impresionante definición para el 2-0.

Coria cae ante la marca de Farías y Marín. Buen partido del Mago
Coria cae ante la marca de Farías y Marín. Buen partido del Mago

Giraudo pudo descontar para el rojinegro pero se encontró un travesaño en el camino (13’) Pepe Navarro le metió el codo a Bianchi en un salto y no pasó nada (22’); el propio Navarro intentó con un zurdazo luego de pisar dos veces para adentro, pero la pelota se fue por arriba (27’); Coria tuvo su gol después de dejar dos hombres en el camino y rematar al segundo palo con el arquero vencido, pero Aguirre la sacó en la línea (36’); y la última fue para Colón a través del ingresado Kevin Plaza, que con un tiro libre obligó a Trecco a meter un manotazo en el ángulo para salvar la caída.

Ticino fue más y ganó justamente el partido que tenía que ganar para clasificarse. Además le suma el valor agregado de jugar bien y mantener la identidad que viene generado desde el pasado campeonato, lo que para estos tiempos de fútbol excesivamente físico, no es poco.

 

La figura

Ayrton Páez. Una vez más volvió a ser determinante para el funcionamiento de su equipo y lo condujo a una victoria inobjetable. Gambeta, lujo, caño y sombrero, algunos de los brillos de la tarde. Se bancó una buena cantidad de patadas. Para el aplauso el estupendo golazo que marcó de tiro libre para sellar el triunfo y la clasificación.

 

El árbitro

Jorge Verón. Tuvo una mala actuación. Si bien el resultado es ajeno a su producción, se comió un penal claro y omitió un par de tarjetas rojas seguras por juego brusco y mal intencionado. Pifió demasiado y pareció reconocerlo entre sus compañeros. Fue muy permisivo y dejó pegar en demasía. A seguir trabajando.

 

Print Friendly, PDF & Email