Ticino no se baja

Todo Ticino abraza Páez, figura y goleador, una vez más

El Albirrojo venció 2 a 1 a Rivadavia ratificando su liderazgo compartido en la Zona Sur y hundiendo a su rival en el fondo de la tabla. Los goles de la victoria fueron convertidos por Páez y Maldonado, mientras que Salvatelli descontó para el local

Todo Ticino abraza Páez, figura y goleador, una vez más
Todo Ticino abraza Páez, figura y goleador, una vez más

Escribe Pablo Luna Broggi

Atlético Ticino, uno de los punteros de la Zona Sur, se presentaba en Arroyo Cabral reluciendo su chapa de candidato y sacando lustre a su posición de líder (compartida con San Lorenzo de Las Perdices). Sin embargo, era arriesgada la visita a tierras del verde, porque el local marchaba último y su honor le impedía verse en esa posición, por lo que se jugaría la “vida” para tratar de derrocar a uno de los punteros y comenzar a acomodarse en los puestos de vanguardia.

El conjunto conducido por “Cacho” Fiandino salía al campo de juego con su habitual formación, con una línea de cuatro firme en el fondo, con Bértola manejando los hilos del mediocampo y dejando todo el juego en manos del tándem Coria-Páez.

Rivadavia por su parte, extrañando aún demasiado a Facundo Castro, apostaba a la experiencia de Franco Garis para poder inquietar a su contrincante, retrasando a Bracamonte a la línea de fondo y dándole libertad a Bonaveri para la creación.

Sin embargo, el verde poco pudo hacer para aplacar el juego de su rival y el dominio del visitante se vislumbró desde los primeros instantes. A los 40 segundos de juego, la defensa local quedó increíblemente mal parada y Emanuel Coria quedó mano a mano frente a Emiliano Rodríguez, pero marró su oportunidad al querer picar la pelota sobre la humanidad del uno local, intención que Rodríguez adivinó y se quedó con el balón.

Pero la alarma ya estaba encendida. La muestra de debilidad que mostró la línea de fondo en la primer jugada inquietó a todos y por eso Rivadavia fue en búsqueda rápidamente de la apertura del marcador, para “madrugar” a su rival.

A los dos minutos, Gino Salvatelli aprovechó su velocidad para penetrar la defensa rival y enfrentar a Diego Fantino, pero se quedó sin resto físico para poder definir la jugada de la mejor manera y se perdió una buena oportunidad. Seguidamente fue Mayco Ardissino quien a través de un tiro libre estrelló el travesaño y ahogó el grito de gol de la parcialidad cabralense.

A los 10’, Bértola perdió la brújula en el mediocampo y le birlaron un balón que peligrosamente derivó en los pies de Salvatelli, pero el delantero verde remató demasiado alto y mantuvo la paridad en cero.

Estos llamados de atención despertaron al líder ticinense, y contestó con un cabezazo de Maldonado que se fue desviado por escasos centímetros. Sin embargo, la balanza comenzó a inclinarse a favor del visitante a los 16 minutos, cuando un pase de Bertola dejó a Ayrton Páez frente al arco y el 10 definió cruzado sin problemas para desatar la algarabía de la hinchada albirroja.

El gol del creativo visitante fue un punto de inflexión en el partido. Rivadavia comenzó a desmoronarse y Atlético Ticino fue creciendo en cada incursión por el área rival.

A los 22’ Fassi malogró una chance inmejorable de estirar diferencias e instantes más tardes, tras un excelente desborde de Páez, volvió a desperdiciar un gol hecho, pero esta vez Maldonado capturó el rebote del arquero y puso el 2 a 0.

Sobre el final del primer tiempo, un Rivadavia totalmente knock out se encontró en partido nuevamente, cuando Franco Garis puso un exquisito pase en cortada para que Arrieta enfrente a Fantino y descargue con Salvatelli y este ponga cifras definitivas en el marcador.

En el complemento el partido no ofreció nada para el espectador: juego demasiado cortado en el medio con un nivel de juego bastante pobre. Atlético Ticino ganaba y hacía su mejor negocio, Rivadavia no tenía las suficientes armas para doblegar a su rival y el árbitro que quería figurar constantemente hacia su “show” personal.

Para destacar en los segundos 45 minutos, sólo queda la increíble chance que desperdició Franco Garis que tuvo en su cabeza el empate, abajo del arco, pero el balón caprichosamente se marchó al lado del palo derecho.

Rivadavia volvió a perder y no puede salir del fangoso último puesto. Atlético Ticino ganó un partido complicado con mucha autoridad y continua líder, pero deberá mejorar la eficacia si no quiere sorpresas más adelante.

 

La figura: Ayrton Páez

Estuvo imparable. Hizo el primer gol, generó el segundo e hizo jugar a su equipo. En el local se destacó Salvatelli.

 

El árbitro: Yoel Yudica

Mal. Puso el reglamento y la rigurosidad por delante del criterio y falló en todas las jugadas de interpretación. Hizo el juego muy cortado.

Print Friendly, PDF & Email