Trabajadores del Banco de Córdoba volvieron a realizar una asamblea

En el último día hábil de la semana, las sucursales del Banco de Córdoba cerraron sus puertas tres horas antes de lo habitual

La medida de fuerza se produjo en continuidad con el reclamo por falta de personal. Pablo Bertoglio, de la Asociación Bancaria local, aseguró que “por contactos políticos, ingresan trabajadores en áreas donde no es necesario sumar gente”

En el último día hábil de la semana, las sucursales del Banco de Córdoba cerraron sus puertas tres horas antes de lo habitual
En el último día hábil de la semana, las sucursales del Banco de Córdoba cerraron sus puertas tres horas antes de lo habitual

En todas las sucursales del territorio provincial, entre otros motivos en el marco de la continuidad en su reclamo por falta de personal, trabajadores del Banco de Córdoba desarrollaron ayer una nueva jornada de asamblea.

La medida de fuerza se desarrolló durante las tres últimas horas de la jornada laboral, es decir de 10 a 13, justo en el último día hábil de la semana, lo que generó un marcado malestar entre los clientes que quedaron dentro de las distintas instalaciones de la entidad financiera sin poder ser atendidos.

En nuestra edición del último lunes, Pablo Bertoglio, secretario general de la delegación local de la Asociación Bancaria, había adelantado la posibilidad de que en esta semana se realizaran dichas asambleas.

Ayer volvió a dialogar con EL DIARIO y sostuvo que «los problemas están en toda la Provincia».

«El jueves participamos en Córdoba, junto a otras seccionales, de una reunión con los responsables del área de Recursos Humanos del Banco. Allí no recibimos más que promesas a futuro que nunca se concretan y la negativa rotunda al punto principal de nuestro reclamo, la incorporación de más personal para trabajar en la entidad», lamentó.

Por otra parte, el dirigente gremial aseguró que «el problema se repite en toda la Provincia y se acentúa gravemente en las sucursales del interior».

«La falta de personal genera roces entre los compañeros y, lógicamente, grandes problemas entre trabajadores y clientes», manifestó.

Seguidamente Bertoglio recordó y criticó que «el año pasado hubo compañeros que no pudieron tomarse licencia ante la notable falta de gente que tenía el Banco».

«Para colmo de males, el plan de saneamiento que tiene la entidad provincial con el Banco Central solamente permite la incorporación de un solo trabajador cada tres trabajadores que se van, ya sea por jubilación o algún otro motivo», amplió.

Finalmente, en el momento más intenso de la conversación, Bertoglio aseguró que «al tratarse de un banco político, gracias a contactos de ese tipo ingresan trabajadores en áreas donde no es necesario sumar gente”.

«Encima de todo eso, ya ni siquiera se permite, como sucedía en otros tiempos, el ingreso de hijos de trabajadores», concluyó molesto.

 

Más asambleas

Desde la entidad que nuclea a los trabajadores del rubro bancario se adelantó que la próxima semana las asambleas podrían repetirse en las diferentes sucursales del Banco de Córdoba, con igual modalidad a la registrada ayer o adoptando alguna otra modalidad de reclamo.

 

Print Friendly, PDF & Email