Tres proyectos del IPET 49 fueron premiados en la Feria de Ciencias

Un umbral con tapitas de gaseosas, otro proyecto que fue ganador

Por primera vez lograron clasificar a la instancia provincial. Los trabajos fueron de alumnos de tercero, quinto y sexto año

Un umbral con tapitas de gaseosas, otro proyecto que fue ganador
Un umbral con tapitas de gaseosas, otro proyecto que fue ganador

Por estos días, en el IPET Nº 49, ex-Escuela del Trabajo, las sonrisas abundan. Es que nadie, entre alumnos y docentes, puede ocultar la felicidad y satisfacción por el hecho de que por primera vez la institución logró clasificar tres proyectos a la instancia Provincial de la Feria de Ciencia y Tecnología.

Entre jueves y viernes de la semana pasada la escuela presentó seis proyectos de alumnos del Nivel Medio en Río Ceballos, que fue sede de la instancia zonal. “Para nosotros significa un triunfo enorme porque si consideramos que en cada instancia zonal se eligen nueve trabajos, y que de los nueve de esa zona tres son de nuestra escuela, para nosotros ha sido un éxito muy grande, producto del trabajo del grupo de alumnos y docentes que fueron los coordinadores de cada uno de éstos”, dijo orgullosa Miriam Saura, directora del establecimiento.

Los trabajos que resultaron ganadores y que estarán participando del 19 al 21 del corriente en la etapa provincial de la competencia son de alumnos de tercer año, quienes desde la cátedra de Lengua hicieron una investigación sobre la comunicación y el lenguaje con el uso de las nuevas tecnologías; de quinto año de la especialidad Maestro Mayor de Obra, quienes hicieron una cubierta para piso con base de tapitas de envases plásticos; y de la especialidad de Automotores, los alumnos de sexto resultaron ganadores con el proyecto en el que convirtieron un motor común en uno a inyección.

Las comunicaciones

“Nuestro trabajo fue una investigación sobre las comunicaciones y tecnologías que se usan para esto”, explicó David Arcas sobre el proyecto de tercer año que ganó.

“Elaboramos hipótesis: la primera era si la cantidad de relaciones que establecen las personas estaban relacionadas con tener tecnología, y la segunda era si a mayor número de tecnología, menor era la comunicación entre las personas”, mencionó Damián Alfonso, otro de los alumnos.

Las conclusiones a las que arribaron luego de investigaciones, encuestas y entrevistas fueron que “pudimos afirmar lo que planteamos en la segunda hipótesis, que a mayor número de instrumentos tecnológicos para la comunicación, era menor la cantidad de relaciones entre las personas, ya que, por ejemplo, estamos sentados en una misma mesa y en vez de hablarnos cara a cara estamos mandando mensajes”, concluyó David.

Un piso de tapitas

El motor 110 cc que fue modificado por los alumnos
El motor 110 cc que fue modificado por los alumnos

El entusiasmo entre alumnos y docentes para describir los proyectos fue contagioso. Maximiliano, parado sobre el piso de tapitas de botellas de gaseosas que idearon, describió que “la idea surgió dando una vuelta por la escuela al ver que teníamos muchas tapitas tiradas en varios sectores, y nos encontramos además con el problema de que no teníamos un piso en nuestra aula de taller; entonces la idea era ver si podíamos reutilizar esas tapitas para lograr el piso de nuestro taller”.

A partir de esto “pusimos un tacho para que vecinos y compañeros de la escuela depositen las tapitas y una vez que juntamos la cantidad suficiente, lo que hicimos fue pegar las tapitas con calor a una malla sima, utilizamos un papel aluminio como separación de la malla y el plástico”.

Maximiliano explicó que al proyecto con el que ganaron la instancia zonal de la Feria de Ciencias lo completaron “con moldes donde pegamos las tapitas y la malla sima y las juntas con una mezcla de arena y cemento, y les pasamos un sellador común y laca para darle brillo y suavidad al tacto”.

Entre motores

En el taller de la especialidad de Automotores, el docente Fabián Boglio remarcó que “nuestro proyecto surge a raíz de que actualmente todos los motores de grandes cilindradas ya vienen con inyeccion electrónica y los de bajas cilindradas no, entonces los chicos decidieron intentar incorporarlo y disminuir la contaminación ambiental”.

Los alumnos trabajaron en la idea que resultó seleccionada casi dos meses, y Boglio consideró que “lo nuestro se destacó por el reciclado que utilizamos por usar piezas de otros motores y marcas, y el hecho de la disminución del consumo de combustible, que es algo muy importante”.

 

Print Friendly, PDF & Email