Tres técnicos y una misma pasión compartida

Los tres entrenadores compartieron un ameno encuentro

Pablo Castro (básquet de Ameghino), Alejandro Moreno (rugby del Jockey) y Fernando Badrán (vóley de Biblioteca Rivadavia) compartieron una larga charla en la jornada de ayer. La reunión surgió luego del interés de estos de conocerse y transferir conocimientos. EL DIARIO fue testigo del encuentro

Los tres entrenadores compartieron un ameno encuentro
Los tres entrenadores compartieron un ameno encuentro

Tres entrenadores de equipos locales compartieron ayer un enriquecedor encuentro, café de por medio, y compartieron conocimientos, anécdotas y experiencias.

Pablo Castro, de Ameghino; Fernando Badrán, de Rivadavia, y Alejandro Moreno, del Jockey, tres entrenadores de tres deportes diferentes, estuvieron durante más de dos horas conversando, transfiriendo sus conocimientos y experiencias en una charla en la que EL DIARIO estuvo presente.

La idea del encuentro surgió días atrás, a partir de una charla que el nuevo entrenador de rugby del Jockey Club mantuvo con este medio.

Moreno comentó al pasar que le interesaba el intercambio con otros entrenadores y se mostró interesado en conocer a Castro y a Badrán. EL DIARIO hizo el contacto y todos aceptaron la propuesta; a partir de ahí, se acordó el encuentro. Todos dieron el mismo mensaje: “Es enriquecedor sumar conocimientos de cómo trabaja el otro. Todo sirve para crecer y aplicar a nuestro deporte”, coincidieron los tres.

EL DIARIO fue el nexo y, al mismo tiempo, testigo de un particular encuentro en el que un entrenador de vóley, uno de básquet y otro de rugby se reunieron para conversar dos horas y media de deportes.

Los tres se mostraron como grandes apasionados de lo que hacen, estudiosos, obsesivos y exigentes con sus jugadores y con ellos mismos.

Curiosamente, y casi por el presente de sus clubes, son los tres entrenadores cuyos clubes tendrán competencia de nivel nacional en Primera división esta temporada. Ameghino con el Torneo Federal, Rivadavia en la Liga A2 y Jockey se prepara para el Torneo del Interior “B”.

 

Los entrenadores

Cristian Alejandro Moreno es el flamante entrenador del Jockey Club. Nació en Caseros el 21 de abril de 1973 y desde muy pequeño se radico en General Roca, donde empezó a jugar al rugby a los 4 años. Fue jugador de Los Pumas y del seleccionado de Italia, de Infantiles y Juveniles en Roca RC, luego pasó a San Fernando (Buenos Aires), Agen (Francia), Grand Parma (Italia), Worcester (Inglaterra), Perpignan (Francia), Brive (Francia), Leicester (Inglaterra), Calvisano (Italia), L’Aquila (Italia), Leeds Carnegie (Inglaterra) e I Cavalieri (Italia).

Pablo Castro nació el 29 de mayo de 1970 en San Martín, Buenos Aires. Fue jugador en Tres de Febrero, de Mini a Juveniles, donde dejó de jugar. Comenzó a ser entrenador a los 14 años, a los 16 ya dirigía la escuelita, a los 18 dirigía Mini, y siempre en ese mismo club, que era de su barrio de toda la vida. Luego estuvo dos años en Obras Sanitarias, posteriormente pasó a San Andrés, nuevamente volvió por dos años a Obras y luego estuvo 7 años en Banco Nación. Es profesor en Educación Física. Tiene curso de nivel III como entrenador de básquetbol. Hace cinco años que llegó a Ameghino, donde fue dos veces finalistas de la Liga Cordobesa y campeón en 2014/2015. Actualmente dirige el equipo que juega en el Torneo Federal.

Fernando Badrán es el único villamariense de los tres. Nació el 20 de agosto de 1968, es licenciado en Educación física y es actualmente director de Deportes en la Municipalidad de Villa María. Además, es profesor en el Instituto Rivadavia y la Universidad Tecnológica de esta ciudad.

Entrenador en Rivadavia desde 1994. Ha sido técnico de seleccionados cordobeses, dos veces campeón argentino en Sub-16 y tres en Sub-14. Con Rivadavia ha sumado numerosos títulos, entre ellos varios nacionales y un Sudamericano colegial en 1998, donde fue además dos veces subcampeón en torneos posteriores. Fue integrante del staff técnico de Villa María Vóley en 2009/10, 2010/11 y 2011/12, ayudante técnico en el seleccionado juvenil argentino que fue subcampeón en el Mundial 2011, en Brasil y actualmente dirige el seleccionado argentino de base.

 

Los técnicos y Villa María

“Había nacido mi hijo y ya nos habíamos planteado con mi esposa que a la primera propuesta para irnos a vivir al interior, la analizaríamos y nos iríamos. No quería que se criara en Buenos Aires. Hubo un par de propuestas y apareció una a través de Raúl “Chuni” Merlo. Justo Ameghino había comprado indumentaria en su fábrica y los dirigentes habían pedido que la recomendación de un entrenador. Dieron mi nombre, vinimos a esta ciudad, nos gustó y estamos hace cinco años”, contó Castro.

“Yo había regresado a Argentina por un tema de salud de mi madre. Estaba en General Roca y se puso en contacto conmigo Gonzalo Rodríguez, que fuimos compañeros en Italia. Me preguntó si me quedaba en Argentina y que le pasara un proyecto, justo había cambiado la comisión y había nuevos integrantes. Vine en octubre, me gustó el club y la ciudad y acá estamos, con toda la familia”, relató Moreno.

Badrán contó de su vinculación al vóley y de su llegada a Rivadavia, su presencia en seleccionados nacionales y su actual rol de director de Deportes de la Municipalidad local. “Hace 20 que llegamos a Rivadavia para reflotar un proyecto de vóley. Actualmente soy entrenador de entrenadores y trabajo con los equipos como asistente en la Liga Argentina A2”.

 

Una charla enriquecedora

Fueron dos horas y media que pasaron muy rápido. Todos comentaron su forma de trabajar, sus experiencias y hasta compartieron conocimientos en otras áreas que hoy sirven de apoyo al deporte, como nutrición o psicología deportiva.

Badrán contó que “a mis jugadores me gusta ponerlos en situación de competencia. El sistema se debe adaptar al jugador. Nosotros entrenamos con diferentes situaciones del partido, hacemos los ajustes y planteamos la comunicación. Tenemos entrenamientos diferenciados, trabajamos con espacios reducidos o con mucha gente. Ellos deben saber como resolverlo”

“Yo les planteo a mis jugadores que deben venir a entrenar. Tomo lista de los presentes. Por más calidad que tenga, juega el que ha entrenado más. Estamos en un proceso de adaptación al nuevo entrenador. Los que llegan es por su talento, por sus condiciones, pero también por la evolución que tienen con el entrenamiento. Mi trabajo es con grandes y chicos y les pido a los más grandes que ayuden a los más pibes”, señaló Moreno.

“Cuando llegué, hubo un proceso de adaptación al nuevo entrenador y a la forma de trabajar. Tuve el apoyo incondicional de los dirigentes para sostener el proyecto. A los jugadores hay días que les doy descanso e igual vienen a tirar al aro. Hay veces que tengo que repetirles que ‘hoy tienen libre’”, contó Castro.

Durante la charla, contaron experiencias y capacitación, Moreno relató sus ganas “por hacer cursos y seguir aprendiendo, estoy leyendo sobre temas como psicología deportiva y otros temas. ¿Leyeron el de Phill Jackson? Es muy bueno”, comentó.

“Nosotros tenemos que hacer reválida todos los años de nuestros títulos. En mi caso, por cambios de la competencia y la organización, tuve que hacer dos veces el de nivel 3. A veces suena injusto, muchos protestan, pero cuando tuve que repetirlo estuvo muy bueno”, comentó el entrenador de Ameghino.

“A nosotros eso no nos pasa. Estaría bueno que se exija revalidar conocimientos a los entrenadores cada temporada. Es un tema pendiente en el vóley”, opinó Badrán.

También compartieron conocimientos sobre los sistemas de trabajo y entrenamientos desde inferiores a Primera, formas de trabajar en ataque y defensas y los objetivos de cada entrenamiento. “En nuestro caso planificamos un situación de juego y nos planteamos mejorarla en ese entrenamiento apoyándonos en la estadística. Utilizamos el Data-vóley que es una herramienta con la que trabajamos y hacemos análisis”.

El análisis de videos fue otro de los temas: “En básquetbol, nos pasamos los vídeos y muchas veces el mismo equipo te pasa los scouting ya realizados. Uno puede confiar o no en los datos que le pasa el rival. Pero siempre hacemos análisis del rival”.

“En Jockey estamos empezando con eso. Antes no se trabajaba el análisis con todo el equipo. Yo tengo mucho material para que se analice cada situación de juego y cómo resolverla”, relató el fornido entrenador “Hípico”.

Badrán comentó que “en la A2 los técnicos nos pasamos los videos para ir viendo al rival. En nuestro caso lo analizamos con todo el cuerpo técnico y nos apoyamos con la estadística del Data-vóley. También filmamos los entrenamientos para que cada chico observe sus errores”.

La charla también pasó por cómo es la elección del capitán y de los líderes del equipo, cómo se mejora la jerarquía de los jugadores.

“Un jugador se convierte es un gran jugador cuando hace muchas mas veces las cosas bien”, comenta Badrán.

Perfeccionistas, obsesivos, analíticos, los tres hablaron de códigos, unión de los equipos, los virtuosos que entrenan, el dominio de situaciones favorables en el juego. “Les damos a los jugadores las herramientas para saber qué hacer en el antes, durante y después de cada jugada cómo resolver situaciones complicadas y devolverle el problema al rival”, cuenta Badrán.

“Los virtuosos que se entrenan tienen que seguir mejorando. Nosotros tenemos jugadores que tienen varios años en Primera y tratamos de agregarles fundamentos. Algunos no saben resolver situaciones con la mano izquierda, si es que son diestros. Es un desafío que planteamos para que mejoren permanentemente”.

“No todas las pelotas son iguales, el jugador debe tener los conocimientos para reconocer el juego. Eso se lo transmitimos al jugador desde Inferiores”, cuenta Badrán.

Todos coincidieron en que es fundamental un plan de desarrollo para cada club y deporte, desde las divisiones formativas, con el apoyo con nutricionistas, preparador físico y hasta psicólogo deportivo, como así también de los padres.

“Yo le planteé a los padres siempre el tema de la alimentación. Uno entiende que por el ritmo de vida de hoy es complicado, pero el deportista debe alimentarse correctamente.

Lamentablemente se come lo más fácil”, cuenta Castro.

Cómo se elige un capitán y un líder, trabajar sobre el error, plan de desarrollo y varios temas más enriquecieron un desayuno.

“Te paso mi número. Tenemos que volver a juntarnos pronto”, dijeron casi a coro.

“Está muy bueno eso de juntar a los jugadores de distintos equipos para compartir una cena. ¿Les parece que al próximo incorporemos al Jockey?”, preguntó Moreno, y agregó “Eso va a ser muy bueno”.

 

Gustavo Ferradans

 

p53 foto 2Básquet

Pablo Castro

45 años

Entrenador de Ameghino

Jefe del cuerpo técnico del equipo villamariense que participa en el Torneo Federal.

“A mis jugadores hay días que les doy descanso e igual vienen a tirar al aro. Hay veces que tengo que repetirle que ‘hoy tienen libre’”.

 

p53 foto 3Rugby

Alejandro Moreno

42 años

Entrenador del Jockey Club

Head Coach del plantel que jugará en abril el Torneo del Interior B.

“Los que llegan es por su talento, por sus condiciones, pero también por la evolución que tienen con el entrenamiento”.

 

p53 foto 4Vóley

Fernando Badrán

47 años

Entrenador de vóley

Integrante del Staff técnico de Biblioteca Rivadavia, en la Liga Argentina A2

“Un jugador se convierte en un gran jugador cuando hace muchas más veces las cosas bien”.

Print Friendly, PDF & Email