Un acierto clásico

Servetti hace el “avioncito” (a lo Rambert) para celebrar su gol. Playosa retomó el camino triunfal

Con otro esquema, el debut de Menegotto y el grito de siempre de Quico Servetti, Playosa venció 1 a 0 en Arroyo Algodón a Sportivo de Pozo del Molle y se tomó revancha

Servetti hace el “avioncito” (a lo Rambert) para celebrar su gol. Playosa retomó el camino triunfal
Servetti hace el “avioncito” (a lo Rambert) para celebrar su gol. Playosa retomó el camino triunfal

Escribe Juan Pablo Morre

“Algo hay que cambiar”, seguramente pensó, después de dos reveses consecutivos y un balance negativo en los clásicos zonales, el técnico del Albo, Germán Vicario, previo a un encuentro vital. Y esa decisión resultó.

En un partido luchado y trabajado, Playosa, con otro gol de Jorge Servetti, le ganó 1 a 0 en Arroyo Algodón (donde hizo de local porque no tiene habilitada su cancha) a Sportivo FC, se tomó revancha de los sucedido recientemente y retomó al camino de la victoria, captando un oxígeno necesario en pos de pelear la clasificación en una zona ardua y compleja.

Con bajas considerables (Garetto y Molina), Vicario ubicó una línea de tres para darle lugar a un enganche definido: Facundo Menegotto y éste, en su presentación (que se demoró por una lesión en la pretemporada) dejó su impronta, asociándose con Servetti y encontrando un receptor primordial para el trámite: José Moyano.

Y dichas variantes fueron los puntos altos en el plano individual de un Albo que justificó la victoria por una mejor impresión colectiva, pese al ajustado marcador y un cierre que sufrió más de la cuenta por errores propios y la voluntad que mostró la visita para no volverse con las manos vacías.

Precisamente, el Rojo fue quien tomó la iniciativa del juego con despliegue de Taibo por derecha y Porta en la zona central, que se sumó al desnivel de Rodríguez y Gayoso (en la única que combinaron Pescado no logró definir en el corazón del área), a quienes después la pelota les llegó a cuentagotas.

En esos primeros minutos, la visita generó muchos tiros de esquina a su favor, que no supo usufructuar, diluyéndose con los minutos ese lapso de protagonismo.

Después de que se “asentó” al nuevo sistema, el Albo se acomodó y comenzó a imponer condiciones; Genre y Tissera fueron los abanderados de la presión y Menegotto encontró su lugar, a espaldas de Enría. Desde allí, Facu generó la primera gran chance con un remate de media distancia que sacó estupendamente Maggi al córner, sobre los 7 minutos.

Más tarde, Moyano empezó a mostrar su influencia por la banda izquierda y un centro pasado suyo exigió la salida de Maggi, quien no controló una pelota que le quedó servida a Acosta, quien remató muy alto en inmejorable oportunidad.

Así las cosas, en un partido que ofrecía poco y que sobre la media hora tomó temperatura con fuertes infracciones (Banegas acertó en el uso de las tarjetas), Playosa en los últimos 10’ del primer tiempo empezó a sincronizar porque Menegotto apareció con mayor asiduidad y ello le permitió a su equipo captar el control del juego.

A los 37’, el ex-Silvio Pellico quiso sorprender a Maggi con un tiro de lejos y, cuatro minutos más tarde, sacó otro tiro desde afuera del área, pero el palo (tras desvió de Maggi) le impidió el gol.

Y para refrendar su mejor momento en el juego, ya en tiempo cumplido, combinaron los tres de ataque: Menegotto, Piva y Servetti, quien de media vuelta sacó un tremendo remate y la pelota se estrelló en el travesaño.

Era el momento del Albo que se extendió en el complemento porque continuó insistiendo con Moyano, Menegotto y Servetti por el sector izquierdo de su ataque; así las cosas, luego de un aviso a los siete minutos, a los 12’ el local abrió el marcador. Triangulación entre Genre, Moyano (hizo excelentemente la pausa) y Servetti, quien dentro del área eludió a un rival y, cara a cara con el arquero, anotó el 1 a 0 con definición cruzada.

Ese gol impactó considerablemente en el ánimo del visitante que no mostró una reacción inmediata pese a los ingresos de los hermanos Daniel y Maximiliano Ramírez y, para colmo de males, Daniel vio la roja por último recurso tras infracción a Pelé Andrada en una distracción letal.

Panorama negro para el visitante que, en inferioridad numérica y abajo en el marcador, igual se las arregló para ir en búsqueda del empate, con apariciones de Gayoso y, principalmente, por empuje y generando equivocaciones innecesarias del Albo que, errático para definir el pleito, cometió equivocaciones en la última línea por exceso de confianza.

Igualmente, no era el día de Sportivo. A los 35’, Carrera, sin marca alguna, cabeceó alto y, sobre los 41’, Maxi Ramírez quedó de cara al arco pero se apuró en definir y le “sirvió” la pelota a Rabino.

Finalmente, Banegas decretó el final a un partido ya sellado y Playosa celebró en el clásico, con su gente, y porque sumó tres puntos que revitalizan. Enfrente, Sportivo continuó con su irregularidad que no le permite asentarse en las principales colocaciones.

 

La figura: José Moyano

Resultó la “llave” de ataque de su equipo, brindándole desborde y profundidad por la banda izquierda. Clave en el gol de “Quico” Servetti, quien pese a que se le controló bien, en las dos que tuvo anotó y envió al travesaño. Muy buen regreso de “Facu” Menegotto. En la visita, Maggi impidió que cayera su valla en el primer tiempo.

 

El árbitro: Hugo Banegas

Utilizó su sapiencia y experiencia para que el cotejo no se le escapará de las manos. Mostró tarjetas para apaciguar el juego brusco, pero obvió agresiones. Hizo caso omiso a la segunda amarilla a Servetti por infracción de atrás, estando amonestado. Correcto en la roja.

 

Print Friendly, PDF & Email