Un contador se defiende ante la amenaza de denuncia de Campetella

Desde hace más de un año, Campetella viene denunciando que le plantaron una empresa y exige justicia

Hugo Dichiara fue apuntado por el damnificado y salió al cruce de la amenaza de una demanda. Reconoce haberlo ayudado y considera que Campetella “no soporta la demora de la Justicia”

Desde hace más de un año, Campetella viene denunciando que le  plantaron una empresa y exige justicia
Desde hace más de un año, Campetella viene denunciando que le
plantaron una empresa y exige justicia

Suma un nuevo capítulo la novela sobre la empresa que supuestamente le plantaron al albañil villamariense Juan Carlos Campetella, con 122 empleados a su nombre, abusando de su clave fiscal cuando trabajó para la empresa Corget SA en la construcción de las 250 Viviendas del barrio Industrial.

Días atrás, Campetella anunció públicamente que denunciaría a los contadores Hugo Dichiara y Nelson Rebuffo por considerar que “facilitaron” la maniobra en su contra. Por eso, el mismo Dichiara salió al cruce de estas declaraciones, advirtiendo que ayudó en forma gratuita al damnificado.

En primer lugar, Dichiara reconoció: “Es verdad que el señor Juan Carlos Campetella, a quien no conocía previamente, acudió a mí, por sugerencia de una clienta mía, con la sospecha de que tenía empleados que desempeñaban tareas en la obra de las 250 Viviendas efectuadas por la empresa Corget SA por contratación de la Municipalidad de Villa María, en el barrio Las Playas, aduciendo que personas que se desvinculaban de ese trabajo y solicitaban el alta en otro, se les requería el carné del IERIC y manifestaban que se los pidiera al señor Campetella porque figuraba como su empleador”.

“Ante este planteo, yo mismo le pregunté si tenía el CUIT y la clave fiscal, única manera de que pudiera ver si era cierto y quiénes y cuántos eran los empleados a su nombre, a lo que él me responde que no tiene ni sabe nada de si poseía el CUIT y si tenía formalmente empleados a su nombre, por esta razón es que le aconsejo acompañarlo a la AFIP y solicitar información acerca de su situación”, siguió contando.

El contador recordó que “en esa dependencia fuimos asesorados por el contador Nelson Rebuffo, quien atendió diligentemente nuestras requisitorias, entendiendo la situación de confusión y preocupación en que se encontraba el señor Campetella. Mediante una nota que debimos redactar en la propia AFIP, de mi puño y letra, hecha a pedido del señor Campetella y firmada por él mismo, solicitamos el blanqueo de clave fiscal, que es la herramienta que se necesitaba para poder ingresar a los sistemas informáticos de AFIP y verificar su situación”.

“Ahí confirmamos que realmente tenía una cantidad muy importante de empleados a su nombre, que el sistema no individualizaba debido a superar un número determinado por AFIP”, apuntó, y prosiguió remarcando que “a partir de esta confirmación, es que me agradece la gestión, sin ningún tipo de retribución económica, que tampoco le pedí, y en ese momento también le comenté que él previamente debió haber realizado trámites tendientes a solicitar el CUIT y pedir una clave fiscal, a lo que me responde que una gente de Córdoba capital (me describió la característica del hombre, supuestamente, según sus dichos, miembro de la empresa Corget SA) es la que le realizó el trámite, por supuesto con su consentimiento, diciéndole que era la única manera para que pudiera trabajar en la empresa”.

“Ante esta manifestación le comenté que según mi punto de vista, si realmente no había un previo acuerdo, esto constituía una estafa, aprovechando su desconocimiento”, reconoce, pero aclara el contador que “le aconsejé dar de baja los empleados en forma inmediata, a lo que al tiempo me responde que por un consejo de un profesional no lo hiciera porque entorpecería una demanda de un dinero importante por daños y perjuicios que le iba a realizar a la empresa Corget SA”.

Molesto, Dichiara subraya que “desde ese momento escuché y vi reiteradas denuncias públicas en medios gráficos y otros, en este mismo EL DIARIO de Villa María (tres o cuatro veces) y otro de la capital provincial, acusando y tendiendo manto de dudas a muchas personas, hasta ahora relacionadas con la empresa y la Municipalidad de Villa María (directivos, profesionales, funcionarios, dependientes, etcétera), como también denuncias judiciales, persiguiendo una importante suma de dinero en concepto de compensación económica para retractarse de sus denuncias”.

Para el contador, Campetella “no soporta la demora de la Justicia” y por eso “sigue sospechando y denunciando y en este momento nos toca a nosotros, gente que lo ayudó a dilucidar su situación, como mi persona y la del contador Rebuffo”.

“De mi parte, esta situación no estoy dispuesto a soportarla e iniciaré acciones civiles y/o penales contra el señor Juan Carlos Campetella, denunciando al nombrado por calumnias e injurias, a efectos de que la Justicia investigue su accionar y en su caso dicte resolución condenatoria”, advirtió en el cierre de su comunicado.

Print Friendly, PDF & Email