Un corazón hecho pelota que reivindica «lo genuino del juego»

Para mí es un orgullo que un pibe de Buenos Aires hable de El porvenir de Villa Nueva, de Alem, de cosas de nuestra región gracias a mi libro”, contó Demichelis a EL DIARIO

Una patología congénita le impidió estar en la cancha y le generó un amor profundo “por lo prohibido”. Soñó historias, recopiló anécdotas y vuelve al ruedo tras el suceso de su primer libro

Para mí es un orgullo que un pibe de Buenos Aires hable de El porvenir de Villa Nueva, de Alem, de cosas de nuestra región gracias a mi libro”, contó Demichelis a EL DIARIO
Para mí es un orgullo que un pibe de Buenos Aires hable de El porvenir de Villa Nueva, de Alem, de cosas de nuestra región gracias a mi libro”, contó Demichelis a EL DIARIO

Esta noche a las 20.30, en la Escuela Manuel Belgrano, el autor villanovense Adrián Demichelis presentará el “segundo tiempo” de su libro “Un corazón hecho pelota”. El nombre deriva de su patología congénita de corazón, llamada tetralogía de fallot, una situación que afecta a uno de cada mil niños, lo que a Adrián le impidió jugar al fútbol y «por eso el amor visceral a lo que me prohibieron».

“Fui operado a los 3 años y desde ahí y hasta 2013 soñé historias y partidos y fui guardando anécdotas, que presenté en aquel primer libro. Sabía que debía ser operado a fines de ese año de nuevo a corazón abierto, pero ahora ya no tenía 3 años, era un hombre de casi 40 y dos hijos. A fines de noviembre de 2013 me operaron y después de muchos miedos y ocho horas de intervención estoy viviendo este segundo tiempo”, describió a EL DIARIO. De ahí esta nueva creación, agradecido a Dios por tener vida.

¿Cuáles son las diferencias entre el primer libro y este? “Son de tiempo y protagonistas, no de esencia, ni de fin, menos de objetivo. La meta es llegar siempre al corazón del lector, tratar de nostálgicamente recordar situaciones que se hacen pedazo frente a la rutina y el olvido”, le respondió a este matutino. Cuenta “las cosas que genera el centro desde un delantero al pecho de algún nueve, ese trayecto que la pelota vuela tiene un montón de historias que pasan simultáneamente”. Reivindica “la gloria ante el éxito, lo genuino del juego ante el maquillaje del marketing”.

Según especificó, los personajes “son de ligas chacareras, del interior, de nuestra ciudad, homenajes a gente que yo he visto en las canchas o relacionadas con el fútbol, desde la María hincha de Alem; el «Negro» Carreras (jugador de La Playosa); Galíndez, dueño de la propaladora de mi ciudad; mi maestra de cuarto grado hasta el soldado Carrascul de Hernando”, entre otros.

Lo dedica “a todo el que se atreva soñar que se puede, al lector que se anime a creer en los recuerdos como algo esencial para nuestra existencia”. “Somos al final de cuentas un puñado de anécdotas recordadas por los que quedan si nos toca emprender el viaje un rato antes. Mi objetivo es que sean historias sencillas y fáciles de entender, utópicamente sueño que con algún escrito de este libro el lector quiera leer a otros escritores más elevados, ser un puente”.

Resaltó, ante la consulta, que tuvo muchas satisfacciones con el primer libro, “demasiadas para un autor independiente con tiradas acotadas”. En San Nicolás, donde reside actualmente, le abrió las puertas de los colegios, da charlas y los pibes se enganchan con “Un corazón…” y sus historias. “Para mí es un orgullo que un pibe de Buenos Aires hable de El porvenir de Villa Nueva, de Alem, de cosas de nuestra región gracias a mi libro”. “Que te llame un tipo de Marcos Juárez y te diga que leyó el libro y que quiere que sea el padrino del equipo amateurs que dirige no tiene precio para un tipo que siempre quiso estar dentro de una cancha. Que me lleguen camisetas de equipos de fútbol de regalo, ejemplo de Arteaga, no tiene precio. La gloria es mucho más que el éxito”, afirmó.

Demichelis integra -como derivación del primer libro- Acryl, una asociación que convoca a los pibes a escribir. En tanto, la nueva publicación está editada por ATHAL, un sello independiente de San Nicolás, pro fomento de la cultura.

“Quiero seguir escribiendo, seguir aprendiendo, seguir viviendo y mientras vivo mirar lo que pasa a mi alrededor y poder decirlo en palabras”, confió y agradeció a Alberto Arce, Edgar de la Iglesia y Daniel Bergese, a la escuela Belgrano, su escuela primaria en la que esta noche se presenta el material, a Don Luis Demichelis y a Cultura de la Municipalidad.

Print Friendly, PDF & Email