Un juez, cara a cara con los vecinos

Fernando Flores hablando con los vecinos del barrio Botta

Fernando Flores encabezó ayer una reunión con vecinos del barrio Botta para hablar del Derecho de Familia a la luz del nuevo Código. Dijo que quitar el aporte alimentario a los hijos, es una forma de violencia de género

Fernando Flores hablando con los vecinos del barrio Botta
Fernando Flores hablando con los vecinos del barrio Botta

Los reclamos por alimentos van engrosando los archivos de Tribunales, dejando expedientes marcados en la mayoría de los casos por la falta de responsabilidad de padres que no asumen la mantención de sus hijos.

El juez puede hacer su trabajo entre esos expedientes. Pero también puede hacerlo entre la gente y eso fue lo que decidió Fernando Flores, juez de 1º Instancia, 2º Nominación en lo Civil, Comercial y de Familia de esta ciudad, quien ayer dio una charla ante vecinos del barrio Botta.

Estaban todos expectantes: habían preparado varias rondas de mates y cocinado distintas especialidades de tortas caseras para amenizar la conversación.

Cuando llegó el magistrado al salón San José, ubicado frente a la plaza del barrio, comenzó a hablar de los derechos de los hijos a tener una vida digna y de la responsabilidad de ambos padres de alimentarlos.

Con atención, el público que estaba integrado principalmente por mujeres jóvenes, con sus hijos a cuestas, comenzó a consultar sobre temas del Derecho a partir de sus historias de vida. El juez iba desgranando las respuestas. Caso por caso, pero también en general.

“La idea surgió por la necesidad de charlar cara a cara con los vecinos, escuchar su problemática y siempre teniendo como objetivo la transferencia de conocimientos sobre Derecho de Familia, modelo 2015, es decir, a la luz del nuevo Código Civil”, dijo el magistrado.

“Lo esencial para mí es esto, abrir el juego y tender puentes, para que Tribunales no sea visto como una casa de piedra, sino como una caja de resonancia donde la gente pueda ser escuchada y, para eso, qué mejor que estar ahí, cara a cara con los vecinos”, dijo Flores.

Aclaró que no es la intención brindar asesoramiento jurídico, porque no es esa la función de un magistrado, pero sí la de escuchar a los vecinos.

Sobre el tema de la charla, Flores dijo que aborda “los nuevos aires que tiene el derecho de familia, aires que se vinculan con la responsabilidad de brindar alimentos”.

También aporta un enfoque sobre el “rol que por estos días cumplen los abuelos en el sostén de sus nietos, es como que, en muchos de los casos, ellos vuelven a actuar como padres”.

“En los casos que llegan a este juzgado, vemos que la irresponsabilidad parental se traduce en la falta de aportes alimentarios y siempre procuramos soluciones creativas para torcer la resistencia a cumplir con esa obligación. En muchos casos, debemos echar manos a multas o apercibimientos”, agregó.

 

Perspectiva de género

El magistrado planteó que detrás de la falta de pago de la cuota “se esconde, como una daga, la violencia de género del tipo económico, porque sacarle los alimentos a un hijo altera todo el proyecto de vida del menor y su familia”, concluyó.

Las charlas con el juez seguirán. El próximo lunes, a las 17, en la Medioteca y el 29 de septiembre, en el MuniCerca del Bello Horizonte.

Print Friendly, PDF & Email