Una escuela que se transformó en isla

Así estuvo durante muchos días el ingreso a la escuela

La educación, haciendo agua

En el Nicolás Avellaneda vienen pidiendo hace años que les construyan un camino para poder acceder en los días de lluvia. Una mamá caracterizó la situación como “tierra de nadie”

 

“Tierra de nadie”. Así definió una mamá a la situación del Jardín de Infantes Nicolás Avellaneda, apuntando hacia la responsabilidad del Estado por el panorama en el que se encuentra.

Afortunadamente ayer alumbró el sol y así se dio una tregua a lo que venía ocurriendo en las últimas dos semanas: ingresar al establecimiento ubicado en calle Buenos Aires y ruta pesada era una carrera de obstáculos.

Es que la llovizna persistente sumada a períodos de copiosa lluvia provocó una ancha cuneta cubierta de agua que dejaba a la institución educativa como una isla.

“Durante el temporal fue muy difícil acceder. La directora me dijo que hace años que luchan para que se construya un caminito, pero no se ha logrado”, señaló una mamá a EL DIARIO.

De acuerdo a los datos recogidos por este matutino, la mayoría de las familias de niños que concurren al jardín tienen bicicletas o motos, no otro tipo de vehículo. En las últimas semanas llegaban bajo la llovizna en estos rodados y se encontraban con otro obstáculo más a la hora de poder entrar a las aulas cuando el afuera era un “río”.

A este centro educativo concurren esencialmente pequeños de los barrios San Martín, Nicolás Avellaneda, San Nicolás y Felipe Botta, sectores que también han sufrido sobremanera las consecuencias del clima, con calles intransitables.

“Queremos que se sepa cómo se encuentran los alrededores de este hermoso y humilde jardín”, subrayó una madre que dialogó con este diario.

 

Queja desde Los Olmos

Una vecina envió a nuestra Redacción un video que ilustra las condiciones en las que se hallan algunas arterias de barrio Los Olmos, también a causa de las inclemencias del tiempo.

Para ciudadanos de esa barriada los últimos días fueron una pesadilla a la hora de entrar y salir de la zona.

“Nos sentimos olvidados por el municipio”, criticó la mujer.

El Gobierno había señalado días atrás que tiene un plan previsto para el arreglo de las calles, algo que supeditó al cambio en el clima, por lo que se puso en marcha en las últimas horas.

 

Cinco frentes – Plan oficial

El municipio inició ayer el plan de reparación integral de las calles con cinco frentes paralelos.

“Se avanza en la intervención prevista en los barrios Roque Sáenz Peña, Nicolás Avellaneda, La Calera, San Martín, San Juan Bautista y Los Olmos. También se desarrollarán en el Mariano Moreno, Vista Verde y Las Acacias. En todas las zonas se priorizan las calles por las que circula el transporte público de pasajeros, para luego pasar al resto de las arterias”, informó el Gobierno.

“En algunas zonas es necesario esperar a que el viento y el sol sequen las calles antes de ingresar con la maquinaria, para evitar daños mayores. En otras arterias, en tanto, se hace necesario implementar bombas para sacar el agua acumulada”, aclaró.

Print Friendly, PDF & Email