Una vivienda diseñada para una activa vida social

Escribe: Gustavo González – Arquitecto MP: 1-6069

p21-f1

La obra en cuestión corresponde a una vivienda familiar de 276 metros cuadrados de superficie, en un terreno de 538 metros cuadrados que se encuentra ubicado en el barrio Las Rosas de la ciudad de Villa Nueva.                                                                                              

La idea de partida comienza con la premisa de diseñar una vivienda que permitiera a sus propietarios desarrollar cómodamente reuniones con grupos de amigos, debido a que ambos tienen una vida social muy activa, además de una familia numerosa.                                                                                              

Como segunda premisa, necesitaban una casa con una gran iluminación natural en todos los espacios.                                                                                                                                                      

El proyecto se encuadró en un terreno irregular en esquina y debía ajustarse a los retiros exigidos por el trazado urbano del barrio.                                                                                                      

 

La sectorización

El diseño de la vivienda fue desarrollado en dos zonas: una pública, en donde se realizan las actividades sociales, y una zona íntima o privada, a la que solamente accede el grupo familiar.

Para lograr esa sectorización se tomó como inicio de proyecto la división en dos niveles, planta baja y planta alta, siendo esta última destinada a zona privada.                                                        

El ingreso de la vivienda, establecido en la esquina, tiene una recepción desde la que se accede a ambas zonas de la casa, de manera independiente y sin tener que atravesar de una zona a otra. Ese esquema posibilita a los integrantes de la familia hacer uso de ambos niveles en forma separada ya que se pueden desarrollarse distintas actividades de manera simultanea.                                              

Desde la recepción, en planta baja, se accede a la cocina – comedor, el alma de la casa, que tiene una superficie de 45 metros cuadrados. Ese espacio posee dos ventanales de iluminación, uno en forma rectangular, dispuesto de manera horizontal y ubicado sobre la mesada de la cocina, con vista a la calle, y unas puertas ventanas en el lado opuesto, que permiten el acceso a una galería cerrada que cuenta con un asador interno y que posee una superficie de 25 metros cuadrados.

Continuando desde ese espacio de acceso público, desde la galería se accede al patio, donde se encuentra la piscina.                                                      

El resto de la superficie de planta baja está destinada a la zona de servicio, que se compone por los siguientes espacios: una oficina privada de trabajo, situada en el ingreso y junto a la recepción, un baño zonificado y un lavadero en forma independiente, desde el cual, a través de un espacio de circulación, se accede a un patio cerrado que se utiliza para el secado de ropa.

A través de una puerta, ese último sector se comunica con el patio mayor, donde está ubicada la piscina, por lo que de esa manera sirve como lugar de guardado de los elementos destinados al mantenimiento del natatorio, como así también del patio en general.

Por último, en el mismo nivel se encuentra el garaje, contando con dimensiones para guardar dos vehículos. Dicho sector tiene un portón secundario para acceder con el vehículo desde allí hacia al patio mayor.              

En la zona más íntima y privada de la casa se desarrolla la actividad diurna. A esa planta alta se accede desde la escalera, que nace en la recepción, construida en material y delimitada por barandas de vidrio.                                                                                                            

Al finalizar el recorrido, se encuentra un espacio de estar y circulación, con un balcón sobre la fachada. Este lugar tiene una gran iluminación natural, proveniente de una ventana en sentido vertical que se encuentra sobre el mismo recorrido de la escalera, y una ventana que da sobre la fachada lateral.                                                                                                                                                  

Desde ese punto, atravesando un eje de circulación y comunicación, se encuentran dos de los tres dormitorios: uno principal, ubicado en la fachada de ingreso, y a su lado, con menor superficie, uno secundario.

En el sector opuesto, sobre la fachada que da al patio, está ubicado el tercer dormitorio. El mismo cuenta con una terraza accesible como mirador, desde donde se puede observar el patio, la piscina y el entorno inmediato a la casa.                                                                                                      

Esos tres dormitorios están asistidos por un baño principal, el cual fue diseñado en tres zonificaciones: sanitarios por un lado, antebaño y el sector de la ducha, iluminado naturalmente a través de un fragmento del muro que fue construido con ladrillos de vidrio.

Toda la vivienda posee un sistema de calefacción central por caldera, con radiadores distribuidos en todos los ambientes del hogar, y un sistema de aire acondicionado.

La fachada

Para el diseño de la fachada de la casa se trabajó con la premisa de aprovechar la condición de esquina del terreno, generando dos fachadas con un mismo lenguaje pero características distintas.                                                                                                                                                              

En la fachada principal, donde está el ingreso, se produce un retiro al que se accede desde una explanada, dándole de esa manera una relevancia mayor. Sobre la misma está ubicado el balcón de planta alta, formando así todo un volumen retirado, de menor altura, que fue trabajado con la misma textura del resto de la fachada, pero utilizando un color más claro, en la misma gama, para destacar su función. Todos estos paños están coronados con una moldura, en el sector más alto.                                                                                                                                      

Ese mismo juego volumétrico de planos se repite, por ejemplo, en los distintos paños donde están ubicadas las ventanas del dormitorio principal en la planta alta, la de mayor tamaño, con el objetivo de obtener una mejor iluminación y visual, una ventana de menor tamaño, correspondiente al dormitorio secundario, y finalmente el portón levadizo que enmarca el garaje.

 

Iluminación natural

Como criterio general se utilizaron ventanas horizontales alargadas para los sectores de servicio, baños, lavadero y cocina. Sólo en la escalera de circulación, se cambió por la verticalidad a la hora del aventanamiento.                                                                                                                                

La fachada lateral o secundaria tiene a las ventanas como elemento principal de diseño. Las mismas están repartidas en cuatro volúmenes, que se diferencian unos de otro por el movimiento de entrante y saliente de cada uno y diferenciados entre ellos por la variación de colores.

Para el volumen que compone la chimenea del asador se pensó en un paño ciego, de mayor altura y sin molduras que asemejen las ventanas existentes, a modo de complementar el movimiento volumétrico que caracteriza la misma.

 

El diseño

La vivienda cumple con las exigencias requeridas por sus propietarios. Cuenta con un diseño simple y funcional que fue enriquecido con la posición de los distintos planos en la fachadas. Las texturas y los colores que se utilizaron, en la terminación del revoque plástico, dieron como resultado un diseño clásico y conservador, que fue enriquecido con el movimiento y el color.

Print Friendly, PDF & Email