Unión hizo el gasto y el “Canario” valoró el punto

El clásico entre Unión Social y Silvio Pellico terminó igualado 1-1 y se jugó con dientes apretados

Los de Alto Alegre hicieron todo para quedarse con la victoria, pero Silvio Pellico aguantó y terminó celebrando un 1-1 que, más allá de haberlo dejado sin la punta, le permite seguir estando en zona de clasificación

El clásico entre Unión Social y Silvio Pellico terminó igualado 1-1 y se jugó con dientes apretados
El clásico entre Unión Social y Silvio Pellico terminó igualado 1-1 y se jugó con dientes apretados

Escribe Federico Gazzoli

La gran cantidad de público y el colorido recibimiento que tuvieron ambos equipos hacían suponer que se viviría un gran clásico entre Unión Social de Alto Alegre y Silvio Pellico.

El local se encontraba ante una inmejorable chance de ganar para acercarse a la punta, mientras que el «Canario», hasta ayer puntero de la Zona Norte, sabía que el CUS sería un hueso duro de roer en su afán de mantener el liderazgo.

Con todo ese condimento previo, las cosas más interesantes del encuentro sucedieron durante los instantes iniciales del mismo y, tras siete minutos en los que ambos llegaron al gol, el protagonismo principal fue del equipo dirigido por Marcelo Zabala, que hizo todo el gasto para hacerse con los tres puntos, pero que falló mucho a la hora de definir y sólo pudo sumar un punto en su cancha.

Ledesma puso rápidamente a la visita en ventaja y celebró con coreografía incluida
Ledesma puso rápidamente a la visita en ventaja y celebró con coreografía incluida

El primero en golpear fue el equipo «amarillo»; iban apenas tres minutos de juego cuando, tras un pelotazo largo que llegó desde el fondo, entrando al área rival por la izquierda, ante la tímida marca de Leonel Brusa, el experimentado goleador Martín Ledesma metió un zurdazo cruzado que venció las suaves manos de Matías Garofani y se convirtió en el 1-0 visitante.

Baldazo de agua helada para las pretensiones de un Unión Social que, pasado el temblor, rápidamente reaccionó para ir en busca de un empate que alcanzó cuatro minutos más tarde. En un tiro libre impulsado por Brian Verón desde el sector izquierdo, la pelota llegó bombeada al área chica y un par de jugadores locales cargaron sobre el cuerpo del arquero Ezequiel Oliva, pero el árbitro ignoró la infracción, el defensor Leonel Brusa conectó de cabeza casi sobre la línea y el encuentro pasó a estar nuevamente igualado (1-1), generando la protesta de todo el elenco visitante que le recriminó al referí David Guzmán por la falta que existió contra su portero y que el hombre de negro decidió obviar.

El local no se durmió y rápidamente llegó al empate para desatar un eufórico festejo
El local no se durmió y rápidamente llegó al empate para desatar un eufórico festejo

Gran inicio de uno de los clásicos que tiene la Zona Norte, pero para lástima del espectáculo, por todo lo que todavía quedaba por jugarse, las emociones allí se acabarían.

Después de eso el partido cambió notablemente. Fue Unión Social el que tomó las riendas del encuentro y del otro lado Silvio Pellico se dedicó a tratar de estar bien ordenado en el fondo, como para esperar que le quedara algún contragolpe que finalmente nunca pudo generar.

Lo mejor del local se vio cuando comenzó a ganar el duelo en el mediocampo, cortando reiterada y acertadamente el poco juego propuesto por el rival, sobre todo gracias a la firmeza de su «doble cinco» integrado por Joel Zabala e Iván Moyano.

Sumado a eso, inteligentemente Marcelo Zabala mandó a Manuel Cuello y a Diego Molina a hacer, respectivamente, marcas personales a Nicolás Morales y Javier Margaría, los dos jugadores con mejor pie en la visita, y así terminó de anular definitivamente a Silvio Pellico.

Pero la superioridad de Unión Social no se vio plasmada en el resultado, ya que no pudo cambiar por gol las ocasiones que generó hasta el final del primer tiempo.

Promediando la primera parte, volando espectacularmente hacia su palo derecho Oliva sacó al córner un gran derechazo de Jonathan Valdivia. Después, a los 27′ el propio Valdivia metió un zurdazo que pasó muy cerca del parante izquierdo y finalmente, a los 42′ otra vez Oliva se lució para atrapar un cabezazo de Joel Zabala.

Para el segundo tiempo la superioridad local siguió existiendo, pero al igual que en la parte inicial la falta de puntería atentó contra las ganas de ganar exhibidas por el dueño de casa.

Iba tan sólo un minuto cuando, luego de un centro de Heredia desde la izquierda, por el segundo palo Valdivia metió un cabezazo que se fue desviado.

Luego, a los 8′, como en toda la tarde, Oliva estuvo atento para tapar un tiro libre de Verón.

La desesperación de Unión Social por ganar era cada vez mayor, como más grande se fue haciendo la falta de serenidad a la hora de definir. Sobre la media hora un zurdazo rasante de Valdivia pasó muy cerca del palo derecho y, ya en tiempo adicional, un centro desde la derecha llegó al segundo palo, donde Heredia cabeceó al palo.

Sobre el final Silvio Pellico casi da el batacazo; el ingresado Luis Demichelis se escapó para quedar mano a mano con el arquero, pero el primer asistente (Lucas Ludueña) levantó el banderín para señalar una inexistente posición adelantada.

Fue así como el clásico finalizó igualado en un tanto. Los de Alto Alegre quedaron con la desazón de no haber conseguido un triunfo que hubiese sido muy importante para escalar en la tabla, mientras que, a pesar de haber perdido la punta en manos de Yrigoyen, a Silvio Pellico le sirvió para seguir sumando en su sueño de clasificación.

La figura: EXEQUIEL OLIVAp58-f4-figura

Gran actuación del joven portero “canario”, quien respondió con creces cada vez que el local pateó al arco. La más clara fue un gran remate de Valdivia que sacó al córner mediante una gran volada. No tuvo responsabilidad en el tanto del empate, ya que claramente había falta contra él que fue ignorada por el árbitro.

 

El árbitro: DAVID GUZMANp58-f5-arbitro

Mala actuación. No estuvo a la altura de un clásico caliente que se jugó con las revoluciones de los protagonistas al tope. Dirigir de lejos lo llevó a obviar muchas infracciones. No sacó ninguna tarjeta y eso le dio rienda suelta a la constante pierna fuerte que tuvo el cotejo. También permitió las reiteradas protestas sin penarlas, al menos, con cartulinas amarillas.

Print Friendly, PDF & Email