Vienen a Villa María a explicar todo sobre una obra descomunal

Proponen un canal navegable de mil kilómetros para trasladar la producción de Córdoba. La hidrovía nacería en Arroyito y desembocaría en un puerto de aguas profundas en Buenos Aires. Permitiría bajar seis veces el costo de un flete en camión. La inversión sería menor a la de una autopista. Se trata de un proyecto que genera mucha intriga y que en las últimas semanas generó gran repercusión a nivel nacional. En días más vienen a la ciudad para explicarlo

El próximo viernes se realizará la presentación en Villa María del megaproyecto hidrovía, también conocido como canal de navegación, que prevé conectar de manera fluvial a la provincia de Córdoba con un puerto de la provincia de Buenos Aires. El evento es organizado por el Centro Vasco Euzko Etxea en el marco del 70° aniversario de su fundación, y tendrá lugar desde las 21 en la sede de la institución, ubicada en la calle Lisandro de la Torre 33.

Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años, que tuvo una importante repercusión mediática a nivel nacional en las últimas semanas. Ello, debido fundamentalmente a que para nuestro país las características de la obra resultan novedosas.

En realidad, el Colegio de Ingenieros Civiles de Córdoba decidió reimpulsar un proyecto que permaneció dormido durante mucho tiempo, pero que -estiman- podría ayudar a solucionar los problemas de infraestructura que atraviesa el país: la construcción de un canal navegable de mil kilómetros que serviría, por ejemplo, para trasladar la producción agropecuaria cordobesa hasta el mar para su posterior exportación.

El coordinador de la Comisión de Transporte del Colegio, Luis Braceras, es uno de los autores de esta propuesta formulada allá por mediados de los 90 por profesores de la cátedra de Obras Hidráulicas de la Escuela de Ingeniería Civil de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Córdoba, y que llegó a ser incluida en el plan estratégico vial de la Provincia, pero que luego fue desechada tras la crisis económica nacional de los años 2001 y 2002.

Aunque parezca una obra faraónica, Braceras asegura que es más económica que la construcción de una autopista y que, por ejemplo, equivale a la inversión prevista para ejecutar los gasoductos troncales en toda la provincia de Córdoba. Además, serviría como ayuda para solucionar el recurrente problema de las inundaciones en el sudeste provincial.

 

Algunos de los fundamentos

“El de la infraestructura es uno de los problemas endémicos de la Argentina: tapamos los granos con pus con una curita hasta que en algún momento viene la crisis y vuelve a verse la herida. La situación está que estalla. En cuanto debate político que hay, aparece el tema de infraestructura y fletes. Este es un proyecto dirigido a la producción agraria argentina, para que nuestros productores puedan abaratar los fletes que impactan hasta en el 50% de su rentabilidad”, indica Braceras como uno de los fundamentos para reimpulsar la iniciativa.

Para Braceras, las autoridades deben comprender que “tenemos una red carretera deteriorada, ferrocarriles sin inversiones y toda la producción nacional con valores de fletes en los que enviar un camión a Buenos Aires cuesta lo mismo que mandar un barco de Buenos Aires a Rotterdam. La ineficiencia en el transporte va a parar el crecimiento; los productores a más de 400 kilómetros van a dejar de producir”.

 

Características

Abarca 1.083 kilómetros. Nace en Arroyito y baja de manera transversal en dirección norte-sur contando con seis estaciones de carga en Las Varillas, Cintra, Bell Ville, Justiniano Posse, Wenceslao Escalante y La Cesira. Luego gira hacia el mar en el ingreso a Buenos Aires, en el noroeste de esa provincia, para descargar en un puerto de aguas profundas: el actual vigente de La Plata o el proyectado en Punta Médanos.

 

Costos

Los cálculos de los autores de la propuesta es que demandaría una inversión aproximada de 880 millones de dólares. Esa cifra equivale al monto que le autorizó la Legislatura al Gobierno provincial para endeudarse para la ejecución de los gasoductos. Según Braceras, que es técnico de una empresa vial, un kilómetro de canal cuesta alrededor de 800 mil dólares, más barato que el millón de dólares que vale un kilómetro de autopista.

Para profundizar en esos y otros muchos aspectos de este ambicioso proyecto, los especialistas que lo impulsan visitarán la ciudad el viernes próximo. Entre ellos, se destacan el propio Braceras, el también miembro de esa institución, Alberto Villa Uria, y los ingenieros invitados Agustín Garay y Leandro Vidoni.

 

Actividad abierta a todo público

La charla se desarrollará en el Salón Euskal Herria, en los altos de la sede de la institución local y estará abierta a todo público, con entrada gratuita.

Según indicaron los organizadores, luego de la presentación, los asistentes podrán realizar las preguntas y las consultas que estimen pertinentes.

Print Friendly, PDF & Email