Viviana Alegre: “Nuestros hijos y nuestro dolor no son un negocio”

Viviana estuvo ayer en el Parlamento de los Niños junto a otras mujeres de la ciudad

La madre de Facundo Rivera Alegre, visto por última vez en un baile de cuarteto en Córdoba, visitó la ciudad para hablar sobre el abuso policial. En los 70, la dictadura también desapareció a uno de sus hermanos. “Una se cae 100 y se puede caer 101”, comentó

Viviana estuvo ayer en el Parlamento de los Niños junto a otras mujeres de la ciudad

Viviana Alegre es mamá de uno de los desaparecidos en democracia en la provincia de Córdoba. Facundo Rivera Alegre, “el rubio del pasaje”, como se lo conocía (vivía en el pasaje Carbó de barrio Junior), fue visto por última vez en febrero de 2012 a la salida de un baile del cuartetero Damián Córdoba.

Una de las versiones apunta a que su hijo fue cremado en el cementerio San Vicente de Córdoba capital luego de haber encontrado la muerte a manos de Pablo Rearte, un vendedor de drogas que, con la complicidad de la Policía y de gente del cementerio, logró que el cuerpo y las cenizas nunca aparecieran.

Desde entonces, Viviana lucha incansablemente contra las políticas represivas y la impunidad, denunciando la complicidad policial, judicial, mediática y gubernamental, buscando justicia por la desaparición de su hijo.

“El detenido es el último eslabón, pero los que deberían estar presos están en libertad”, comentó la mujer en referencia al único detenido por el caso hasta el momento.

Viviana Alegre dialogó con EL DIARIO antes de la charla que brindó junto a otras mujeres ayer, en el Centro Cultural Leonardo Favio, en la que se habló de abuso policial.

En febrero del año que viene se cumplirán seis años sin ver a Facundo ni saber nada sobre su paradero.

 

Joel Solá, presente

Viviana destacó el apoyo de “una gran cantidad de compañeros” en estos cinco años de lucha, pero también reclamó que “hay otros que levantan las banderas porque les sirven políticamente” y sentenció: “Nuestro hijos no son un negocio, nuestro dolor no es un negocio”.

Con la de ayer, fueron tres visitas a Villa María y en esta ocasión lo hizo a días de la 11ª Marcha de la Gorra, que será el viernes desde las 17 en plaza Centenario y en consonancia con otras movilizaciones de la provincia.

Uno de los casos más representativos en la ciudad sobre el abuso policial es el de Joel Solá, que murió en manos del Estado provincial luego de sufrir una supuesta descompostura mientras lo trasladaban al Complejo Esperanza.

“Hacía poco que había muerto Joel y estábamos en una charla con funcionarios municipales y decían que el Estado estuvo presente. Sí que estuvo presente, lo mató”, exclamó Viviana.

Luego habló de que a nivel provincial hay “un gobierno muy de derecha, con más represión, más hambre y más pibes muertos y desaparecidos”.

A pesar de ver “cambios mínimos” en tantos años de estar en la calle, reclamando por la vida de su hijo y de tantos otros chicos, Viviana no baja los brazos. “Mientras no nombremos más a los pibes, se nos van a ir muriendo”, concluyó al final de la nota la mamá de Facundo Rivera Alegre.

 

Print Friendly, PDF & Email