Yrigoyen revivió en una tarde que tuvo un cierre lamentable

Guzmán, la interesante promesa de Yrigoyen que ayer logró su primer gol en Primera división y que le dio vida a su equipo en el torneo

El conjunto de Tío Pujio venció 1 a 0 en cancha de Argentino al eliminado Unión Social en un partido que fue suspendido a los 47’ del segundo tiempo por agresión física a la terna arbitral por parte de jugadores del visitante

Escribe Juan Pablo Morre

Guzmán, la interesante promesa de Yrigoyen que ayer logró su primer gol en Primera división y que le dio vida a su equipo en el torneo
Guzmán, la interesante promesa de Yrigoyen que ayer logró su primer gol en Primera división y que le dio vida a su equipo en el torneo

En un accidentado encuentro, que concluyó con una triste imagen, Yrigoyen se reencontró -después de toda una rueda- con un triunfo revitalizador para encarar con serias chances de clasificación los dos últimos cotejos de la Fase Clasificatoria de la Zona Norte.

Con el gol del juvenil Natanael Guzmán, de los mejores del partido por su desequilibrio individual, el actual bicampeón del fútbol local venció 1 a 0 en cancha de Argentino a Unión Social de Alto Alegre que, con la derrota, se quedó sin chances de aspirar a la clasificación y envuelto en una opaca situación porque algunos de sus jugadores embistieron contra la terna arbitral en la agonía del partido

En dicho lamentable suceso se visualizó agresión física sobre los jueces y ello provocó que el árbitro principal, Marcos Páez, optará por la inobjetable suspensión del partido, a los 47 minutos del segundo tiempo.

En definitiva, Yrigoyen concretó un triunfo que justificó con esfuerzo colectivo (jugó con 10 la mayor parte del partido) y el papel protagónico que imprimió en todo momento para quedarse con los tres puntos.

Igualmente, pese a ese rol superior que mostró en el campo de jugo, la escaza fineza y eficiencia en el arco rival derivó en que el triunfo sea con cierto dramatismo porque el rival, a puro empuje y llevado por sus urgencias, dio pelea hasta el final en su afán de esquivarle a la eliminación del certamen, con dos fechas aún por jugarse.

Yrigoyen -en el primer tiempo- mostró decisión, se posicionó en campo rival y, a excepción del volante central Nicolás Ambrogio, tuvo mucha rotación del resto de los jugadores para gestar acciones en ataque; ante esto, tomó enseguida el control del partido y creó tres chances propicias para marcar. Mayco Rodríguez tiró desviado al minuto, luego Esteban Oliva no pudo con un tiro al primer palo y Adrián Peralta, tras un tiro de esquina, no llegó a impactar de llenó un balón que se fue lejos del palo derecho.

Esas acciones -como así también una de las primeras corridas que mostró el juvenil atacante Natanael Guzmán, quien prefirió pase antes que definir- reflejaron el incisivo arranque de los “Diablos” que careció de la puntada final y, para colmo, después de ese furioso primer cuarto de hora, se quedó tempranamente con 10 por la expulsión de Gastón Garaffini, quien con imprudencia y sin intención levantó de más la pierna e impactó de llenó sobre la rodilla de Agustín Fernández, que debió ser remplazado y trasladado a una clínica local.

Pese a quedar con 10, Yrigoyen, rearmado con Rodríguez -de muy activa participación en todo el juego- como volante externo, extendió su dominio y, cuando explotó las bandas, sacó dividendos con un rival improductivo porque careció de un volante que le brindará claridad para armar juego asociado y quedó a merced de los envíos largos de Francisco Mellano.

Por lo tanto, las chances se repitieron sobre el arco de Garofani, quien en excelente primer tiempo, le ahogó en dos oportunidades el grito de gol a Esteban Oliva con destacadas atajadas y, en la que no pudo el arquero, le anularon un gol a Lucas Morre por un polémico y discutido offside que determinó el segundo línea David Caminos. La visita, en su única chance -y muy clara- tuvo un disparo fuera de contexto que sacó Joel Zabala que impactó en el travesaño.

El preciado gol que tanto buscó Yrigoyen en el primer período llegó en los primeros segundos del complemento; es que en una acción que debió ser anulado por previa falta sobre Valdivia (que el referí no observó) derivó a una veloz réplica encabezada por Natanael Guzmán, quien tras quedar cara a cara con el arquero rival y éste, en segunda instancia (primero quiso asistir al medio), definió al primer palo y estampó el 1 a 0.

A partir de allí el partido tuvo al visitante yendo a puro empuje y un Yrigoyen que se plantó acertadamente en campo rival apuntalado por el orden y lectura del juego que tiene Peralta desde el fondo, la sapiencia de “Nico” Ambrogio, el oficio de Morre y, principalmente, el solidario trabajo de todos sus jugadores. Esto hizo que Pauletti sólo debiera enfocarse a cortar algún que otro centro que llegó a su zona, sin pasar grandes sobresaltos.

En el otro arco, en las réplicas que logró generar, Yrigoyen perdonó mucho y provocó que el partido llegó a su parte final con una mínima ventaja, lo que le brindó el impulso necesario al visitante de ir hasta las últimas instancias.

Por lo que, a los 43’, un envío cruzado derivó en una salida desesperada de Pauletti, quien llegó un segundo tarde sobre Cuello, en acción dividida. De todas maneras, el referí Páez entendió que no fue falta y a partir de allí se vieron reiteradas quejas de los jugadores y cuerpo técnico del visitante (estos últimos, expulsados por el referí) hasta que, en tiempo cumplido, el ingresado Patiño agredió a Morre (golpe en la cara) frente al referí, quien lo expulsó correctamente, y las protestas continuaron. Sin embargo, cuando éstas parecían dilucidarse y todo quedaba en quejas verbales, algunos jugadores se “calentaron” airadamente con el primer asistente, Azarías González, y ya todo se fue de control pese a la presencia policial; ante esto, el referí decidió, a los 47’, la suspensión del partido por “agresión física” a la terna arbitral.

Lejano a todo lo que sucedía cerca del círculo central del campo de juego, se agruparon los jugadores de Yrigoyen que terminaron felicitándose por una victoria que los volvió a meter en la pelea, dejando atrás una racha adversa y sostener las expectativas de pelear la clasificación pese a todos los “inconvenientes” con qué lidió en esta primera etapa de la temporada.

 

La figura: Natanael Guzmán

El juvenil atacante de Yrigoyen anotó el gol de la victoria y, además, cuando entró en acción, se mostró “picante”, con mucha ductilidad con la pelota y habilidad en velocidad. Fue remplazado por una torcedura en el tobillo. También fue muy bueno lo de Morre y Peralta y, en la visita, el arquero Matías Garofani tuvo tapadas importantes.

 

El árbitro: Marcos Páez

El cordobés acertó y dejó dudas en las acciones más discutidas del partido. A instancias del segundo juez, le anuló por un offside un gol a Morre quien, por cómo fue la acción, siempre pareció habilitado. Quedó mal ubicado y no observó la acción de “jugada peligrosa” sobre Valdivia previo el único gol del trámite y, en la jugada en la cual Unión pidió penal, se vió un claro contacto de Pauletti a Cuello, en el borde del área grande. En las rojas a Garaffini y Patiño estuvo correcto, al igual que en la decisión de suspender el partido ante la injustificable embestida de los jugadores del visitante.

Print Friendly, PDF & Email