Agosto jugó hasta las lágrimas

La última imagen del crack de la defensa con la camiseta de Alem, ayer, en la Leonera

Escribe Juan Manuel Gorno

La última imagen del crack de la defensa con la camiseta de Alem, ayer, en la Leonera
La última imagen del crack de la defensa con la camiseta de Alem, ayer, en la Leonera

El capitán se despidió de Alem, que finalizó el torneo con un 6-0 sobre San Lorenzo de Las Playas. “El club me dio todo”, dijo el defensor, muy emocionado en la Leonera

antas veces lloró ante la gloria del club, en una vuelta olímpica, en una caravana interminable de fiesta, en una gesta heroica… Se podía permitir alguna vez llorar por el dolor de la partida.

Cristian Agosto tenía los ojos mojados en el final de la tarde del domingo, mientras los niños y jóvenes que lo rodeaban tenían los ojos brillosos, impactados por ese momento que entienden casi desde el nacimiento. Porque seguramente desde la cuna les dijeron quién era Agosto.

Ser de Villa Nueva y de Alem, pisar la Leonera y sentir como propio el apodo de “León”, no permite desconocer al hombre que ayer le dijo adiós al club. Nadie en su sano juicio sería capaz de soslayar semejante figura.

Por eso cuando se consumó la goleada (6-0) del equipo ante San Lorenzo de Las Playas, todos querían la foto con Agosto.

A esa altura, el defensor arrastraba la emoción de la despedida, con todos sus matices.

En un partido cargado de curiosidades, la gente le pidió patear un penal a los 10 minutos, pero no le quitó la prioridad a Maximiliano Le Roux, que finalmente lo erró (reventó el travesaño). Y la revancha del penal apareció a los 11’ del segundo tiempo, pero el remate del capitán no fue tan esquinado y el arquero Gabriel Brouet le amargó el festejo.

A pesar de esto, Alem se fue sin recibir goles y mucho porque el “veterano” puede perder velocidad de piernas, pero no de cabeza, entonces cerró con astucia ante cada avance de algún rival.

A los 41’ del segundo tiempo, el entrenador Pablo Suárez decidió remplazarlo porque los aplausos debían ser todos para él, por encima de un partido donde no cambiaba la historia del torneo, pero sí marcaba un antes y un después en la vida deportiva de la institución.

Cuando llamaron a la modificación, Agosto saludó uno por uno a sus compañeros, se llevó una mano al corazón y la otra arriba para saludar a quienes lo alentaron, antes de estrecharse un gran abrazo con Suárez.

“Lo saqué porque merecía la ovación de todos; Cristian ha sido de lo mejor en la historia del club”, afirmó Suárez.

Pablo Fernández, su compinche y compañero, lo vio desde afuera porque estaba suspendido, pero lo disfrutó.

“Cristian ha sido un grande en todo sentido, como jugador y como persona”, confesó el volante.

En la dirigencia, mientras, se preguntaban si la despedida era cierta.

El presidente Gustavo Lloret confesó: “Nos enteramos de su partida por EL DIARIO y todavía queremos juntarnos con él”.

“Sin dudas, ha sido un jugador muy importante para el club, un capitán emblemático”, agregó.

En medio de los elogios, Agosto lloraba más cuando lo fue a buscar, también con lágrimas, el exjugador Luis Formosa.

“Yo debuté en Alem a los 16 años y Luis fue muy importante para mí”, remarcó luego el capitán, que no paró de decir que Alem “fue todo” para él.

“Hoy me voy, pero será difícil que me saquen de acá; mi corazón siempre será tricolor”, recalcó.

 

Atención exclusiva

En plenas declaraciones pospartido de Agosto, la atención de los hinchas, de los niños y hasta de los policías era más imponente que la del partido.

Es cierto que hubo 90 minutos en los que Alem ganó muy bien, marcando un gol de cabeza en el primer tiempo (Chiosso, tras centro de Bustamante) y despachándose con cinco más en el segundo, cuando San Lorenzo perdió la brújula y las piernas.

Tres gritos de Ricardo Juárez (con dos muy buenas definiciones), otro de Le Roux y otro del pibe Páez redondearon el cómodo tanteador a favor de un Alem que, curiosamente, padeció la falta de gol en todo el torneo y, como consecuencia de ello, ayer le dijo adiós al Apertura.

“Me duele ver a Alem así, peleando por nada”, explicó el hombre de la despedida. Y en ese aspecto, habrá que ver si seguirá laburando en las divisiones inferiores, promoviendo chicos como Isaías Bordini, que ayer debutó como titular en primera, apoyado por su familia de sangre bien tricolor.

Será este pibe y tantos otros quienes llevarán la bandera del “León” en el futuro.

El inevitable paso del tiempo genera estos cambios. Y aunque los hinchas hubiesen preferido detener el reloj o tomar una máquina de viaje al pasado, está claro que desde ayer no podrán disfrutar más al capitán que llevaba el apellido de un mes, el juego de un crack y las garras de un León. El mismo defensor que algún día volvió de Newell’s -donde Heinze fue suplente suyo- para marcar historia desde Villa Nueva. El ídolo que “tenía muchas cosas para decir en este momento”, pero que se las olvidó por la emoción y porque no pudo “pegar un ojo en toda la noche”.

Duerma tranquilo, Cristian. Usted ya dejó todo.

 

Figura

Ricardo Juárez

Tres goles coronaron una muy buena tarde de “Ricky”. En una de las conquistas, hizo una tijera formidable y en otra se la picó al arquero.

 

Arbitro

Franco Peralta

Bien en los dos penales y en las expulsiones. Le faltó entenderse mejor con los asistentes, uno de los cuales (Barroso) lo hizo dudar un par de veces. Cumplió.

Print Friendly, PDF & Email