Anularon la elevación a juicio de la «causa Negro» y vuelve a la Fiscalía

Marcos Negro (a la izquierda) y Oscar Pessuto, protagonistas de una trágica historia que todavía no tiene final

La jueza de Control de los Tribunales locales hizo lugar a la oposición planteada por la Defensa de Oscar Pesutto, quien está detenido desde el 23 de marzo. Se deberá profundizar la investigación sobre la causa de la muerte de Marcos Negro

Marcos Negro (a la izquierda) y Oscar Pessuto, protagonistas de una trágica historia que todavía no tiene final
Marcos Negro (a la izquierda) y Oscar Pessuto, protagonistas de una trágica historia que todavía no tiene final

La fiscal de Instrucción del Primer Turno, Silvia Maldonado, deberá profundizar la investigación sobre las causas eficientes de la muerte de Marcos Pablo Negro (44), el villanovense que falleció seis días después de haber protagonizado una pelea callejera luego de mantener una discusión con otro automovilista por cuestiones de tránsito.

Así lo resolvió la jueza de Control de los Tribunales de Villa María, Edith Lezama de Pereyra, quien anuló la elevación a juicio de la causa que se le sigue al también villanovense Oscar Alberto Pessuto (44), imputado como presunto autor de “homicidio simple, agravado por la participación de un menor”.

La magistrada hizo lugar a un planteo efectuado los primeros días de julio por el abogado de Pessuto, Eduardo Luis Rodríguez, quien se opuso a la medida procesal argumentando que se había violado su derecho a defensa luego de que la fiscal le denegara un requerimiento para que se aclarara la causa eficiente de la muerte de Negro.

 

Habla el defensor

“La jueza de Control nos dio la razón, anuló la elevación a juicio y dispuso que la causa vuelva a Instrucción para que se siga investigando, sobre todo en cuanto a lo que habíamos solicitado en su momento respecto a los informes médicos porque en el expediente tenemos una versión de que la muerte del señor Negro no tendría relación directa con los golpes que habría recibido por parte de Pessuto”, dijo ayer Rodríguez en declaraciones a Radio Show.

El letrado agregó que “se está haciendo un relevamiento de todos los médicos y paramédicos que intervinieron en la atención de Negro para luego ser citados en la Fiscalía y que cada uno dé su versión”.

Respecto a la situación de Pessuto, Rodríguez dijo que oportunamente había solicitado el cese de prisión, pero que se le denegó. “Con todos estos elementos, posiblemente insista los próximos días para tratar de lograr la libertad de mi cliente”, concluyó.

Cabe recordar que Pessuto se encuentra detenido desde el 23 de marzo (cinco meses y 12 días), casi una semana después del violento incidente callejero registrado en la bajada del puente Juan Bautista Alberdi.

En efecto, la pelea se produjo el martes 17 de marzo, alrededor de las 17, luego de que Negro y Pessuto mantuvieran una acalorada discusión por cuestiones de tránsito, en momentos que ambos circulaban con destino a Villa María.

Luego de trasponer el viaducto y tras intercambiar bocinazos, señas e insultos, los automovilistas descendieron de sus respectivos vehículos y en esas circunstancias se produjo una pelea en la vía pública frente al Monumento al Libertador General San Martín.

Mientras los dos villanovenses se agredían mutuamente, del auto de Pessuto descendió quien lo estaba acompañando, su hijo de 15 años, y tras acercarse a Negro lo agredió desde atrás, aunque todavía no se sabe fehacientemente si fue con algún elemento contundente o si lo empujó.

Tras caer al suelo, producto de aquel golpe o empujón, Negro recibió nuevas agresiones físicas, aunque no está probado que haya perdido el conocimiento.

Pessuto se encuentra alojado en la cárcel de barrio Belgrano desde el 25 de marzo, luego de haber estado 48 horas en la Comisaría de Distrito local. El comerciante fue detenido el lunes 23 de aquel mes, un par de horas después de que Negro falleciera en una clínica privada de Villa María, en la que se hallaba internado desde el viernes anterior.

Además de Rodríguez, en la causa intervienen los abogados Luis Caronni y Florencia Arcángelo, en representación de la esposa y las hijas de Negro, quienes se constituyeron en la causa como querellantes particulares (acusadores privados).

Print Friendly, PDF & Email