“Apuntamos a minimizar la mala praxis”

Labat junto a su colega villamariense, Sergio Martínez, ayer en la Redacción de EL DIARIO
Labat junto a su colega villamariense, Sergio Martínez, ayer en la Redacción de EL DIARIO
Labat junto a su colega villamariense, Sergio Martínez, ayer en la Redacción de EL DIARIO

Fernando Labat habló de las consecuencias del ejercicio ilegal de la profesión, que puede llevar a la muerte en algunos casos

El vicepresidente del Consejo Profesional de Ciencias Informáticas de la provincia, Fernando Labat, hizo advertencias ayer al dialogar con EL DIARIO sobre el ejercicio ilegal de la profesión.

El especialista formó parte de diversas actividades junto a su colega local Sergio Martínez, entre las que se incluyó un convenio con AERCA, y en ese marco fue entrevistado en nuestra Redacción.

Labat dijo que una de las inquietudes que recibe de su contacto con sus colegas en el territorio cordobés tiene que ver con la búsqueda de profesionalización y enriquecimiento de la disciplina y, por otro lado, en encontrar esquemas de cómo lograr en el consciente de la sociedad la importancia de tener profesionales especializados y avalados para ejercerla.

“Un arquitecto erra en su procedimiento y la casa queda fea, un ingeniero erra en los cálculos y la probabilidad de la caída del puente es grande, un médico erra en su actividad y sepultamos a la persona. Un error del informático genera cualquiera de esas situaciones, incluyendo la muerte”, advirtió.

En ese sentido contó que “hace muy poco dos marcas de automóviles a nivel mundial fraguaron su software con el tema de controles ambientales, y en eso hubo un informático detrás”. Hizo hincapié además en las consecuencias de una mala praxis del informático que interviene en el campo de la salud con las tomografías: “Hoy casi el 80% de los estudios tiene un adicional que es un elemento informático, la pregunta es quién supervisa el control de los procedimientos de cómo se administra esa información”.

“Son cosas muy delicadas, donde el rol que tiene el profesional es clave. Nuestra tarea va mucho más allá de la programación, es la administración de toda la información. Tenemos que trabajar muy seriamente esta situación, tenemos que poder dormir tranquilos de que cada profesión hace lo que éticamente es correcto”, señaló.

“La diferencia entre una persona que sabe solamente y un profesional está en el cumplimiento de los valores éticos, porque el profesional está encuadrado dentro de una ley, donde hay un tribunal de ética que lo tutela permanentemente y donde cumple ciertos requisitos”, recalcó Labat.

Cabe consignar que el colegio cuenta con 3.500 matriculados en toda la provincia.

Print Friendly, PDF & Email