Complicación tras una cirugía plástica reaviva el debate

Zazzetti, director médico de la clínica, con los doctores Quiroz y Pringles, del servicio de Cirugía Plástica

Una joven mujer sufrió complicaciones tras una cirugía plástica realizada en la Clínica San Martín, de Villa María. Los profesionales que la asistieron informaron que ya está de alta y destacaron la importancia de que ese tipo de operaciones se practiquen en clínicas y no en lugares que no cuentan con terapia intensiva

Zazzetti, director médico de la clínica, con los doctores Quiroz y Pringles, del servicio de Cirugía Plástica
Zazzetti, director médico de la clínica, con los doctores Quiroz y Pringles, del servicio de Cirugía Plástica

Los profesionales del servicio de Cirugía Plástica de la Clínica San Martín, doctores Fernando Quiroz y Diego Pringles, acompañados por el director médico de esa institución, Juan Carlos Zazzetti, hablaron con EL DIARIO sobre las complicaciones de la cirugía plástica.

La consulta periodística fue a raíz de un caso concreto ocurrido en Villa María. Se trata de una joven mujer que se sometió a una dermolipectomía (corrige el exceso de piel) con lipoaspiración.

Dos días después, sintió problemas para respirar y en la misma clínica dispusieron su internación en terapia intensiva, donde la trataron y pasaron a la sala común, lugar que finalmente ayer abandonó con alta médica.

Presumiblemente -no hay un diagnóstico definitivo-, la complicación se dio por una embolia grasa, hecho que ocurre cuando partículas de grasa circulan por el torrente sanguíneo   y se instalan en los pulmones.

“Es una complicación que antes se daba principalmente tras quebraduras de huesos largos”, indicaron.

La otra opción diagnóstica es la de un tromboembolismo pulmonar, es decir, lo que ocurre cuando un coágulo de sangre se aloja en los pulmones. “En este caso, hay que señalar que cualquier cirugía que te deje más de dos horas sin movimiento, te lo puede provocar”, plantearon.

 

Saber antes de decidir

“En primer lugar, hay que señalar que nosotros informamos siempre al paciente sobre los beneficios y los riesgos de la cirugía”, indicó Pringles.

“De todos modos, el porcentaje de riesgo siempre es menor en una cirugía plástica que en otro tipo de intervenciones, porque en general, operamos a personas jóvenes y sanas”, agregó. La estadística indica que un 0,16% de los que se hacen lipoaspiración sufren como consecuencia indeseada de embolia grasa.

Los tres profesionales destacaron la importancia de que, aquellas personas que decidan hacerse una intervención estética “elijan una clínica que tenga terapia intensiva”.

Hay -incluso en Villa María-centros donde se hace este tipo de operaciones de manera ambulatoria porque no cuentan con internado y mucho menos con terapia intensiva. En caso de presentarse complicaciones, deben buscar otra clínica con terapia para recuperarse. “Y el tiempo en estos casos hace la diferencia”, plantearon.

“Algunas personas subestiman mucho las cirugías plásticas y se operan en esos lugares que no garantizan el tratamiento en caso de complicaciones”, planteó Quiroz.

 

Veinte al mes

Las cirugías plásticas no son sólo patrimonio de la farándula porteña, sino que se impusieron en ciertos sectores de la sociedad en general.

Tal el caso de Villa María. “Nosotros en la Clínica San Martín realizamos unas 20 cirugías estéticas al mes”, informaron. Es decir, a un ritmo de una por día.

“De cada 11, sólo uno es varón”, informaron, al ser consultados sobre las características de la población que recurre a este tipo de cirugías.

“En el caso de las mujeres más jóvenes, lo que más se hacen son implantes mamarios”, dijeron.

En la franja “de mediana edad”, hay demanda de liposucciones y las mayores, piden operaciones correctivas para los casos, por ejemplo, en que se caen los párpados por el paso de los años.

“También hacemos cirugías reconstructivas y de quemados. Son casos de gente que necesita volver a verse como antes”, concluyeron.

 

Print Friendly, PDF & Email