“Con todo lo que ha avanzado, la ciencia no pudo resolver la pobreza”

Alicia Torres llevó adelante la última ponencia del encuentro de psicólogos que se concretó ayer a la mañana en la Medioteca, organizado por el colegio profesional

Lo dijo Alicia Torres, quien lleva más de tres décadas trabajando en la salud pública. Sostuvo que el abordaje comunitario actual de la salud mental reproduce desigualdades

Alicia Torres llevó adelante la última ponencia del encuentro de psicólogos que se concretó ayer a la mañana en la Medioteca, organizado por el colegio profesional
Alicia Torres llevó adelante la última ponencia del encuentro de psicólogos que se concretó ayer a la mañana en la Medioteca, organizado por el colegio profesional

El abordaje comunitario en salud mental en la actualidad reproduce desigualdades, sostuvo ayer la psicóloga Alicia Torres, en una crítica exposición que realizó en el Segundo Encuentro Regional de Psicólogos que se desarrolló en la Medioteca Municipal durante la mañana de ayer.

La especialista en Administración y Planificación Sanitaria y magíster en Políticas Sociales, que fue invitada por el Colegio de Psicólogos de la ciudad, señaló a EL DIARIO que hace tiempo viene investigando “el impacto de las políticas sociales en los sectores de mayor pobreza del país (hemos trabajado toda la vida en la zona de la Puna, de Jujuy y los valles andinos de Salta) y lo que hemos encontrado como causas de la reproducción de la pobreza tiene que ver con los déficits que tiene no la gente, sino los profesionales en las instituciones para acercarse a poblaciones que tienen modos de vivir diferentes y saberes diferentes, que no tenemos en cuenta desde las instituciones”.

Cuando se le preguntó cuáles son esos déficits, citó fundamentalmente tres: el que tiene que ver con el conocimiento sobre culturas diferentes, el vinculado a lo social y político y el que refiere a los conocimientos.

Sobre el primero, indicó que “creemos que como somos científicos, no tenemos cultura, pero tenemos cultura igual que la gente, pero no la analizamos”.

En lo social y político, sostuvo que “no nos forman para trabajar en instituciones y en una sociedad, sino que nos forman para el ejercicio liberal de la profesión, individual”.

Y después está “el déficit en relación a conocimientos: creemos que los conocimientos científicos son los únicos que hacen falta para resolver los problemas de la gente y no es así, de hecho la ciencia con todo lo que ha avanzado no puede resolver los dos problemas más grandes de la humanidad: la pobreza y las guerras”.

En este marco, consideró que que “la universidad reproduce lógicas de poder” y dijo que no cree que las casas de altos estudios “sean ajenas como instrumentos de reproducción del poder”.

Por esto, sugirió que “lo que hay que fundamentar son todas las instancias intermedias, colegios profesionales, instituciones, buscando que hagan experiencias diferentes y que puedan darlas a conocer para demostrar que hay otros caminos”.

El diálogo con Torres se dio luego de su ponencia, que se extendió bastante tiempo por las preguntas de la gente. También hubo ponencias de las licenciadas Silvina Rochaix, Laila Alcala, Fabiana Mangas, Victoria Becco y Karina Alvarez.

Fuerte ponencia – Dichos

En su ponencia y previo al diálogo con EL DIARIO, Alicia Torres resaltó que el primer nivel de atención en la provincia de Córdoba se encuentra a cargo de personal altamente precarizado, con trabajadores que no son de planta.

Fue muy crítica de esa situación y en otra parte de su exposición se preguntó cómo se puede buscar que los ciudadanos breguen por sus derechos cuando el propio personal sanitario no reclama sus derechos laborales.

También dijo que en el país no se ha revertido, con ninguna de las políticas implementadas, el hecho de que la porción de la sociedad que está rezagada y con desigualdad de oportunidades continúe en esa condición.

Asimismo, si bien valoró la Ley de Salud Mental, dijo que ha dejado de lado varios aspectos importantes y fue contundente cuando apuntó que muchísima gente no puede acceder a un psicólogo ni a una atención adecuada en la órbita pública.

Print Friendly, PDF & Email