Condena y libertad para un joven ladrón que robó dos motocicletas

Maico Galíndez pudo recuperar la libertad por el tiempo que llevaba entre rejas. Sin embargo, es muy probable que en poco tiempo más sufra la amputación de una pierna, seriamente lesionada durante uno de los robos que cometió en abril del año pasado

Se trata de Maico Galíndez, quien fue detenido luego de chocar contra un árbol cuando escapaba de la Policía a bordo de uno de los rodados. A raíz de ese accidente, sufrió graves lesiones en una pierna, por lo que podría sufrir una amputación

Maico Galíndez pudo recuperar la libertad por el tiempo que llevaba entre rejas. Sin embargo, es muy probable que en poco tiempo más sufra la amputación de una pierna, seriamente lesionada durante uno de los robos que cometió en abril del año pasado
Maico Galíndez pudo recuperar la libertad por el tiempo que llevaba entre rejas. Sin embargo, es muy probable que en poco tiempo más sufra la amputación de una pierna, seriamente lesionada durante uno de los robos que cometió en abril del año pasado

Un joven villamariense domiciliado en barrio San Martín, fue condenado ayer a tres años de prisión y pudo recuperar la libertad en forma condicional por el tiempo que llevaba entre rejas.

En el marco de un juicio de trámite abreviado, Maico Marcelo Galíndez (19) se declaró culpable de todos los hechos que se le atribuían y por los que se encontraba detenido desde mediados de abril del año pasado.

La confesión lisa y llana de los hechos posibilitó que se omitiera la recepción de pruebas testimoniales en la sala de audiencias de la Cámara del Crimen local, por lo que tras la lectura de la acusación y la declaración del imputado, formularon sus alegatos el fiscal, Francisco Márquez, y la defensora oficial, Silvina Muñoz, quienes previamente habían acordado la pena finalmente impuesta por el juez Félix Martínez.

Galíndez es un convicto primario (la de ayer fue su primera condena), circunstancia que le permitió acceder a la “libertad condicional”, tal como lo establece el artículo 13 del Código Penal de la Nación.

Dicha norma legal precisa que “el condenado (…) por tres años o menos, que hubiere cumplido ocho meses de prisión, observando con regularidad los reglamentos carcelarios, podrá obtener la libertad por resolución judicial, previo informe de la dirección del establecimiento e informe de peritos que pronostique en forma individualizada y favorable su reinserción social”.

 

Fiscal Francisco Márquez
Fiscal Francisco Márquez

Gravísimas lesiones

En efecto, Galíndez llevaba casi 13 meses entre rejas (es decir, superó holgadamente el tiempo que prevé la legislación para otorgar el beneficio excarcelatorio), a lo que se suma un serio problema de salud que padece desde el mismo día en que fue detenido y que muy probablemente derivará en la amputación de una pierna.

Ocurre que cuando escapaba de la Policía y a unas pocas cuadras del lugar donde sustrajo la segunda de las motos, perdió el control del rodado, impactó violentamente contra un árbol y se fracturó ambas piernas, sufriendo graves heridas.

Según surge del expediente, el joven ladrón fue intervenido quirúrgicamente y se le colocó un implante en una pierna, pero en la otra las serias lesiones derivaron en una infección ósea de la que no se pudo recuperar.

Los médicos que atendieron al joven determinaron que, como consecuencia de esa infección, es muy probable que sufra la amputación de la extremidad.

 

Galíndez junto a su abogada defensora
Galíndez junto a su abogada defensora

Todos los delitos

Maico Galíndez fue juzgado y condenado en calidad de autor de “robo calificado reiterado” (dos hechos, por la sustracción de sendas motocicletas), “encubrimiento” (se le secuestró un tercer rodado que no era de su propiedad) y “abuso de arma de fuego”. Asimismo, al allanar su domicilio, la Policía secuestró una escopeta casera de caño recortado y calibre 12, tipo “tumbera”.

Con dicha arma fue herido un vecino de barrio Los Olmos durante uno de los atracos, aunque el autor del disparo habría sido un familiar de Galíndez, ya que el joven condenado y liberado en la víspera era quien conducía el rodado en el que se movilizaban.

El ahora liberado delincuente nació el 16 de enero de 1997, no tenía antecedentes penales y registra último domicilio en Azcuénaga 236, en barrio San Martín de Villa María.

 

Print Friendly, PDF & Email