Disímiles opiniones de comerciantes

Daniel Cravero muestra el espacio donde emanan olores nauseabundos. “Arriba de este techo, hay animales muertos”, explica

El estado de la Terminal fue objeto de controversia en los últimos días. Los comerciantes y empleados explican su punto de vista. Hay acusaciones cruzadas

En una recorrida por la Terminal, se pudo observar ayer el inicio del plan de obras anunciado por Julio Ferro, el titular del ente que administra la estación de colectivos. No se ven grandes movimientos que vayan a modificar los problemas estructurales, sino más bien, algún arreglo de techos y pintura de las dársenas. Al menos, en el primer día del “plan de obras” al que se comprometió la concesionaria de la Terminal, que es una empresa de San Francisco que debe estar controlada por el ente que preside Ferro.

Paralelamente, EL DIARIO habló con comerciantes que dieron su punto de vista: para algunos, es caótica la situación y para otros, hay intereses personales en las denuncias.

Alejandra, quien tiene un comercio desde hace 32 años, planteó que “el problema más grande que tenemos son tres comerciantes que hacen lío”. Entiende que pagan un alquiler accesible (7.000 pesos en un quiosco de golosinas) y que los problemas no son tan grandes como para “hacer las denuncias que están haciendo”.

Beatriz Castelo, empleada de un comercio de telefonía, señaló que hay deficiencias en los baños y que las paredes y techos tienen grietas que provocan el anegamiento “cuando llueven dos gotas”. Es optimista con respecto al inicio de obras y asegura que si se mejora la estación, van a ganar todos. “Un pasajero bien atendido es ganancia para todos”.

En el mismo sentido, la comerciante Alicia Cardozo señaló que hay deficiencias “pero no sé por qué saltan ahora. Debe haber algo personal, porque los problemas son los mismos que teníamos desde hace años atrás”.

Por su parte, Marcelo Delfino señaló que la principal falencia de la Terminal está en los baños. “Falta de mantenimiento e higiene, se nota a simple vista”, dijo.

Señaló que con la autopista y el crecimiento de El Parador (empresario local que instaló un comedor sobre la vía rápida), disminuyó sensiblemente el flujo de pasajeros.

Ayer, se vieron estructuras dispuestas para arreglar un sector de los techos y a algunos obreros dando detalles de pintura en las dársenas
Ayer, se vieron estructuras dispuestas para arreglar un sector de los techos y a algunos obreros dando detalles de pintura en las dársenas

Por su parte, Daniel Cravero puntualizó falencias: techos que alojan palomas y ratas muertas y del que se desprende un olor nauseabundo, baños en mal estado y falta de servicios como un comedor o señal de Wifi. “Ahora, están poniendo parches, no veo que busquen una solución definitiva”, expresó.

Print Friendly, PDF & Email