El clásico no tuvo ganador

Miguel Ramos, de Silvio Pellico, cumplió con la “ley del ex” y le marcó un gol a Unión Social
Miguel Ramos, de Silvio Pellico, cumplió con la “ley del ex” y le marcó un gol a Unión Social
Miguel Ramos, de Silvio Pellico, cumplió con la “ley del ex” y le marcó un gol a Unión Social

Gentileza: Juan Carlos Alloco

En Alto Alegre, Unión Social y Silvio Pellico repartieron unidades en el clásico que tuvo la primera fecha del Torneo Apertura. Miguel Ramos puso en ventaja al “Canario” promediando el complemento, mientras que para el dueño de casa, poco después empardó el tanteador Guillermo Heredia desde los doce pasos. El desarrollo del trámite fue parejo y ambos conjuntos generaron situaciones como para quebrar la paridad durante la etapa inicial. Entre las más claras, el primero en avisar fue el visitante por intermedio de un tiro libre de Facundo Menegotto que pasó cerca del palo izquierdo cuando se jugaban 7’. El dueño de casa respondió a los 30’ por la misma vía, con un disparo de Jonathan Valdivia que el arquero Pablo Margaría contuvo en dos tiempos. Poco antes del final de la etapa inicial los de Silvio Pellico tuvieron una chance clara para irse al descanso en ventaja, pero un cabezazo de Mauricio Margaría, tras centro de Federico Ibáñez, pasó a centímetros del parante izquierdo. En el complemento, cuando el reloj marcaba 15’ Valdivia tuvo su revancha en una jugada de pelota parada, pero esta vez el travesaño le ahogó el festejo a los de Alto Alegre. Inmediatamente lo tuvo la visita, pero el “Mono” Zabala salvó su arco con una buena atajada tras un violento remate del delantero Daniel Rey. Iban 20’ cuando Silvio Pellico se puso en ventaja en una jugada en la que Alfio Demarchi ejecutó un córner a ras del piso, la pelota cruzó casi toda el área y por el segundo palo, con el arco a su merced, apareció Ramos para empujarla y estampar el 1 a 0. Pero la alegría duró poco para los dirigidos por la dupla Norberto Demarchi – Miguel Ibáñez ya que, 5’ después, Mauricio Margaría derribó a Ezequiel Freytes dentro del área y el árbitro pitó penal. Heredia estampó la igualdad con un disparo de derecha y a colocar que fue dirigido a la izquierda de Pablo Margaría, quien había volado hacia el otro costado. Luego de esa ráfaga de goles pareció que los equipos firmaron el empate y así quedó evidenciado cuando, teniendo como principal objetivo no perder el clásico, cuidaron el punto, resignaron sus intenciones de ir en busca de la victoria y terminaron “pactando” el empate.

Print Friendly, PDF & Email