El Congreso de Música contará con el «Negro» Rada y diálogos de artistas

“Nuestro orgullo es haber instalado el estudio riguroso de los géneros populares”, señaló Vittore

El coordinador de la carrera y del evento adelantó los invitados. Esperan más de 500 asistentes

“Nuestro orgullo es haber instalado el estudio riguroso de los géneros populares”, señaló Vittore
“Nuestro orgullo es haber instalado el estudio riguroso de los géneros populares”, señaló Vittore

Antes de encender el grabador, Claudio Vittore me habla sobre los tiempos en que estudiaba música en Córdoba. “Fue del 77 al 82, en plena época de los militares -me dice, con nostalgia y a la vez con un alivio manifiesto por ya no estar ahí- Por ese entonces se habían cerrado un montón de carreras en la universidad, como Filosofía, Letras y Cine. Pero a la nuestra la dejaron. Total, no tenía texto (risas). Por ese entonces, la visión de la música que tenía una universidad era Bach, Beethoven, Mozart y no mucho más. Estudiar a tipos como Gershwin ya era subversivo. Ni hablar el tango o el rock ¿Y qué podía hacer uno que quería popular si no juntarse con amigos?”

Si te hubieran dicho que quince años después abrirían una carrera como ésta en tu ciudad natal, ¿te lo hubieras creído?
-¡Jamás en la vida! Pero hoy, lejos de toda utopía, la Licenciatura en Composición Musical con Orientación en Música Popular es una realidad; y eso nos da un grandísimo orgullo. Tenemos enormes músicos dando clases en nuestra pequeña universidad, como Luis Lewin que es uno de los máximos referentes del jazz del país o Jorge Fandermole, que ha dado varios cursos de folclore. Ambos ya son de la casa.

En una semana arranca el quinto congreso bianual ¿qué balance hacés de estos diez años?
-En esta década y producto de un cambio pedagógico, nos propusimos instalar el estudio riguroso de la música popular. Y el haberlo conseguido es nuestro mayor orgullo. En este marco, los cinco congresos que llevamos han sido verdaderos hitos no sólo para la universidad sino para la ciudad.

¿Y cuál es tu balance de la carrera que coordinás?
-Fuimos la primera del país en implementar esta carrera y eso nos hizo pioneros, dándonos una merecida paternidad. Pero vos podés ser padre y quedarte sin hacer más nada por tus hijos. Y nosotros no nos quedamos sino que generamos un montón de cambios y diálogos en torno al jazz, el tango, el folclore y el rock, que son nuestros géneros-madre. Y ese diálogo ayudó a generar carreras similares en otras universidades del país como Cuyo, La Plata y Tres de Febrero.

Podríamos decir que Villa María se volvió referente nacional
-No sólo nacional sino también latinoamericano. No te olvidés que acá vienen a estudiar chicos de muchos países del continente, como Brasil, Chile, Colombia y hasta Portugal, por el convenio que tenemos con Musiberia. Y a este congreso vendrán músicos y docentes de esos países junto a México y Uruguay. Nos pone feliz que universidades más prestigiosas y antiguas que la nuestra nos tomen como modelo. Están pasando cosas demasiado importantes a nivel cultural tanto en la universidad como en la ciudad.

¿Cuál será el eje de este “diálogo” entre los géneros musicales?
-Básicamente discutir sobre la idea de “fusión”, sus pros y sus contras. Tenemos muchas preguntas al respecto ¿Es positivo fusionar la chacarera con el jazz? ¿Ese tipo de fusiones desdibuja los géneros o los reafirma? ¿Es buena la vanguardia que rompe con la pureza o son mejores los tradicionalistas que guardan la forma? Esperamos que desde estos disparadores salga un diálogo constructivo, tanto desde las ponencias como desde la interpretación.

¿Cuáles serán los números musicales más importantes?
-Habrá de todo en sólo tres días. En folclore habrá un “diálogo de guitarras” entre Juan Quintero y Juan Falú. En tango la presencia del Trío MJC, de Córdoba, cuyo saxofonista Mauro Ciavattini es docente nuestro. También estará el bandoneonista rosarino Néstor Marconi, que tocó con Piazzolla y Goyeneche en la película “Sur”. En jazz, el pianista Ernesto Jodos se presentará con el baterista Sergio Verdinelli, que tocó con Charly García y Spinetta. Y como referente latinoamericano la presencia de Rubén Rada con su banda. Con su fusión de candombe y rock, el “Negro” es un fabuloso ejemplo de diálogo entre los géneros.

Iván Wielikosielek
Especial UNVM

Print Friendly, PDF & Email