El fútbol coronó los JUAR con la de Oro

Diferentes imágenes de la final y los festejos tras ganar la final (fotos gentileza Deportes Universitarios Argentinos, DUA)
Diferentes imágenes de la final y los festejos tras ganar la final (fotos gentileza Deportes Universitarios Argentinos, DUA)
Diferentes imágenes de la final y los festejos tras ganar la final (fotos gentileza Deportes Universitarios Argentinos, DUA)

Si bien el resultado fue apenas de 1 a 0, la superioridad y comodidad con la que el equipo de fútbol de la Universidad Nacional de Villa María se quedó de manera notable con la Medalla de Oro en los Juegos Universitarios Argentinos al superar 1 a 0 en la final al Instituto Santo Tomás de Aquino.

A las cuatro preseas conseguidas el jueves por el atletismo (una de Oro, una de Plata y dos de Bronce), se le sumó la dorada del equipo conducido por Joselito Bernadó y Luis Fassi, quienes no tuvieron mayores inconvenientes para derrotar a su rival.

Desde el inicio del juego, la UNVM tomó el control de la pelota e intentó ponerla en el piso, aunque el trámite era desprolijo. Sin embargo, en ese contexto, Santo Tomás amenazó con pelotazos que le dieron la primera chance clara del partido, que se frustró por una buena intervención del uno villamariense.

P50 F2La UNVM atacó por los laterales ante la buena defensa del rival, y si bien lograba llegar al arco contrario, no con el peligro y la claridad suficiente. El 0 a 0 del final del primer tiempo no estuvo mal, porque si bien hubo un equipo que propuso y otro que se defendió bien, ninguno hizo grandes méritos en las áreas como para abrir el marcador.

La segunda parte tuvo un claro dominador: la Universidad Nacional de Villa María. Apenas corrieron minutos del inicio del segundo tiempo, ya había tenido una posibilidad concreta de gol, que se terminó concretando en la jugada siguiente.

El único tanto del juego llegó por obra del escurridizo Matías Turaglio, quien peleó una pelota y aprovechó una mala salida del arquero de Santo Tomás para cachetearla a la red.

Después de eso, los villamarienses tuvieron chances de marcar, al menos, tres goles más por jugadas mano a mano que fueron desperdiciadas producto de la imprecisión al momento de definir.

Santo Tomás intentó aguantar como pudo y salió a buscarlo con guapeza, pero sin los argumentos futbolísticos suficientes, por lo que el pitazo final desató un festejo merecido de la Universidad Nacional de Villa María.

 

P50 F3“Alegría enorme”

Tras el juego, el entrenador Luis Fassi destacó que pudieron festejar el título porque «tuvimos mucha solidez, un equipo muy maduro, con muchas ganas y mucho hambre de gloria».

Sobre el resultado final consideró que el 1 a 0 «quedó corto pero es lógico que en una final el equipo que va perdiendo adelante las líneas y deje espacios y por ahí pecamos de no saber liquidarlo, pero creo que no pasamos grandes sobresaltos».

«Esto es una alegría enorme, el proyecto que estamos trabajando es gracias al apoyo institucional que tenemos, pero no nos olvidamos de los orígenes que es el deporte universitario en si. Entonces nosotros a pesar de estar trabajando en el club tenemos en cuenta que es muy importante para la vida institucional el deporte puramente universitario y por eso lo tomamos con toda la seriedad», rescató Fassi.

 

Print Friendly, PDF & Email