El «Liche»

p52-f2Escribe Gustavo Ferradans

Mario Enrique Tarducci, había nacido el 11 de abril de 1922, en General Deheza (aunque fue anotado en General Cabrera), posteriormente, se radicó en Villa María, donde comenzó con la empresa de transporte que aún lleva su nombre.

Tarducci hizo vibrar a los “tuercas” de esta región en la década del 60, época romántica de grandes premios, que los fanáticos seguían a través de las transmisiones radiales y cuando podían se asomaban a las rutas, para ver el paso de Dante Emiliozzi, Oscar Cabalén, Oscar Gálvez, Juan Manuel Bordeu, Luis Rubén Di Palma, Carlos Loeffel, Eduardo Casá, Carlos Pairetti, entre tantos más.

Su debut en la categoría se produjo el 16 de enero de 1965 en la Vuelta de Córdoba, que organizó el Automoto Club Carlos Paz. Lo hizo al comando de una cupé Chevrolet, que había pertenecido a José “Pepe” Morán, recordado volante oriundo de Rufino.

Obtuvo dos victorias en la máxima categoría: en la Vuelta de Lobos (del que hoy se cumple medio siglo) y en el  “Triángulo del Oeste” (General Viamonte, 9 de Julio y Bragado, el 4 de septiembre de 1966).

Ambas carreras las había ganado con la cupé Chevrolet 41, que fuera propiedad del recordado piloto nacido en General Roca. Loeffel la había exigido al máximo, y con Tarducci tuvo un alivio, ya que era un piloto que lo exigía cuando era necesario y no inútilmente.

Fue un excelente piloto; dueño de un manejo dúctil, y ambas victorias las logró con los motores que le preparaban los hermanos Aldo y Reinaldo Bellavigna.

Era considerada una gran persona y era amigo de todos, muy callado, siempre sabía escuchar y fue muy respetado en el ambiente. Lamentablemente se inició tarde en el automovilismo, de no ser así seguramente habría alcanzado importantes logros en el difícil TC de aquellos tiempos.

Su última carrera fue en el año 1968, en la Vuelta de Rufino, con un Torino que había sido de Eduardo Copello, y adquirida a Oreste Berta.

El sábado14 de octubre de 1995, los tuercas de la región amanecieron con ojos llenos de lágrimas. Aquella mañana falleció Mario Enrique Tarducci, a los 75 años, una de las más destacadas figuras del deporte local, que dejó estampado su nombre entre los ganadores del Turismo Carretera, en la época de mayor esplendor de la categoría.

 

Print Friendly, PDF & Email