El Partido Obrero cruzó a Garmendia por estar “de los dos lados del mostrador”

Altamirano habló en duros términos contra Garmendia

El PO objetó que el secretario general de la CGT es, como concejal oficialista, “parte del Gobierno municipal ajustador” que avala “la precarización de trabajadores municipales”, pero al mismo tiempo “reclama la reapertura de paritarias” como gremialista

 

Altamirano habló en duros términos contra Garmendia
Altamirano habló en duros términos contra Garmendia

Días atrás, el secretario general de la Regional Villa María de la CGT y concejal oficialista en Villa Nueva, Edgardo Garmendia, declaró a este medio “no saber cuáles son los verdaderos intereses de la CGT nacional”.

Esto provocó la reacción desde el Partido Obrero de Villa Nueva, que en la voz de unos de sus referentes, Facundo Altamirano, acusó a Garmendia de “estar de los dos lados del mostrador”.

“Reclama, denunciando la parálisis, la necesidad de reapertura de paritarias y un paro para que se escuche la voz de los que sufren el ajuste. Aunque no hay dudas del carácter antiobrero del Gobierno macrista, de su ataque sistemático a las condiciones de vida del conjunto de la población explotada y de la complicidad de las direcciones sindicales burocráticas y del conjunto de los partidos patronales en el ajuste, es indispensable desarrollar algunas precisiones”, manifestó Altamirano.

En ese sentido, dijo que “de ninguna manera se puede dejar pasar la impostura que constituyen esas declaraciones porque la ‘denuncia’ y el ‘reclamo’ parten de alguien que, como edil oficialista, forma parte del Gobierno municipal ajustador de Natalio Graglia, avalando y defendiendo, entre otras cosas, la precarización de trabajadores municipales que revisten como contratados o becarios, a quienes la patronal estatal priva de todo derecho mínimo, o la contratación bajo la modalidad de cooperativas de trabajadores -principalmente del rubro construcción- que quedan fuera de todo convenio colectivo y sin los derechos que corresponderían por ese convenio, de acuerdo a la rama en la que se desempeñan”.

A su vez, remarcó que Garmendia “es el mismo concejal que aprobó y defendió en diciembre de 2015 el presupuesto municipal de ajuste hoy vigente, el cual denunciamos desde el Partido Obrero como lo que es: un presupuesto de ataque al bolsillo de trabajadores y vecinos y un recorte mayúsculo de fondos para necesidades elementales de la población”.

Además, el referente del PO consideró que “el sindicalista y concejal habla de la necesidad de reapertura de paritarias, pero como edil oficialista avala, acompaña y defiende la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores municipales, con paritarias que quedaron por debajo del índice de inflación y de la carestía generalizada”.

“Ahí Garmendia es patrón y no reclama reapertura alguna. No hay posibilidad de defender los intereses de la clase obrera estando de los dos lados del mostrador. O se trabaja para la patronal o se lucha por la propia clase”, lanzó.

Por otra parte, en relación a los intereses de la CGT, subrayó que “Garmendia es completamente consciente de cuáles son los intereses de la dirección de la CGT y aunque lo intente, no puede disimularlo porque son los mismos intereses de las históricas burocracias entreguistas que sirvieron y sirven como factor de contención para frenar la lucha obrera y hasta, incluso, reprimirla con patotas, y que están identificados con los intereses de la patronal, tanto en el ámbito público como en el privado”.

Altamirano dio su punto de vista en relación al “ajuste”, al apuntar que “no es sólo de Macri”. “Es de Macri (Gobierno nacional) y de todos los gobernadores e intendentes, de los cuales gran cantidad son kirchneristas-pejotitas, como Garmendia”, insistió.

“Baste nombrar a Rosana Bertone, Alicia Kirchner, Juan Manzur, Martín Gill o el mismo Natalio Graglia, como ejemplos bastante ilustrativos de que el ataque a los trabajadores es voluntad común de todos los partidos políticos capitalistas: desde Cambiemos (PRO-UCR) hasta el PJ y lo que queda del kirchnerismo, pasando por la centroizquierda que va a la cola de Massa o Macri. Si el macrismo pudo echar mano a decenas de miles de despidos en el Estado, fue porque el kirchnerismo le pavimentó el camino para hacerlo sosteniendo en la más absoluta precariedad a trabajadores estatales con años y hasta décadas de cumplimiento de funciones, bajo la modalidad de contratos basura con fecha de vencimiento, cuando hubiera correspondido el pase a planta”.

“En Villa Nueva hoy, además del elenco gobernante, el ajuste también es defendido por los que se autoproclaman ‘columna vertebral’ de Cambiemos. Todos defienden los mismos intereses”, apuntó.

“En el ámbito local la experiencia de los despidos en Santa Clara durante 2015, con la virtual pasividad de la conducción verde del STIA y la complicidad gubernamental con los planes patronales de despidos encubiertos como ‘retiros voluntarios’, demostró que ni con la burocracia ni con los ‘nacionales y populares’ se puede frenar el ataque a los trabajadores de parte de la patronal: el personal de la planta fue prácticamente diezmado”, manifestó.

“La comunidad de intereses entre la burocracia sindical, los gobiernos de los distintos niveles y todos los partidos patronales, que sirven al objetivo de la clase capitalista de recomponer su tasa de ganancia descargando la crisis sobre los que vivimos de nuestro propio trabajo, pone una vez más sobre la mesa la necesidad de que los trabajadores construyamos nuestra propia alternativa desde la independencia política de la clase obrera”, indicó Altamirano.

El joven militante consideró que “el camino para derrotar el ajuste del Gobierno nacional, los provinciales y los municipales, por un paro nacional activo y un plan de lucha es un congreso de delegados de base. Como señaló el diputado del Frente de Izquierda, Néstor Pitrola, ‘la entrega de la CGT va tomando características históricas, son socios del ajuste, factor de contención, con libreto del Vaticano (y Massa)’”.

“Por eso, sólo los trabajadores organizados políticamente con la izquierda obrera y socialista podemos tomar en nuestras propias manos la defensa de nuestros intereses. Ese es el sentido de la campaña política unificada del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, completamente delimitado de toda fuerza política patronal, en camino hacia el acto que llevaremos a cabo el sábado 19 de noviembre en la cancha de Atlanta-CABA”, sostuvo.

Finalmente, instó a “transformar al movimiento obrero y la izquierda en alternativa política al régimen ajustador de Macri y los gobernadores.

Print Friendly, PDF & Email