El pequeño gran héroe volvió a casa

Los familiares del niño aseguran que está muy bien contenido en casa

Hace 41 días salvó a su hermanita de ser atropellada por un auto en una calle del pueblo. Puso el cuerpo. Sufrió las consecuencias y ahora se recupera en su casa, en familia, rodeado por sus afectos, “contenido”, y recibió el abrazo de su vida

 

Los familiares del niño aseguran que está muy bien contenido en casa
Los familiares del niño aseguran que está muy bien contenido en casa

Luego de 39 días, Maxi obtuvo el alta médica y regresó a su casa. El pequeño gran héroe de La Playosa que salvó a su hermanita de 5 años de ser atropellada y sufrió las consecuencias, recibió el afecto de sus compañeros y docentes.

La tarde del lunes, cuando arribó al domicilio familiar de calle Mendoza, las letras dibujadas por los compañeros empujaron los ánimos. “Maxi, bienvenido. Te queremos”, con la firma de sus compañeros de 6º grado “A” y seños de la Escuela 25 de Mayo, alimenta las mejorías del conjunto y de la comunidad playosense.

Alrededor de las 14, Maximiliano Vargas, de 12 años, pudo dejar el Hospital de Río Cuarto y emprender el viaje a su pueblo. Los familiares lo trasladaron con todos los cuidados y evitaron exponerlo a emociones fuertes. Sin embargo, le aguardaba un fuerte abrazo cargado de vida.

 

El reencuentro

Maxi llegó junto a los suyos a la casa familiar a eso de las 17 del lunes. Además de los mensajes, se produjo en esa morada el reencuentro con su hermanita de 5 años, por quien arriesgó su vida para evitar que fuese atropellada por un automóvil.

Ese momento cargado de emoción consagra a Maxi. El abrazo, un fuerte abrazo de vida, lo pone en el cuadro de los héroes de su hermana, de su familia y de su comunidad.

 

Rehabilitación

Lo que viene es una etapa de muchos esfuerzos para el grupo de Maxi y en lo personal. El niño deberá afrontar desde la semana que viene la rehabilitación, primero en lo físico para recuperar la fuerza y movilidad de su pierna derecha, en la que sufrió fractura expuesta de tibia y peroné.

 

Contenido

«Lo bueno es que está en su casa, con los suyos, rodeado de afecto, muy contenido», dijo un familiar al periodista de EL DIARIO.

Precisó que «tuvo una recuperación muy buena, en un mes, lo que le habría demandado tres meses». Marcó que Maxi «come por sus propios medios, habla fluido, todo bien», aunque los familiares saben que deben aguardar al menos un lapso de tres meses para despejar toda duda sobre su evolución.

«Tiene además en el pueblo un grupo de compañeros muy lindo, muy unido, que se vio en la llegada con el mensaje de afecto», sostuvo el consultado.

Esta es otra etapa para Maximiliano Vargas y sus familiares, saben que es crítica porque guarda algunas incertidumbres, pero se aferran a que el pequeño gran héroe está contenido.

 

El acto heroico

Maximiliano fue arrollado por un Volkswagen Gol que conducía un joven de 20 años en la calle San Luis de La Playosa, en la cuadra comprendida entre el bulevar San Martín y la calle Belgrano, cuando se lanzó a la calle para salvar a su hermanita de 5 años, quien a su vez iba a cruzar para ir a su encuentro. Así evitó que la pequeña quedara expuesta a la marcha del coche. Maxi puso el cuerpo y sufrió las consecuencias.

El violento impacto dejó tendido al pequeño sobre la vía pública, desde donde fue trasladado al centro de salud municipal del lugar. En ese nosocomio se constató que el niño tenía severas lesiones, razón por la que fue derivado al Hospital Regional Pasteur de Villa María, adonde fue trasladado en una ambulancia del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Playosa.

En el Pasteur quedó internado durante un día en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), a la vez que se diagnosticó que sufrió “hemorragia parietal con contusión pulmonar”, estado que ponía en riesgo su vida.

Se dispuso luego que el pequeño fuera derivado al Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto, ya que aquel nosocomio cuenta con Unidad de Terapia Intensiva infantil.

 

Por su cuenta

Tras permanecer 22 días internado en la terapia intensiva pediátrica del Hospital de Río Cuarto, le quitaron el respirador el 27 de agosto.

El niño mostró así una evolución favorable y los médicos que lo atendieron se manifestaron optimistas respecto a su estado de salud, a pesar de continuar en la UTI del nosocomio de la ciudad del sur provincial.

Las siguientes informaciones brindadas por los profesionales dieron cuenta a diario de cierta mejoría, aunque continuaba con respiración asistida casi todo el tiempo. Poco a poco, va logrando respirar por sus propios medios.

 

Más intervenciones

El lunes 17 de agosto a las 2 de la madrugada, Maximiliano despertó del coma inducido en el que se hallaba para facilitar su recuperación y comenzó a responder favorablemente a los estímulos neurológicos a los que era sometido por los médicos. El niño abrió los ojos y reconoció a sus padres.

Cabe recordar que el sábado 8 de agosto el pequeño fue intervenido quirúrgicamente para descomprimir el edema cerebral que padecía y en aquella circunstancia los médicos del Hospital de Río Cuarto habían señalado que “el estado del paciente sigue siendo muy grave y el pronóstico reservado. Continúa con asistencia respiratoria mecánica y es necesario evaluar su evolución permanentemente porque su estado puede cambiar de un momento a otro”.

Luego adelantaron que había que colocarle al niño una placa de titanio en el cráneo como consecuencia de las heridas sufridas, pero esa operación quedaría para más adelante, quizás dentro de seis meses o un año.

Diez días antes de alcanzar el alta médica, Maxi fue operado de la fractura en la pierna derecha (4 de septiembre). Todo salió bien y aunque dolorido, regresó a la sala común de Pediatría. Allí, los médicos y familiares confiaron que en breve llegaría el día de poder regresar a casa. Y así es. El pequeño gran héroe ya está en casa.

Franco Gazzoli

Print Friendly, PDF & Email