En segundo grado identificaron propiedades aislantes del fruto del palo borracho

Marisel Sorassio
Marisel Sorassio

La pregunta que inició el trabajo fue encontrar qué había dentro de los frutos del palo borracho que los alumnos de segundo grado observaron en la plaza Centenario.

“La primera respuesta fue que tenía semillas, pero al abrirlo encontraron que había más. Concretamente, la fibra de algodón”, dijo la docente Marisel Sorassio.

Por la edad de los investigadores -la mayoría de siete años- todo el proceso se hizo en base a experimentación. “El trabajo se llama ‘Las maravillas del Yuchán’ que es uno de los nombres que le dieron los aborígenes al palo borracho”, explicó.

Investigaron, probaron, encuestaron a profesionales, a padres y así corroboraron las hipótesis: el fruto del palo borracho sirve para relleno, como aislante acústico y como aislante térmico. Con eso, se ganaron el lugar para participar en Salta de la Feria Nacional de Ciencias.

Print Friendly, PDF & Email