«Estamos preocupados por algunos usos que se les da a los caballos»

El extitular de Prevención Comunitaria y Derechos Humanos indicó que, más allá del proyecto de cambiar tracción a sangre por motocargas, “no hay que dejar de lado la concientización sobre el cuidado del animal”

El jefe del bloque Villa María para la Victoria vio con buenos ojos el proyecto presentado el viernes ante los ediles del oficialismo por parte de organizaciones animalistas

El extitular de Prevención Comunitaria y Derechos Humanos indicó que, más allá del proyecto de cambiar  tracción a sangre por motocargas, “no hay que dejar de lado la concientización sobre el cuidado del animal”
El extitular de Prevención Comunitaria y Derechos Humanos indicó que, más allá del proyecto de cambiar tracción a sangre por motocargas, “no hay que dejar de lado la concientización sobre el cuidado del animal”

En la edición del último sábado, EL DIARIO dio a conocer una entrevista realizada a Leandro Fruitos, coordinador nacional de la Asamblea Común para la Estrategia de Remplazo de la Tracción a Sangre (Acertas), y Natalia Videla, representante de la organización local “El Potrerito”, quienes mantuvieron el día anterior reuniones con los bloques de concejales oficialistas de Villa María y Villa Nueva para dar a conocer su iniciativa de remplazar los caballos que utilizan los carreros por motocargas.

Al respecto de la reunión mantenida con el cuerpo legislativo villamariense, Carlos De Falco, jefe de la bancada de Villa María para la Victoria, analizó: “Creo que es positivo ir pensando en la vida de esos animales. La gente de Acertas hizo un repaso de la situación de la ciudad y al respecto se pudo observar que el panorama en nuestra ciudad es mejor al de Río Cuarto”.

“Más allá del planteo realizado por dicha organización, nosotros también estamos preocupados por algunos usos que se le dan a los caballos y hemos decidido trabajar junto a ellos”, informó.

Seguidamente indicó que “queremos ver la posibilidad de armar una legislación que tenga alguna financiación de parte del Estado nacional o de la Secretaría de Ambiente, para ver si podemos ir sustituyendo el uso del carro y de la tracción a sangre”.

“Acordamos seguir trabajando al respecto y continuar estudiando la posibilidad de implementar lo que ellos plantean, que es remplazar los equinos por motocargas”, dijo y señaló a la vez que “cuando se piensa en implementar una ordenanza también hay que pensar en los recursos necesarios para ponerla en práctica, más todavía cuando se trata de gastos extraordinarios que no están incluidos en el presupuesto oficial”.

A continuación el edil expresó que “más allá de todo eso, no hay que dejar de lado la concientización sobre el cuidado del animal. La Municipalidad tiene un lugar en el Centro de Adopción Municipal, en el que se suelen llevar algunos caballos cuando son encontrados sueltos o maltratados”.

“Venimos trabajando al respecto, pero es una problemática de la ciudad que tenemos que abordarla”, manifestó.

También sostuvo que “en cuanto a la cantidad de familias que en Villa María viven de actividades relacionadas a transportar elementos con sus caballos y carros, exceptuando a aquellos que extraen áridos del río, tenemos identificadas a unas 20”.

“El tema de los areneros lo hemos dejado de lado y lo trataremos más adelante porque ahí están en juego otros factores. El país está atravesando un momento realmente complicado en el aspecto económico y laboral, por lo que todo el que tiene trabajo hay que dejarlo trabajar y todo lo que hagamos tiene que hacerse con mucho cuidado, porque hay que preservar el trabajo”, destacó.

A la vez declaró: “Dialogamos permanentemente con el Ejecutivo y estamos trabajando al respecto, pero primero desde el Concejo Deliberante tenemos que avanzar en establecer una legislación”.

“Obviamente que cuando sigamos avanzando tendremos que resolver con que presupuesto se subsidiará el costo que tendrá remplazar los caballos por motocargas”, reiteró y finalizó aclarando que “ese cambio, además de una inversión, también requiere una capacitación para los trabajadores, porque no es cuestión de darles un vehículo y olvidarse de ellos”.

 

Print Friendly, PDF & Email