Estudiantes secundarios dejaron sus “cuentos libres” en espacios públicos

Los estudiantes que protagonizan el proyecto cultural “dejaron libres” sus producciones literarias

Los alumnos de primer año de El Caminante escribieron y reescribieron textos que luego repartieron entre transeúntes y usuarios de la biblioteca

Los estudiantes que protagonizan el proyecto cultural “dejaron libres” sus producciones literarias
Los estudiantes que protagonizan el proyecto cultural “dejaron libres” sus producciones literarias

El Instituto El Caminante junto a la Universidad Popular y la Medioteca Mariano Moreno presentaron el proyecto “Cuentos Libres”, invitando a la comunidad a participar de esta propuesta para festejar un nuevo aniversario de la ciudad escribiendo.

“En principio, el clima no colaboró para dejar los textos en espacios públicos para que así cualquier ciudadano tuviera acceso a la lectura de cuentos originales, pues las lluvias hacían peligrar la integridad del papel”, manifestaron desde la institución educativa, describiendo lo que tendría que haber sido el primer paso oficial de la iniciativa.

Pero como la perseverancia tiene su premio, los alumnos de primer año pudieron finalmente llevar sus producciones para que se encuentren con todos los lectores posibles.

“Los cuentos son producciones directas desde el escritor al lector. Las historias hablan de amor, de misterio, de aventura, de terror, porque todos somos escritores, sólo hay que descubrirlo y animarse a compartirlo”, pudo saber este medio.

“Los chicos escribieron y reescribieron los textos hasta encontrar lo que querían decir. Los textos literarios son canales por los que circulan nuestras emociones, a veces tenemos la sensación que los textos nos encuentran a nosotros”, puntualizaron los docentes que acompañaron el proyecto.

Los alumnos de primer año explicaron a los transeúntes que podían leer los cuentos y luego volver a dejarlos en el espacio público para que otro los lea. Algunas personas querían llevarlos para compartir con nietos o hijos que, decían, les gustan los cuentos.

Así fue que el paisaje de la Medioteca se tiñó de alumnos que, vestidos de verde y gris, recorrían todos los rincones con sus cuentos. Los sorprendidos usuarios suspendían sus tareas y tenían la buena disposición para detenerse a leerlos y, sin pensarlo, dibujaban una sonrisa.

Los textos tenían diferente longitud, complejidad, temario, pero todos los chicos estaban orgullosos del cuento que escribieron. Y como los habían regalado, ahora quieren escribir otros para sus familias.

Leer mejora las posibilidades de pensar, amplía el panorama para mirar al mundo, pero para que alguien lea, alguien tiene que escribir.

Por eso, Milagros Bossa, Araceli Cavallieri, Jade Chitti, Camila Fermani, Milagros Godoy, Sofía Gómez, Pilar Hernández Aguirre, Tiffany Leira, Sol Mateos López, Malena Martínez, Melani Martino, Luciana Mojica, Valentina Piombo, Agostina Rodríguez,   Brisa Sánchez, Araceli Urani, Renzo Bertoglio, Milton Buson, Axel Cachín Carranza, Valentín Cruz Rami, Héber Luque, Yaco Picatto, Zair Rivera Goroso y Jorge Villalba les cuentan que escribir es fantástico y que aquellos que se contagien de la idea pueden dejar sus textos en espacios públicos, dejándolos en libertad por la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email