Ezequiel Beliera estará en Buenos Aires 2018

JUEGOS OLIMPICOS DE LA JUVENTUD

El kinesiólogo Ezequiel Beliera, quien atiende a los equipos de Ameghino, Jockey Club y Biblioteca Rivadavia, fue convocado para estar en el centro de entrenamientos de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se realizarán el mes próximo

Ezequiel Beliera recibió el llamado para atender a todos los atletas de todos los países que requieran recuperarse de una lesión o completar su preparación para esta competencia

Entrevista: Gustavo Ferradans

El villamariense Ezequiel Beliera, actual kinesiólogo de Ameghino (básquet), Jockey Club (rugby) y Rivadavia (vóley) estará en los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se realizarán el mes próximo en Buenos Aires, entre el 6 y 18 de octubre.

El profesional local fue convocado por una empresa que tendrá la responsabilidad de aportar maquinaria al gimnasio de la Villa Olímpica y la misión de ayudar a recuperar de lesiones y molestias a los atletas de todas las delegaciones visitantes, ya que habrá unos 4 mil deportistas de 200 países en 36 disciplinas.

Más allá de que habrá otros villamarienses como voluntarios, Beliera estará aportando su experiencia en una de las competencias más importantes del calendario internacional.

Con apenas 32 años (nació el 10 de diciembre de 1985), se recibió de licenciado en Kinesiología y Fisioterapia en diciembre de 2008. Está casado y tiene una hija. En su historial deportivo figura ser parte del plantel del jockey que fue campeón del Oficial de rugby en 2009.

En la actualidad es kinesiólogo en Jockey Club (rugby), Ameghino (básquet), Biblioteca Rivadavia (vóley) y en 2015 estuvo en Alumni (plantel del Federal “B”).

El Diario dialogó con Beliera sobre la experiencia que se prepara para vivenciar en poco menos de dos semanas.

-¿Cómo fue tu convocatoria?

-En la Villa Olímpica habrá un gimnasio donde se monta un centro de entrenamiento para el atleta que necesita entrenarse o recuperarse de alguna lesión. A diferencia de otras competencias de este tipo, en los JJ.OO. de la Juventud llegarán todas las delegaciones juntas, no es como en otras que van llegando de a poco y previo a sus días de competencias. Algunos equipos tendrán varios días para seguir completando su preparación para la competencia y luego se irán todas las delegaciones juntas. Es decir, todos los atletas llegan el primer día por más que después compitan el penúltimo.

-¿A vos te toca trabajar en ese centro de entrenamiento?

-El Comité Olímpico Argentino tiene que montar un centro de entrenamiento y de recuperación en la Villa Olímpica. El COA le ha cedido un espacio a la empresa Evolution, que pone máquinas para la recuperación. Son aparatos inerciales. Esta empresa me llamó para supervisar el uso de los atletas de ese tipo de máquinas, que yo uso en el gimnasio que tenemos con René Luna. Son aparatos de uso complejo y tendré que estar explicando el uso y tipo de ejercicios, ayudando a la recuperación. Al ser kinesiólogo, voy a estar en una doble función, colaborando con los otros kinesiólogos que estén en la parte de recuperación y supervisando ese tipo de máquinas.

-No sos parte del grupo de voluntarios…

-En cada JJ.OO. hay un sistema de voluntariado donde uno se anota y de acuerdo a lo que uno es, puede ser que lo llamen para cumplir una función, por ejemplo para acomodar gente, cuidar la pileta, kinesiólogos, etcétera. No me anoté. Me llamaron de esta empresa para controlar y supervisar el uso de estos aparatos. El Comité Olímpico le da el espacio y le exige contar con 4 kinesiólogos, a cargo de esta área. Además de nosotros, en otras áreas de ese centro estarán kinesiólogos voluntarios.

-Sos un profesional que ha demostrado estar en crecimiento constante, a partir de tus experiencias en el rugby, vóley y básquet. Ahora te toca estar en una competencia del más alto nivel internacional. ¿Te sorprendió la convocatoria?

-Cuando me llamaron fue una sorpresa grande. Un cimbronazo. Hasta hoy no tomo magnitud del lugar donde estaré. Dudé mucho en aceptar, porque me tengo que ir como 12 días, dejar mi familia y los equipos. Pero a todos los que le pregunté me dijeron que estaba loco si no aceptaba. Desde un kinesiólogo amigo, como lo es el que estaba en la selección argentina de vóley y que ahora está en la selección de taekwondo; mi socio René Luna; Pablo Castro en Ameghino también me dijo que aprovechara esta experiencia. Tengo que agradecer a mi familia. Mi señora es la primera que me dijo que fuera. Es lindo sentir ese apoyo. Ella conoce todo lo que pasé a nivel personal y que llegue esto es para disfrutarlo. Pude aferrarme a mis amigos, a la familia que formé y a mi profesión, que da mucha parte social. Eso me ayudó a salir adelante. Y encima que la vida pague con estas retribuciones, la verdad que es hermoso.

-¿Tomás dimensión del lugar en el que estarás? Los atletas de estos JJ.OO. pueden ser los Usain Bolt, Michael Phelps o Roger Federer del futuro.

-Hay una estadística que dice que el 70% de los jóvenes que vienen a estos juegos después termina compitiendo en la olimpíada siguiente en la elite del deporte. Es buenísimo. Estoy muy contento. Por ahí no caigo de la magnitud de esto. Lo iré viendo y dimensionando cuando esté allá. Siempre busco de disfrutar al máximo estas cosas. Siempre traté de llegar a vivir cosas como estas, vestir la celeste y blanca con alguna disciplina. Acá en estos Juegos no estaré representando a la Argentina porque no estaré con ninguna delegación o disciplina en particular, pero estaré ayudando a todos los atletas de todos los países y en contacto con todos ellos. Además de la experiencia, es importante los contactos que pueda generar.

-Con René Luna han formado un equipo increíble y de constante crecimiento. Es impresionante lo que vivieron en el deporte local en los últimos años.

-Es muy loco. Nos conocimos en el Villa María Vóley gracias a Juan Cichello. Hoy sigo teniendo relación con casi todos. Nos escribimos, nos mandamos mensajes. La mayoría de esos jugadores son las figuras del deporte actual. Tuvimos la suerte de estar en el momento justo en que empezó a crecer el deporte villamariense. Antes era Alumni, y hasta por ahí nomás. Y luego estuvo el VM Vóley, luego Rivadavia, empezó a crecer Ameghino, se dio todo lo que vivió el Jockey, donde en una primera parte lo viví como jugador y luego como kinesiólogo. Todo eso hace que uno tenga que ir creciendo y capacitándose. Acá hay muchos kinesiólogos buenos en la ciudad y uno tiene que tratar de estar a la altura de estas cosas. Esto de Buenos Aires 2018 se dio a través de un contacto, pero esta persona tenía para elegir a un montón de profesionales y me llamó a mí. Estoy ahí, creo que me lo gané y lo quiero aprovechar.

Print Friendly, PDF & Email