Fabricio Rodríguez dio cátedra y fue uno de los más aplaudidos

En un momento del show, Fabricio se metió entre el público

El villamariense se destacó con su variedad de géneros y un ritmo formidable, acompañado de nueve coristas. Cerca de 18 mil personas disfrutaron su show

En un momento del show, Fabricio se metió entre el público
En un momento del show, Fabricio se metió entre el público

Si hay noches especiales para un artista, sin dudas que la del martes, que se transformó en miércoles por el tiempo prolongado de su música, es una de estas para el villamariense Fabricio Rodríguez.

El cantautor y armoniquista brilló más que nunca en el Festival Nacional de Doma y Folclore de Jesús María, donde la mayoría de la gente fue a ver a Abel Pintos y, sin embargo, prácticamente no lo quiso dejar ir del escenario.

El carisma de Fabricio para moverse en el escenario, sumado a la elección de sus temas, con el ritmo de un verdadero festival, más allá de su talento consagrado, fueron reconocidos en una de las noches más populares del festival en este año. Pero a ello se sumó que, esta vez, a su banda (donde se destacó también el villamariense Alexis Verde) le añadió un coro de seis mujeres y tres hombres -con director incluido- que redondeó un show formidable, “de lo mejor” de la noche, según los especialistas.

Para quienes ya disfrutaron de su música, está de más remarcar que dio cátedra con su armónica, aunque Fabricio demostró que cada vez atrapa más con su propuesta.

Poco antes de la medianoche, con una camisa negra con lunares blancos, Rodríguez subió al escenario Martín Fierro justo cuando la gente ganó el campo de la doma para estar más cerca de los artistas.

A esa altura, se visualizaban 18 mil espectadores. Y el villamariense expresó un verdadero abanico de géneros que desglosó magníficamente. Zambas, chacareras, canciones, tango y, como buen cordobés, versionó una canción de cuarteto: “Amor clasificado”, del recordado Rodrigo. Y allí llegó el verdadero punto de ebullición de la noche, a tal punto que la gente no quiso despedirlo, le pidió más y el villamariense volvió para coronar su actuación.

Todas sus canciones fueron “Chacarera del violín”, “Un día a la vez”, “Para los ojos más bellos”, “Allí donde fui feliz”, “Zamba para decir más”, “Quiero ser tu sombra”, “La cumparsita”, “Carnaval en La Rioja”, “Amor clasificado” y “Sólo le pido a Dios”.

 

“Feliz”

La energía que Fabricio plasmó en el escenario era más serena en la previa, cuando habló con la prensa.

“Feliz de estar nuevamente en este festival que me ha dado una consagración, una revelación y que año tras año me da un espacio tan importante”, expresó a Cadena 3. Y anticipó, antes de salir a escena, que era “un show especial para este festival” y que esperaba que la gente lo disfrutara.

En cuanto al homenaje a León Gieco -con quien empezó a hacerse conocido a nivel nacional- con su versión de “Sólo le pido a Dios”, Rodríguez remarcó su permanente gusto por distintos géneros, como el propio León supo acunar en su carrera.

“Uno cuando es joven se anima a determinados géneros, pero toda mi vida escuché a Larralde, a Argentino Luna, a Los Fronterizos”, recordó.

“Hoy me toca estar más cerca del folclore, música a la que amo”, añadió.

Por otra parte, el villamariense destacó que “el público de Abel (Pintos) es muy cariñoso, me pone feliz compartir la noche con un amigo como él”, cerró.

 

Siempre Abel

El cantautor bahiense Abel Pintos le dio un cierre brillante a la séptima noche del festival, que está transitando su 51ra. edición en el Anfiteatro Municipal José Hernández.

Con entradas agotadas desde hace varios días, se esperaba un concierto lleno de fanáticos y con un clima festivo único. Y el cantante no falló, porque desde su subida al escenario, pasada la 1 de la mañana, hizo delirar a los 18 mil espectadores que se dieron cita en el recinto.

Fue un show cargado con sus más destacados y conocidos éxitos, que inició con “Un rayo de luz” y “Siempre aquí te espero” para que los corazones de los presentes suban las pulsaciones desde el inicio mismo del recital.

Después llegaron, entre otros, “Sueño dorado”, “La llave”, “No me olvides”, “Déjà vu”, “Te extraño”, “A-Dios” y “Motivos”, poniendo el lado más folclórico con “Taky Ongoy”, “Vieja soledad”, “Para cantar he nacido” y “Ojos de cielo”.

Así, paseando lo mejor de su repertorio se fue completando la noche, que tuvo televisación en vivo de Canal 10 de Córdoba y la TV Pública hasta las 3 de la mañana, con una aprobación unánime del público que ovacionó cada tema y cada palabra que brindó el músico, quien volverá esta año al Festival de Peñas de Villa María.

Antes de Abel, además de Fabricio Rodríguez, pasaron por el escenario Martín Fierro el grupo Fran Salido, La Copla, Cielo Tierra, Los Duarte, Rey Manda y Destino San Javier.

Print Friendly, PDF & Email