Fue condenado por robo simple y daños, pero recobró la libertad

Darío Sebastián González espera el inicio del juicio abreviado

Le impusieron una pena de siete meses de prisión, pero ya lleva más de tiempo de detención

Darío Sebastián González espera el inicio del juicio abreviado
Darío Sebastián González espera el inicio del juicio abreviado

Un trabajador de la construcción de Villa María fue condenado a siete meses de prisión, con declaratoria de reincidencia, pero recobró inmediatamente la libertad, en el marco del juicio abreviado que se realizó durante la mañana de ayer en la sala de audiencias de los Tribunales de Villa María.

La sentencia recayó sobre Darío Sebastián González, de 30 años, padre de dos hijos, quien padece adicción a las drogas y al alcohol.

González, quien fue reconocido por su buen oficio en trabajos con Durlock, plomería y albañilería, llegó a juicio acusado como autor de “robo simple” y “daños”, hechos que se corroboraron.

La puesta en libertad del reo responde a la prisión que sufrió desde el momento en que fue detenido, tiempo que ayer alcanzó los siete meses y cuatro días, toda vez que estuvo privado de la libertad desde octubre del año pasado.

 

Los hechos

González, quien ya estuvo dos veces en la cárcel local, fue observado por una comisión policial cuando, en 2015, tras haber consumido estupefacientes, rompió el vidrio de una puerta y se apoderó de una pala y una cuchara de albañil.

Ante la presencia de los uniformados, el hombre ayer condenado arremetió a golpes contra un auto, pero finalmente fue detenido por los integrantes de la Patrulla Preventiva.

Días después, sin embargo, nuevamente fue apresado por policías en Santa Fe e Independencia, en barrio Ameghino, quienes observaron a González en el preciso momento que empujaba una moto que, poco antes, había sustraído de un complejo edilicio.

Desde entonces esperó el juicio, que finalmente se realizó ayer y que si bien le deparó una nueva condena a prisión, se dispuso inmediatamente su libertad por el tiempo que pasó detenido.

El juicio fue presidido por Silvia Savslasky de Camandone, en tanto que Francisco Márquez actuó como fiscal, mientras que la secretaría estuvo a cargo de Guillermo Picco y una abogada de la ciudad de Córdoba cumplió funciones como defensora.

Print Friendly, PDF & Email