Gill dijo que no hace falta la declaración de emergencia para actuar con políticas

El intendente demandó justicia para Tamara y sostuvo que estos casos se dan en todo el país

Se le preguntó su visión sobre el hecho de que de cinco femicidios ocurridos en la provincia en lo que va del año, tres se dieron en la ciudad

El intendente demandó justicia para Tamara y sostuvo que estos casos se dan en todo el país

El intendente Martín Gill consideró que “no hace falta” la declaración de emergencia en violencia de género para poner en marcha políticas en la materia, aunque la avaló, al mismo tiempo en que interpretó que el hecho de que hayan ocurrido en Villa María tres de los cinco femicidios registrados en lo que va del año en la provincia no pone en tela de juicio al Estado local.

El mandatario fue abordado ayer por la prensa a la salida de la Usina Cultural de la Universidad Nacional de Villa María, y en la ocasión fue consultado sobre la declaración de emergencia en el tema, lo que se dio el jueves en el Concejo Deliberante.

En este contexto, lo primero que hizo Gill fue condenar de manera “absoluta” el femicidio de Tamara Córdoba, quien fue encontrada muerta el martes en Villa Nueva.

Sostuvo que esto “forma parte de una realidad” que se da “tanto en el ámbito nacional, provincial, en todas las localidades sin distinguir tamaño”, advirtiendo que “el espacio que debería ser para proteger a alguien, como es el ámbito familiar, se transforma muchas veces en un espacio de violencia y de violencia llevado a un extremo”.

Sobre la declaración legislativa, apuntó que es un tema que “ya venía presente en el Concejo hace mucho tiempo”, en referencia a que era demandado al menos desde 2012 por organizaciones sociales, y en este marco afirmó que “no hace falta la declaración para poder avanzar en políticas en la materia”. No obstante, dijo creer que esta medida “pone en sintonía a los distintos actores del sector público, privado y a los distintos poderes dentro del Estado en descubrir el elemento prioritario de generar medidas que se puedan dar para prevenir, impulsar acciones para rehabilitar y en asistir” y analizó que “evidentemente estamos hablando de un elemento que tiene una causa social”.

Acto seguido, enunció diversas políticas de Estado que lleva adelante en la ciudad, a las que ubicó como elementos de prevención.

Por ejemplo, “lo de abrir 50 jardines maternales en todos los barrios es una enorme prevención, porque si hay una herramienta que cambia la vida de la gente es la educación, educación en valores, en trabajar en la promoción de deportes, en la promoción de la actividad cultural”.

Dijo que en lo que es asistencia a la mujer, “hemos impulsado el primer centro de atención como es el refugio” y apuntó que existe “un centro de asistencia a la víctima que hemos fortalecido de cara a la mirada de la mujer”.

En este cuadro, dijo que el Gobierno que encabeza implementó “una guardia permanente de 24 horas para atender situaciones de este tipo” y aseguró que se ha intervenido “en más de 150 casos desde el momento en que se puso en marcha” la misma.

Asimismo, citó a los programas concretados desde la Secretaría de la Salud para la promoción y protección de la mujer y la apuesta a la economía social con “instancias de empoderamiento de la mujer” desde la salida de trabajo. Y recordó que la Provincia llevará adelante la Casa de la Mujer en las instalaciones de calle Mendoza donde funcionó el Hospital Regional Pasteur.

“Lo importante es trabajar sobre las causas y eso implica más inclusión, mayores oportunidades, la educación como bien universal y tener una mirada atenta en el territorio”, describió y aseguró que “si algo nos ha quitado el sueño desde el día que asumimos fueron esos objetivos y los vamos a profundizar”.

“Frente a una muerte que clama justicia no podemos constituirla en un estudio de objeto y debate”, opinó y añadió que hay trabajar en conjunto con las iglesias, centros vecinales, clubes y organizaciones que trabajan en defensa de derechos de la mujer.

“La cuestión es urgente y requiere de todos. Tenemos que actuar con mucha prudencia para no actuar con acciones que puedan generar medidas incluso de difusión de acciones de violencia como sucede en otras dimensiones como son las adicciones o el suicidio”, advirtió.

Y luego acotó que “el municipio avala y recepta” la declaración de emergencia “en cuanto a reconocimiento de una situación compleja que va a exigir de parte nuestra todos los esfuerzos y articular con todos los sectores”.

-El hecho de que en la ciudad se hayan producido tres de los cinco femicidios ocurridos en lo que va del año en la provincia, ¿pone en tela de juicio al Poder Judicial local o al Ejecutivo local?

-Yo creo que no, hay realidades, habría que analizar cada una de las situaciones, hay que ver muchas realidades que no terminan denunciadas tampoco y que son situaciones de violencia.

Los indicadores son una muestra, frente a los mismos tenemos que estar atentos, quizás no reflejan necesariamente una cuestión porque cada una de estas situaciones que se han planteado responden a motivaciones diferentes, todas en el contexto familiar.

Muestran una degradación social que estamos teniendo como sociedad, en el país, en la provincia, en todas las localidades. Lo primero que uno tiene que hacer es reconocer el problema, y lo reconocimos desde el primer instante.

-Algunas mujeres integrantes de organizaciones han señalado que el refugio de calle Carlos Pellegrini no funciona.

-Son mentiras. No lo usamos como pantalla de difusión, funciona desde el mismo momento en que se puso en marcha y ha recibido a mamás y mamás con hijos en distintos momentos. Tenemos que preservar las identidades.

Hay un ordenamiento judicial que es el que actúa, o el Ejecutivo desde el centro de atención a la víctima, pero la referencia es el Poder Judicial.

Print Friendly, PDF & Email