Gustavo Nicola: “Bañarse en sectores permitidos y consultar al guardavidas”

Recomiendan tener precaución a la hora de meterse en el Ctalamochita

El jefe de Bomberos Gustavo Nicola explica la situación actual del río y cuáles son los cuidados que hay que tener 

Recomiendan tener precaución a la hora de meterse en el Ctalamochita
Recomiendan tener precaución a la hora de meterse en el Ctalamochita

Las aguas del río Ctalamochita bajan turbias y torrentosas, como no lo hacían desde bastante tiempo, y eso supone una complicación para quienes estaban acostumbrados a bañarse en ellas verano tras verano.

Hay que extremar los cuidados: “Bañarse en sectores permitidos y consultar al guardavidas”, señala el jefe del Cuartel local de Bomberos Voluntarios, Gustavo Nicola.

Gustavo Nicola
Gustavo Nicola

“El río volvió a ser lo que era hace varios años atrás; desde las inundaciones, retomó su viejo aspecto. Más profundo y torrentoso que hace, supongamos, cinco o seis años. Hay que ser cautelosos, porque además de la profundidad y la correntada, no sabemos qué puede haber en el fondo. Ramas, troncos, cosas que trae el agua”, explica el servidor público.

 

Más del doble

Según lo manifestado por Nicola, luego que se pusieran a funcionar dos válvulas reguladoras para mantener bajo control las crecidas, el flujo de agua que trae el cauce aumentó más del doble de lo que traía en años anteriores, cuando el paisaje mostraba playas e islas.

“Hace unos años, pasaban 30 metros cúbicos de agua por segundo, ahora, pasan 70 metros cúbicos por segundo. Eso cambia considerablemente las cosas. Al haber más del doble de volumen, hay más del doble de fuerza en la correntada y el agua erosiona el doble la costa y el lecho, por lo tanto, el cambio que sufrió el río es muy significativo. Las orillas están socavadas, el agua se lleva la arena del fondo y mucha costa se desbarrancó. Y eso es peligroso para quienes no lo conocen. Hay que extremar las medidas de seguridad. No digo, no bañarse, pero ser respetuosos con el río, no subestimarlo. Y hay que bañarse en los horarios permitidos, de 13 a 19, cuando hay más de 15 guardavidas al servicio de los veraneantes”, dice el jefe de Bomberos.

Sobre todo, es importante que los visitantes que vienen de otras localidades de la región o de otras provincias, ahora que se lleva a cabo el Mundialito, en el que participan más de 3.500 niños o cuando comiencen a llegar los turistas que asisten al Festival de Peñas, tengan en cuenta los consejos de profesionales capacitados.

Otro elemento que influye mucho son las lluvias que, como consecuencia del cambio climático, son cada vez más frecuentes en las sierras y eso hace, naturalmente, que cambie el flujo de agua que trae el Ctalamochita. Y a la vez, al llover más, los campos filtran menos y las napas suben. Si bien, no es un dato muy significativo, también contribuye a que el caudal del río sea mayor.

Por su parte, uno de los guardavidas que desempeña sus funciones en el barrio Santa Ana, en la bajada del Cristo Redentor, afirma que “mucha gente no respeta mucho nuestras indicaciones; subestiman al río y se piensan que por que saben nadar tienen todo bajo control. Sobre todo, los chicos. El río cambia todos los días y hay que respetarlo para prevenir desgracias”.

Print Friendly, PDF & Email