La especulación frenó el mercado inmobiliario

La venta de terrenos e inmuebles se vio prácticamente suspendida porque los propietarios prefieren esperar a ver qué sucede con el dólar tras la asunción del nuevo Gobierno nacional. La demanda de los inversores en búsqueda de cerrar un negocio tras el balotaje fue grande

P4-F1
En un escenario tan desacelerado en cuanto a ventas, algunos ven con buenos ojos el desembarco de nuevos estudiantes buscando alquilar en esta época
P5-F2
Los terrenos son muy apuntados para aquellos que intentan cerrar operaciones antes de que asuma el nuevo Gobierno

El que tenía un colchón de dinero quiere invertirlo urgente, pero el que tiene un inmueble o terreno a la venta prefiere esperar. Así está el panorama inmobiliario actualmente, con la especulación como factor común luego de que se conocieran los resultados del balotaje.

Se han frenado las operaciones y desde las inmobiliarias aseguran que, por lo menos, hasta marzo no se va a estabilizar la situación, cuando se conozca un poco más fehacientemente, sobre todo, qué es lo que sucederá con el dólar en el Gobierno de Mauricio Macri.

“Por ahora está bastante frenado. Todo el mundo está esperando ‘a ver que pasa’, eso es lo que dicen todos”, graficó Alejandra Manelli, de Inmobiliaria Invernizzi, quien explicó que “en la mayoría de los casos nadie quiere vender, porque no sabe qué pedir, no sabe cuánto valen las cosas y tienen miedo de que si venden, no puedan comprar después”.

A su vez, indicó que el miedo generalizado es “que si vende ahora, el mes siguiente puede darse con que podría haber pedido mucho más”, pero consideró que “esto en realidad viene frenado desde hace tiempo y hubo otros momentos también en el que la gente no sabía qué hacer”.

En ese orden se manifestó Dante, de Fénix Inmobiliaria, que resaltó que “la cosa ya venía bastante frenada por el tema de que el que vende necesita calzar la plata enseguida o comprar otra cosa, entonces, nadie se anima a vender o comprar, un poco el miedo al cambio de valores que puede haber”.

Específicamente en estos días poselecciones, “el que tiene un peso trata de colocarlo en algún lado, hubo demanda, mucha gente consultando, pidiendo precios, queriendo comprar”, pero “no hay quien se anime a vender, hasta ver qué pasa, porque tienen miedo de quedarse cortos en el precio y perder plata”, contó.

Según Dante, “en estos momentos no compra el que le hace falta, sino el que puede, sólo a modo de inversión”. Es decir, son muchos los que intentan concretar una venta especulando con que eso se valorice en poco tiempo y obtener un margen de ganancia.

Todos coincidieron en que los meses fuertes en ventas son de agosto a diciembre, y que enero y febrero suelen ser los más moderados, pero el inmobiliario se animó a mirar hacia más adelante e imaginó cómo impactaría este Gobierno en el mercado: “Para mí debería ser beneficioso si hay trasparencia y no hay un doble dólar como viene pasando, y también si llega a haber disponibilidad de dólar, cómo era normalmente, que era más cómodo y fácil. Creo que si se normaliza todo debería ser para bien, pero imagino que no va a ser rápido”.

Algo similar anheló Manelli, al manifestar que “esto podría revertirse, al menos ésa es la esperanza, cuando asuma el nuevo Gobierno”.

Enzo Salera, de Ca-Sa Inmobiliaria, contó que los días previos al balotaje “la gente generó mucho movimiento para concretar negocios”, pero se dieron con los que “no querían cerrar para esperar a ver cuáles van a ser las nuevas reglas de juego con el nuevo Gobierno”.

De todas formas, aclaró que “las propiedades fueron aumentando cuando el dólar no aumentaba, o sea que la variación, imagino, tampoco va a ser una cosa de loco”, y subrayó que quienes se animaron a cerrar una venta, fue para inmediatamente adquirir otra propiedad. O, como indicó Rubén Fraire, de la inmobiliaria que lleva su apellido, “hubo quienes vendieron, pero lo hacen con alguna financiación atada al incremento de la bolsa de cemento, que va más o menos con el aumento del dólar”.

“Pienso que hasta marzo va a estar así de tranquilo. Pero tenemos optimismo de que se pongan reglas claras para que la gente pueda concretar los negocios inmobiliarios con más tranquilidad”, auguró Salera, quien de todas formas se mostró algo tranquilo porque “ahora comienzan las consultas de los nuevos estudiantes que van a venir a la ciudad y eso genera movimiento en los alquileres”.

Otro panorama futuro que estimó Fraire tiene que ver con que “hay gente que invierte todo el año y en una de ésas, si liberan las retenciones en el campo, quién te dice que salen a invertir”.

 

Siempre hay excepciones

Si bien la mayoría de los consultados coincidió sobre la desaceleración en el mercado inmobiliario, para Julio Villarreal, de Raíz Inmobiliaria, la cuestión no se sintió demasiado.

“Acá por suerte se sigue moviendo”, relató e identificó dos escenarios: “La gente que tiene unos pesos y sale a comprar al mercado y a su vez se mete en cuotas, ya que se sabe por todos los medios que va a haber una devaluación, entonces es totalmente conveniente sacar en 24 cuotas fijas; y el otro mercado, que está especulando y esperando con un colchón de dólares para salir luego al mercado”.

Fue justamente la posibilidad de comprar en 24 cuotas lo que mantuvo el nivel de ventas. “No he tenido frenos, ni de particular ni de constructoras”, confió, aunque observó que “es muy reciente todo esto de las políticas presidenciales nuevas, pero ya sabiendo que van a devaluar así mismo no he recibido frenos”.

Aquellos que pudieron comprar en cuotas, eligieron principalmente comprar terrenos y departamentos en preventa, según señaló el también titular del Colegio de Inmobiliarios en la ciudad.

Finalmente, Villarreal comparó que “con respecto al año pasado, en octubre y noviembre que siempre han sido meses fuertes, el balance nos da muy similar a la fecha”.

 

Julio Villarreal
Julio Villarreal

La gente que tiene unos pesos sale a comprar al mercado, se mete en cuotas, ya que se sabe por todos los medios que va a haber una devaluacion, entonces, es totalmente conveniente sacar en 24 cuotas fijas. Tambien esta quien especula y espera con un colchon de dolares para salir luego al mercado”.

Julio Villarreal, de Raíz Inmobiliaria

Print Friendly, PDF & Email