La memoria para acunar un sueño de dignidad

P15-f1 (Suple lechero)La celebración del Día del Trabajador de la Industria Láctea también compromete al homenaje y el recuerdo de aquellos luchadores que ofrendaron su vida por un país mejor.

El 10 de septiembre, entonces, también es tiempo de la memoria. Es una jornada especial para revivir los sueños de los dirigentes que fueron masacrados por la dictadura cívico-militar por el solo hecho de construir la inclusión social, la independencia económica y la soberanía política.

Seguramente hoy, en el monolito erigido frente a la entrada de la planta de SanCor CUL, situada en barrio Ampliación Palmar en Camino a Monte Cristo, en la periferia de la ciudad de Córdoba, volverán a juntarse familiares, allegados y trabajadores para homenajear a los seis dirigentes gremiales de Atilra detenidos-desaparecidos, que fueron llevados al centro clandestino de La Perla, lugar al que fueron llevados más de dos mil luchadores.

La totalidad de los cruentos episodios, que hirieron profundamente la dignidad humana, ocurrieron entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de julio el mismo año. Es decir, en sólo 109 días, fueron desaparecidos seis trabajadores lecheros por pensar y desear un país con mayor igualdad y justicia.

El homenaje, a través de la memoria, abraza a los siguientes secuestrados-desaparecidos: Raúl Antonio Cassol, de 24 años, que fue llevado a La Perla seis días después del golpe de Estado (24 de marzo); Claudio Norberto Nardini, de quien nada se sabe desde el 23 de abril de 1976; Juan Carlos Galván y Pedro Antonio Juárez, este último secretario general de la Seccional Córdoba de Atilra, ambos desaparecidos el 15 de junio del año antes mencionado; Oscar José Dominici, miembro de la comisión interna del gremio secuestrado el 1 de julio de 1976 y 10 días después padeció el mismo acto criminal Pablo Daniel Ortman.

 

Print Friendly, PDF & Email