La napa por las calles

Una imagen más que elocuente distribuida a los medios por la propia Municipalidad
Una imagen más que elocuente distribuida a los medios por la propia Municipalidad
Una imagen más que elocuente distribuida a los medios por la propia Municipalidad

El agua brota por las grietas de la carpeta asfáltica, incluso de las veredas, y corre por el cordón cuneta. Esta situación se refleja en varios sectores de Corral de Bustos.

El pavimento mojado permanentemente en distintos puntos de la ciudad se transformó en parte de una imagen cotidiana que no llama la atención, pero que deja en evidencia un grave problema que ya en el año 2009 comenzó a ser señalado como una «emergencia hídrica».

La situación se repite aun cuando no llueve, lo que es una muestra clara de que el agua de napas freáticas está al ras de la superficie. Incluso en veredas sin mosaicos se aprecia el brote de agua desde la tierra.

Además, esta situación trae aparejado otro problema: cuando se registran lluvias intensas y de gran caudal, la tierra no tiene capacidad de absorción y la única manera de que escurra es a través de los desagües pluviales hacia los canales rurales, los cuales también presentan una gran cantidad de afluentes.

Las consecuencias de esta situación son napas que afloran en patios y calles de zonas urbanas o inmuebles que ceden porque el suelo tiene más barro que tierra, calles que se hunden y pozos ciegos que se abren.

Desde la Municipalidad de Corral de Bustos-Ifflinger se recordó a los vecinos revisar los sumideros en cada domicilio, no sacar residuos fuera de los horarios establecidos para ello ni depositarlos en la vía pública, no obstaculizar bocas de tormenta o arrojar residuos en los canales pluviales y evitar circular en vehículos cuando las calles se encuentran anegadas.

Print Friendly, PDF & Email