La opresión según Lorca

La obra a cargo del Elenco de Teatro Independiente se repone el próximo sábado a las 22
La obra a cargo del Elenco de Teatro Independiente se repone el próximo sábado a las 22
La obra a cargo del Elenco de Teatro Independiente se repone el próximo sábado a las 22

Abordar un texto clásico y reconocido implica más de un desafío a la hora de componer con cierta rigurosidad el espacio-tiempo que propone la obra, además de aggiornar cuestiones relacionadas con giros idiomáticos y modalidades actitudinales de los personajes.

De esa empresa ha salido airosa la versión de “La casa de Bernarda Alba” que ofrece el Elenco de Teatro Independiente, dirigido por Walter Stäuble, en el Club Sarmiento. Aunque se repara el hecho de contar en escena con un mix de actrices más experimentadas que otras, vale la intención de abordar la densidad dramatúrgica de Lorca logrando mantener la tensión necesaria durante toda la pieza y resolver de buenas maneras el fatídico y conmocionante final.

Están bien representados los tópicos que orbitan sobre tablas, como el ejercicio del poder opresivo de Bernarda, la división tajante del mundo de los hombres y de las mujeres, el rasgo de estatus en las clases pudientes promovido por el dinero acumulado por cada una de las hijas y el simbolismo cromático principal que contrasta entre el luto de muerte y la blancura de la esperanza de escape.

El personaje “fuera de campo”, Pepe el Romano, el cual nunca aparece, es el depositario de las luchas intestinas entre las hermanas como muleto de salvación, el anhelo de libertad. En materia de actuaciones, Eliana Rojas adopta poco a poco a una Bernarda cada vez más endurecida en su rol dictatorial. Las hijas reparten sus destellos durante la pieza, entre las que se destacan Laura Gómez (Adela, la amante de Pepe), Mariana Britos (Angustias, la prometida de Pepe), Paula Tissera (Amelia) y una precisa Tamara Pardo (Martirio). Gabriela García modela a La Poncia (nombre que a efectos lorquianos remite a Poncio Pilatos), con soltura y cierta condescendencia hacia Bernarda. El elenco se completa con María de los Angeles Gabutti, Mariana Beatriz Ponce, Gabriela Bonoficio, Carolina Rocca Bracaglia (suplente) y Graciela Della Rossa, quien regala una exquisita interpretación de María Josefa, la abuela díscola.

Se valora tanto el trabajo de iluminación, la música incidental y vestuario acorde aunque se pone en observación algunos puntos escenográficos, como los ventanales, cruciales para el desarrollo de la pieza.      

J. R. S.

Print Friendly, PDF & Email