La Uni venció a Alumni y da pelea

Combativo. Tottis pelea la pelota entre Rojas y Pochettino. El partido fue muy trabado, pero Universitario aprovechó sus momentos

Escribe Beto Arce

Con goles de Acosta y Barbuio (para aplaudir), el equipo de Bernadó acortó distancias y se ilusiona. No había más que ganar y cumplió. Partido malo en el Fortín que sirvió para encender el campeonato de expectativas para todos

Combativo. Tottis pelea la pelota entre Rojas y Pochettino. El partido fue muy trabado, pero Universitario aprovechó sus momentos
Combativo. Tottis pelea la pelota entre Rojas y Pochettino. El partido fue muy trabado, pero Universitario aprovechó sus momentos

Universitario se jugaba muchísimo en este encuentro y afortunadamente para sus aspiraciones ganó el partido que debía ganar. El elenco de Joselito Bernadó llegaba con una desventaja de cinco puntos ante Alumni y necesitaba acortar la distancia, teniendo en cuenta que era el escolta de Argentino.

Mucho viento, demasiadas imprecisiones, un campo de juego que no acompañó, la pelota viajando mucho por el aire. El trámite del encuentro se presentaba difícil, con pocas oportunidades, pero sabiendo que el acierto era fundamental para cerrar el juego. Las ocasiones de gol faltaron y hasta el tramo final del segundo tiempo, ambos equipos ofrecieron un pobre espectáculo.

A la caza de un gol, Universitario mostraba a través de algunas situaciones desesperadas las obligaciones que tenía. Pero en líneas generales fue el que más buscó y tuvo su premio en la segunda parte. Es cierto que el partido se abrió con la temprana expulsión de Agüero en el complemento y allí Universitario dispuso de la tenencia de la pelota y los tiempos para gestar el juego que había faltado hasta ese entonces.

Hasta que la historia estaba en igualdad de condiciones y sin ventaja numérica, Alumni había planteado un esquema (con mucha juventud, aunque estos ya tienen su roce en otra categoría) que intentaba perforar a una defensa académica que siempre se mostró segura. Los avances de Pochettino desnivelaban y generaban cierto peligro, pero después debió retrasarse a cubrir el hueco, ya no pudo lastimar y la “U” respiró. Fonseca jugó muy lejos del arco, Funes no desequilibró, Peñaloza siempre a disposición con mucha entrega, pero sin conexión con el juego ofensivo.

La Uni encontró la pelota en Fernández por algunos minutos, la tranquilidad de reposar sin problemas en Grosso y Tottis, custodiados por Antonino; Barbuio expectante y Acosta igual.

En el PT un tiro libre de Pochettino (6’) que Mellano mandó bien de costado, a los 15’ un tiro libre envenenado de Fernández fue bien resuelto por Acotto, a los 18’ un gran remate de Peñaloza desde afuera que Mellano envió al córner, y a los 38’ se fue expulsado el DT de Alumni, Marcelo Santoni, por decirle en tono medio bajo al árbitro “sos un desastre” (el juez lo escuchó y le enseñó la salida).

En el complemento a Universitario se le simplificaron los problemas, porque el cero parecía conducir a ambos hasta el final, pero se mencionó anteriormente un hombre de menos que fue decisivo para modificar el resultado actual. A los 8’ un remate desviado de Fernández tras dos gambetas consecutivas, a los 11’ doble amarilla para Agüero tras una falta a Tottis (roja para el defensor de Alumni), sobre los 12’ Barbuio desperdició un mano a mano que tapó Acotto luego de dos grandes “paredes”, a los 20’ media vuelta de Fernández por arriba tras una buena asistencia de Antonino, a los 23’ Barbuio remató casi desde el suelo y la pelota impactó en el pecho del “1”. Hasta que a los 24’ llegaría la apertura del marcador: Acosta por derecha jugó con Tottis que devolvió en profundidad y para dejarlo de cara al gol y el volante no desaprovechó castigando fuerte por lo bajo (1-0).

Sobre los 32’ Antonino metió un buen remate desde afuera del área que pasó cerca y a los 42’ Barbuio fue autor de una genialidad distintiva para cerrar el encuentro. Recibió una pelota aérea y la “mató” con muchísima calidad, enfrentó a Rojas y lo desparramó con una gambeta, luego definió cruzado para establecer cifras definitivas en un partido que encontró a Universitario como justo ganador, más allá de las obligaciones que tenía antes de iniciar el rodeo.

 

El árbitro

Marcos Romera

No tuvo dificultades para llevar adelante un encuentro que pintaba para “caliente”. Resolvió acertadamente en la expulsión de Agüero por doble amarilla y pese a algunos fallos cuestionados por ambos bandos, dirigió bien. Un dato: Santoni le dijo “sos un desastre” y lo echó.

 

La figura

Matías Barbuio

Jugó un buen encuentro. Estuvo durante mucho tiempo jugando lejos del arco y de espalda. El hombre de más abrió los espacios y aquí pudo marcar diferencia. Fue autor de un golazo en el que combinó técnica, destreza y precisión. Acosta (autor del otro gol) también tuvo una buena actuación.

Print Friendly, PDF & Email