Lealtad al peronismo, lealtad a la democracia

lealtad-1Cada 17 de octubre, fecha en que renovamos nuestra vocación transformadora y revolucionaria nos surgen un sinfín de palabras para reflexionar sobre aquellos derechos conquistados por sectores populares, que fueron detrás de sueños compartidos con sentimiento transformador, clamando por justicia e igualdad de derechos que cambiaron la historia de millones de argentinos.

Entendemos que comenzar por una correcta caracterización del país allá a mediados de los años 40, constituye un elemento central para poder interpretar la irrupción del peronismo en la escena nacional y la adhesión de las masas obreras que dio origen a este movimiento social y revolucionario conducido por Juan Perón.

La Argentina anterior al año 1943 era un país semicolonial, dependiente del imperio británico. Nuestra economía estaba íntimamente ligada a las alternativas de las grandes potencias de la época, quienes ejercían de esta manera el control de nuestra economía y de la toma de las decisiones políticas en el país.

lealtad-2Esta situación, como crisis de dependencia de la Argentina frente a las naciones industrializadas, puso de manifiesto, además, un sentimiento de indignación y humillación en amplias capas sociales ante los manejos que los círculos terratenientes hacían del aparato estatal en beneficio propio y de sus socios, el capital extranjero. Esta realidad, que no era exclusiva del país, trajo aparejado, como sostiene Jorge Abelardo Ramos, “un terremoto histórico que cambió la faz del planeta.

En ese año (1945) las grandes masas de los países coloniales bajaron a la arena”, iniciando un “ciclo de levantamientos nacionales revolucionarios que luchan por su autodeterminación”. He aquí las circunstancias profundas que condujeron al 17 de octubre del 45.

En aquella gesta, junto al grito de “liberen a Perón”, recorrió entre los obreros la consigna forjista: “La restauración Argentina sólo podrá cumplirse sobre la base de la soberanía popular, la emancipación económica y el imperio de la justicia social”.

Consigna que se transformaría en los pilares ideológicos y doctrinarios a partir de los cuales el peronismo puso al Estado al servicio del pueblo, nacionalizó los recursos económicos estratégicos e instituyó la justicia social a partir de la distribución equitativa de la riqueza que generaban los argentinos. Así, aquel primer peronismo dejó sentadas las bases reales de la independencia nacional, con directa repercusión sobre el bienestar general del país.

Este, su mayor acierto, fue el motivo central de su derrocamiento y del odio que concitó en la “oligarquía” de antaño, el mismo odio que hoy puso de moda el término “grieta”, plasmada en una moderna “oligarquía” conformada por una cantidad de actores sociales que son incapaces de pensar en un país justo con oportunidades para todos, sino que por el contrario, planean y trabajan por una Argentina inequitativa, con privilegios para algunos pocos y postergaciones para muchos.

Alguna vez, alguien dijo que sólo el ser humano es capaz de tropezar otra vez con la misma piedra, y es así, asistimos a un momento en el que podemos observar y sentir en carne propia el avance de fuerzas antinacionales y antipopulares como lo hicieron en el pasado, los mismos que alguna vez decidieron bombardear la Plaza de Mayo, los mismos que endeudaron inescrupulosamente el país, los que ponen en jaque las fuentes de trabajo y aumentan considerablemente los guarismos de pobreza, los que intentan borrar del inconsciente colectivo todas las acciones inclusivas y justas llevadas a cabo por un gobierno peronista, victimizándose y denunciando hipócritamente haber recibido una terrible herencia.

Las prácticas son las mismas, en la forma y en el fondo, que las implementadas con el golpe de Estado de 1955. Estrategias que manifiestamente buscan derrotar toda conquista popular y borrar todo intento de restaurar derechos sociales, lo que nunca pudieron lograr los sectores de la derecha reaccionaria.

La rueda de la historia giró hacia atrás y hoy vivimos las mismas circunstancias previas a la gesta de 1945. Gesta que significó un genuino ejercicio de la democracia protagonizado por el pueblo argentino, entendiendo a la democracia no sólo como el acto de elegir gobernante, sino de que estos ejerzan el gobierno de acuerdo al mandato conferido por quienes los eligieron. La democracia excede el acto de votar, lo supera, lo trasciende. Por eso hoy también reivindicamos la democracia en su verdadero sentido.

A 71 años de aquella histórica movilización popular, renovamos nuestro compromiso histórico con la lealtad, la militancia, los derechos laborales y sociales que nos legara Perón y Evita, convencidos de que la mayoría de nuestro pueblo se embanderará nuevamente en un proyecto político nacional basado en la justicia social y en la unidad de todos los sectores populares argentinos.

CGT
Partido Justicialista
Regional Villa María
Circuito Villa María


Inauguran la plazoleta 17 de Octubre

El Consejo de Circuito Villa María y el Consejo Departamental del PJ convocaron al acto que se llevará a cabo esta noche a las 20, en la intersección de bulevar Alvear y avenida Perón, para inaugurar la plazoleta 17 de Octubre.

Al acto fueron invitados intendentes y autoridades de los consejos de circuito de todo el Departamento General San Martín.

 

Print Friendly, PDF & Email