«Los organismos que tenían que actuar no hicieron nada al respecto»

En abril de 2015 se realizaron distintos procedimientos en establecimientos locales (foto de archivo)

Leandro Vallejos, secretario general a nivel provincial de la UOLRA, lamentó que “luego de los allanamientos que se produjeron en los cortaderos de la región en el pasado abril, lamentablemente todo sigue igual”

En abril de 2015 se realizaron distintos procedimientos en establecimientos locales (foto de archivo)
En abril de 2015 se realizaron distintos procedimientos en establecimientos locales (foto de archivo)

En abril del año pasado se produjo una serie de allanamientos en distintos cortaderos de ladrillos de la ciudad y la región. En ellos se detectó, entre otras irregularidades, explotación laboral y trabajo infantil.

Para conocer si esa situación ha mejorado, o no, este matutino consultó al secretario general a nivel provincial de la Unión Obrera de Ladrilleros de la República Argentina (UOLRA), Leandro Vallejos, quien mostró su lamento y preocupación porque «luego de esos procedimientos, que se produjeron en distintos cortaderos de la región, lamentablemente todo sigue igual».

«Los organismos que se tiene que hacer responsables del tema, con el vaivén político que significó el año 2015, estiraron todo y no se hizo nada más al respecto», analizó.

En base a ello, aseguró que «no se llevó adelante ninguno de los operativos de control que solicitamos fueran realizados en los establecimientos del rubro».

«Sin la Policía Laboral y sin los organismo de control, no se puede hacer nada. Desde el gremio podemos hacer un relevamiento, pero si después quienes tiene que hacerlo no actúan todo queda en la nada», criticó.

Seguidamente manifestó que «en la zona de Villa María el panorama es triste porque la Municipalidad, desde la gestión de Eduardo Accastello, ha tenido que actuar en soledad para clausurar establecimientos ilegales, pero sin establecer una relocalización para esos emprendimientos».

«En la región el cierre del año para la actividad ladrillera fue malísimo porque no hay posibilidades de hacer nada. No se legisló al respecto y no se avanzó en nada», sostuvo.

También fue crítico al señalar que «solamente una denuncia avanzó, pero seguidamente los organismos que tenían que actuar no hicieron nada al respecto. Ellos tendrían que estar preocupados por los trabajadores, por la manera en la que se está desarrollando la actividad, pero no se ha avanzado en nada».

«La Municipalidad de Villa María no puede tener solamente una ordenanza en la que se prohíban los cortaderos en ciertas zonas de la ciudad. También tendría que crear una ley para regular qué cortaderos pueden ser habilitados y cuáles no cumpliendo una serie de requisitos», dijo.

A continuación, Vallejos manifestó que «espero que todo se haya pospuesto solamente por el año electoral y que con la gestión del nuevo intendente se pueda avanzar para poder tener un panorama más claro y para que los trabajadores realmente estén en la condición que corresponde».

«Todavía no tuvimos contacto con Martín Gill. Hace un mes que asumió el cargo y sabemos que por estos días la coyuntura de la ciudad está más enfocada en el armado del excelente Festival de Peñas», indicó.

Sobre el Gobierno local expresó además que «no queremos entorpecer la labor del Gobierno villamariense, pero a fin de mes iremos a la ciudad con una serie de ideas gestionadas en otros municipios que han servido para avanzar por el bien de los trabajadores».

«También intentaremos mantener reuniones con los legisladores de la región», agregó.

 

Algunos avances

Destacando algunos aspectos alentadores para el sector, Vallejos resaltó que «con la CGT hemos logrado, recayendo en mí su conducción, la creación de la Secretaría de la Economía Popular, espectro en el que queremos encasillar a los cortaderos que tienen más espíritu de microemprendimiento familiar o cooperativa de trabajo».

«Queremos que el rubro ladrillero sea igual a todos los emprendimientos, que tenga una legislación, una ordenanza y trabajadores que trabajen en las condiciones adecuadas, señaló.

Para finalizar el entrevistado esgrimió que «la actividad ladrillera tiene un convenio colectivo de trabajo, una ley laboral que la ampara y desde el área de Economía Popular estamos avanzando para brindarle protección a los trabajadores».

«A pesar del cambio político a nivel nacional, desde UOLRA no vamos a bajar los brazos. Seguiremos trabajando en nuestra lucha para lograr el bienestar de los trabajadores del sector», concluyó.

 

Print Friendly, PDF & Email