Nueva condena para el “Vasco” Unanue: la Nº 14 de su historial

Miguel Román Unanue junto a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz, a poco de comenzado el juicio en el que recibió la 14ª condena desde 1971 a la fecha. De todos modos, el “Vasco” podrá recuperar la libertad hoy o mañana

Esta vez, el multireincidente convicto villanovense fue sentenciado por un frustrado robo domiciliario. Pero por el tiempo que lleva detenido, quedó a un paso de obtener la “libertad asistida”. Tiene 63 años y pasó casi la mitad de su vida entre rejas

Miguel Román Unanue junto a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz, a poco de comenzado el juicio en el que recibió la 14ª condena desde 1971 a la fecha. De todos modos, el “Vasco” podrá recuperar la libertad hoy o mañana
Miguel Román Unanue junto a su defensora, la asesora letrada Silvina Muñoz, a poco de comenzado el juicio en el que recibió la 14ª condena desde 1971 a la fecha. De todos modos, el “Vasco” podrá recuperar la libertad hoy o mañana

La historia penal del “Vasco” Miguel Román Unanue (63) bien podría contarse en un documental; no porque se trate de un peligroso y desalmado delincuente (aunque tampoco es un simple ratero), sino porque ostenta un singular récord: es el convicto de Villa María, Villa Nueva y una amplia región del sur cordobés con mayor cantidad de condenas en su prontuario.

Ayer, en un juicio de trámite abreviado, recibió la 14ª sanción en sus 63 años de vida, casi la mitad de los cuales los pasó encerrado en la cárcel de barrio Belgrano.

De todos modos, Unanue quedó a un paso de ser liberado, ya que por la condena impuesta podrá acceder a la “libertad asistida”, un instituto legal que permite la excarcelación de los presidiarios reincidentes seis meses antes del cumplimiento total de la pena.

En efecto, el “Vasco” recibió una sanción de seis meses de cárcel luego de ser declarado autor responsable de “robo en flagrancia en grado de tentativa” y “amenazas”, con declaración de reincidencia.

 

Condena unificada

Sin embargo, dicha pena fue unificada con la anterior (dictada a mediados de 2013) en una única condena de un año y cinco meses de prisión.

Detenido desde el 27 de diciembre de 2014, Unanue lleva casi 12 meses “a la sombra”, por lo que ya está en situación legal de obtener la “asistida”. La misma fue solicitada por su defensora oficial, la asesora letrada Silvina Muñoz, por lo que será liberado en las próximas horas y podrá pasar la Nochebuena con sus familiares y amigos.

“Vamos a ver si sos capaz de pasar la Navidad en libertad”, le dijo irónicamente el fiscal Francisco Márquez sobre el final del juicio, a lo que el “Vasco” respondió con un dejo de vergüenza: “Esta vez sí, doctor… le juro que esta vez sí”.

La audiencia de debate de la víspera fue presidida por el camarista René Gandarillas y, además del fiscal Márquez y la asesora Muñoz, intervino el secretario Guillermo Picco.

 

Antecedentes

Miguel Unanue nació el 18 de noviembre de 1952. Entre mediados de 1971, cuando tenía apenas 18 años y recibió su primera condena, y julio de 2013, cuando se le impuso la penúltima, Unanue fue sancionado en 13 oportunidades.

En diciembre de 2010, en la que parecía iba a ser su 13ª condena, el número de la “yeta” terminó siendo el de la buena suerte, si es que a esta altura de los acontecimientos puede decirse que el “Vasco” sea un tipo aventurado.

Lo cierto es que en aquella ocasión Unanue fue absuelto de culpa y cargo, luego de pasar más de 400 días detenido, acusado de haber intervenido en un asalto a mano armada a una carnicería ubicada en bulevar Sarmiento y 9 de Julio.

Ocurre que en 2005 había recibió una pena de tres años y seis meses de prisión por “tentativa de robo calificado” por uso de arma, “encubrimiento”, “resistencia a la autoridad” y “lesiones leves”, pero como se trataba de su séptima declaración de reincidencia, le aplicaron de manera efectiva la accesoria legal descripta por el artículo 52 del Código Penal de la Nación, que prevé la “reclusión por tiempo indeterminado”.

De esa manera, Unanue debía cumplir 13 años y medio entre rejas. Sin embargo, el abogado villamariense Antonio Alarcos, que por entonces ejercía su Defensa, interpuso un recurso de revisión del fallo y el Tribunal Superior de Justicia declaró la inconstitucionalidad del polémico artículo 52 por primera vez en la historia judicial de la provincia.

El “Vasco” recuperó la libertad en noviembre de 2007, pero en marzo del año siguiente fue detenido otra vez, ahora por “tenencia de cocaína”. Estuvo en la cárcel ocho meses, ya que en noviembre de ese mismo 2008 la Justicia Federal lo sobreseyó y ordenó su libertad.

Volvió a ser apresado el 9 de noviembre de 2009 por un asalto a una carnicería local, hecho por el que fue absuelto 13 meses y medio después. Al ser detenido en su casa de Comercio 1539, en Villa Nueva, la Policía también le secuestró dos envoltorios con picadura de marihuana, por lo que paralelamente al proceso que se le inició por aquel robo, en el Juzgado Federal villamariense se tramitó una causa por infracción a la denominada “ley de drogas”.

A mediados de 2010, el exjuez federal Mario Garzón dictó el sobreseimiento de Unanue, pero continuó en la cárcel a la espera de ser juzgado por el asalto a la carnicería.

 

La penúltima

El 31 de julio de 2013, al sentarse por 14ª vez en el banquillo de los acusados, confesó haber perpetrado un robo domiciliario en horas de la tarde del domingo 21 de abril de ese mismo año, luego de ingresar a una vivienda ubicada en Antonio Sobral 476, propiedad de una familia de apellido Fabro.

Por ese hecho, el convicto multireincidente recibió una sanción de un año y nueve meses de prisión de cumplimiento efectivo, al cabo de un juicio abreviado en el que fue declarado autor responsable de “robo” y “violación de domicilio”.

Recuperó la libertad pocas semanas antes de volver a ser detenido, el 27 de diciembre del año pasado, luego que intentara perpetrar un atraco muy similar al de la casa de la familia Fabro: forzó la ventana de una vivienda, cuyo propietario se había ausentado, pero lo vio un vecino y llamó a la Policía, por lo que fue detenido con las manos en la masa.

 

Print Friendly, PDF & Email