Penas de cinco años de prisión para los cinco integrantes de una banda

De izquierda a derecha, el barbado letrado Antonio Alarcos y los cinco condenados: los hermanos Walter y Leonardo Giménez, Angel Ceballos (con la cabeza gacha) y los hermanos Maximiliano y Rodrigo Ceballos

Se trata de los hermanos Leonardo y Walter Giménez, los también hermanos Rodrigo y Maximiliano Ceballos, y Angel Ceballos, sin relación de parentesco con los anteriores. Todos confesaron haber asaltado a una mujer en una quinta cercana al Hotel Amerian

De izquierda a derecha, el barbado letrado Antonio Alarcos y los cinco condenados: los hermanos Walter y Leonardo Giménez, Angel Ceballos (con la cabeza gacha) y los hermanos Maximiliano y Rodrigo Ceballos

Cinco jóvenes domiciliados en barrio Botta de Villa María, dos de los cuales son oriundos de la provincia de Santa Fe, fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen local luego que confesaran su participación en un asalto cometido hace casi dos años en una quinta ubicada en las afueras de la ciudad.

Al cabo de un juicio de trámite abreviado, el camarista René Gandarillas les impuso penas de cinco años de prisión de cumplimiento efectivo a los hermanos santafesinos Leonardo (22) y Walter Giménez (20), a los también hermanos villamarienses Maximiliano David (25) y Rodrigo Emanuel Ceballos (24), y a Angel Facundo Ceballos (23), que no tiene relación de parentesco con los anteriores.

Los cinco individuos fueron declarados coautores penalmente responsables de “robo doblemente calificado” por uso de arma blanca y por uso de arma de fuego cuya operatividad no se pudo acreditar, “portación de arma de fuego de uso civil sin autorización” y “lesiones leves”.

El hecho por el que fueron condenados se produjo a las 18 del domingo 15 de marzo de 2015 en la quinta ocupada por Meris Liliana Bravi (55) y su hermano, ubicada sobre calle Francisco García sin número, detrás del Hotel Amerian y a pocos metros de la ruta nacional 158, donde se dedican al cultivo de verduras y hortalizas.

Esa tarde, la mujer se encontraba sola cuando aparecieron tres sujetos que le pidieron agua. Sin embargo, ni bien la mujer se dio vuelta, uno de los asaltantes le cubrió la cabeza con una remera y entre todos la redujeron y le colocaron un cuchillo en el cuello, para luego maniatarla.

En esas circunstancias, los ladrones le sustrajeron 17 mil pesos en efectivo, una alianza de oro, un cintillo del mismo metal, un teléfono celular, tres escopetas y varios cartuchos, para luego darse a la fuga.

Ni bien los delincuentes se alejaron, Meris se desató, corrió unos 200 metros para avisarle a su hermano lo que acababa de suceder y de inmediato avisaron a la Policía.

Momentos más tarde, en el marco de un “operativo cerrojo” que abarcó los barrios Carlos Pellegrini, Felipe Botta y San Nicolás, aledaños al escenario del robo, efectivos de la Patrulla Preventiva detuvieron a siete sospechosos, cinco de los cuales quedaron procesados en la causa, y recuperaron parte del dinero (unos 4.000 pesos) y el resto de los objetos robados.

Además del juez Gandarillas, participaron de la audiencia de debate el fiscal Francisco Márquez, la asesora letrada Silvina Muñoz (defendió a los santafesinos Giménez) y los abogados Antonio Alarcos y Alexis Andrada (fueron codefensores de Rodrigo y Maximiliano Ceballos) y Jorge Bustos (asistió legalmente a Angel Ceballos).

Como los cinco jóvenes son convictos primarios, podrán solicitar la “libertad condicional” cuando completen las dos terceras partes de la condena impuesta (es decir, tres años y cuatro meses), por lo que podrían dejar la cárcel a mediados de julio de 2018 si observan buena conducta y aprueban la pericia psicológica.

Print Friendly, PDF & Email