Por sus trayectorias fueron premiados con oro y plata en el Teatro Libertador

Los homenajeados durante el acto realizado en el Teatro Libertador de la capital provincial
Los homenajeados durante el acto realizado en el Teatro Libertador de la capital provincial
Los homenajeados durante el acto realizado en el Teatro Libertador de la capital provincial

La ceremonia se cumplió en un clima de camaradería con la presencia de autoridades del Consejo, la Caja, profesionales y familiares

Con el tradicional acto en el Teatro Libertador, las autoridades del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba y de la Caja de Previsión Social celebraron junto a los profesionales que cumplieron sus Bodas de Oro y de Plata este año.

José Simonella, titular del CPCE, enfatizó el trabajo permanente de la institución para acompañar a los profesionales diariamente, ofreciéndoles más y mejores servicios y estando cada vez más cerca.

En ese contexto, subrayó la importancia de la piedra fundamental que el viernes se colocará para el inicio de las obras en la nueva sede del Consejo en la zona noroeste de la ciudad, que ya atiende a los profesionales.

«Es una comodidad para todos aquellos que ya no deben atravesar Córdoba para recibir respuesta a sus necesidades”, graficó.

El acto se desarrolló en un ambiente de camaradería y compañerismo, en el que la presidenta de la Caja, Teresita Bersano, recordó los servicios que presta la entidad e invitó a todos a participar el jueves de los actos por el día de los profesionales jubilados que incluyen una misa a las 10 en la Iglesia Santo Domingo y una conferencia, a las 18, en la sede del CPCE.

«Renovamos nuestro compromiso de hacer todas las acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de nuestros afiliados, quienes tienen las puertas abiertas para participar activamente y forjar un futuro mejor”.

María Liliana Salerno tomó la palabra en nombre de los profesionales que festejaron sus 25 años como matriculados. «Sirven para hacer una retrospectiva de nuestra carrera -describió-, los temores al recibirse, los cambios en las condiciones del país, los desafíos que se renuevan de manera permanente”.

En representación de los profesionales que cumplieron sus Bodas de Oro, Luis del Bo. «Allá en 1966 recibimos la matrícula en un Consejo que no tenía la dimensión actual, que tenía todo centralizado en la capital. Hoy está en toda la geografía provincial y no sólo regula la matrícula, sino que nos asiste, colabora con nuestro desarrollo”, planteó.

Agradeció a los dirigentes que actuaron «con integridad, con honestidad, de manera gratuita”. También describió las transformaciones políticas, económicas, fiscales y monetarias que transitó el país: «Tuvimos que desarrollar sofisticadas técnicas de ajustes para que los estados contables reflejaran todo eso”, ironizó.

Fuente: CPCE

Los graduados tienen club

“Con un predio enclavado en la localidad de Mendiolaza, privilegiado paraje con vista a las sierras, más de siete hectáreas donde se brindan a los socios diversas actividades deportivas y recreativas”, los graduados en Ciencias Económicas (a nivel provincial) tienen su espacio para descansar y divertirse.

“La idea de fundar un club nace con el sentido de que el contador público o el graduado en Ciencias Económicas tienen una vida muy sedentaria, entonces necesita realizar actividades deportivas”, explicaron las autoridades del espacio de ocio.

«La repercusión que tuvo fue tal que cuando lo fundamos la gente de San Francisco se enteró y vino un día a la reunión de la Comisión Directiva y luego fundaron ellos un club más grande que el nuestro. Mire usted: el ejemplo sirvió para que otros colegas tuvieran su propio club», apuntaron.

Respecto al predio y en tono de reseña histórica se indicó que “el terreno era puro campo, se hizo movimiento de tierra con las topadoras para repararlo”.

“No había nada: nosotros lo fuimos civilizando, urbanizando. Son ocho manzanas que escrituramos y recuerdo que esa vez hicimos una fiesta para celebrar el acontecimiento. Lo concreto es que el club fue evolucionando: del quincho de paja pasamos a uno más sólido como el de ahora. La medida más inmediata fue alambrar el campo y por último se hizo la pileta que le dio un gran impulso a la institución”, agregaron las fuentes consultadas por este medio.

“Al principio no tenía una mayoría grande de socios: los socios se fueron haciendo de a poco a medida que se enteraban” concluyeron.

Print Friendly, PDF & Email