Reclaman asistencia al victimario

Nora Landart dio detalles del proyecto presentado por el bloque el viernes pasado

Si bien fue contemplado al declararse la emergencia, el bloque lo pidió a través de un proyecto para que se incluya dentro de las prestaciones del Polo de la Mujer y se destinen recursos para capacitar en el tratamiento de la  violencia

Nora Landart dio detalles del proyecto presentado por el bloque el viernes pasado

El bloque Juntos por Villa María solicitó que se incorpore a las prestaciones del Polo Integral de la Mujer, un programa de asistencia interdisciplinaria para varones que hayan ejercido o ejerzan violencia.

La propuesta de los concejales se efectivizó a través de un proyecto de resolución presentado en el Concejo Deliberante el viernes pasado, con motivo de conmemorarse el sábado el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

“Según nos comentó el intendente Martín Gill, en el plan de prevención integral que lleva adelante el municipio, Seguridad Ciudadana y la Policía tienen 15 intervenciones por mes en un cuadrante, entre la comunidad y episodios callejeros, vinculados a violencia de género. Esos casos tienen un registro de intervención, por lo que pedimos que dentro del Polo de la Mujer se incorpore un plan de asistencia y de reeducación para esos varones, en cumplimiento de uno de los artículos de la Ordenanza Nº 7.145 de Emergencia de Género, que lo contempla en consonancia con la Ley nacional N° 26.485”, explicó Nora Landart.

“Lo pedimos no solo para dar cumplimiento a la ordenanza, sino porque ya hay experiencias de trabajo grupal con estos varones, en estos espacios con equipos interdisciplinarios que lo abordan desde una perspectiva psicosocial, donde se puede empezar a trabajar para modificar cuestiones aprendidas que tienen incidencia efectiva en el control del comportamiento violento”, agregó.

“A veces el hombre que ejerce violencia es separado de su víctima a través de medidas de restricción, pero en las nuevas relaciones que inicia vuelve a reproducir episodios de agresión y violencia”, remarcó.

“Tenemos que aprovechar que tenemos el Polo de la Mujer, un equipo interdisciplinario y un plan integral de prevención en el que trabaja Seguridad Ciudadana y Policía que permite detectar los casos e intervenir anticipadamente o en el episodio mismo; individualizar al agresor para adoptar medidas de protección, y articular con la Justicia para que a estos varones se les dé asistencia y se los convoque a participar de estos grupos de reflexión y de abordaje interdisciplinario para agresores”, precisó la edil.

“Nuestra ciudad está en una situación excepcional porque es la segunda del interior del país que tiene una estructura conformada para el abordaje integral de la violencia de género, es un espacio especialmente abocado a este fin, por lo tanto podemos profundizar en la prevención de agresiones mayores y hechos de violencia, porque es necesario avanzar en la asistencia del victimario, que habitualmente termina apartado, pero no se trata y sigue ejerciendo violencia con sus parejas”, insistió.

“En este Polo están las condiciones dadas, pero hacemos el pedido a través de un proyecto porque para trabajar en la asistencia, tratamiento y reeducación del agresor se requiere de una formación específica de los profesionales. Por eso también le pedimos al Estado que destine recursos para formar nuevos profesionales especializados en el abordaje de la violencia o para ampliar el campo de conocimiento en el tratamiento de esta problemática”, señaló. 

“Más allá de los acciones de la sociedad civil y  políticas públicas, en nuestro país los hechos de violencia en general y extrema en particular, no disminuyen. Si consideramos información que se desprende de datos estadísticos, en el período 2017 se registran más de 254 femicidios en Argentina, el 88% de los casos eran pareja, expareja, familiar o conocido de la víctima; y en el 30% mediaba denuncia y/o medida de protección”, precisó.

“Según antecedentes registrados en equipos de trabajos, el 80% de los varones que ejercen violencia no poseen patología psicológica y el origen de la conducta se encuentra mayormente en la socialización masculina, por lo que se sugiere un abordaje integrativo multidimensional”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email