Reconocimiento

Jacqueline Villarruel y Lucas Altamirano fueron distinguidos por su compromiso como servidores públicos
Jacqueline Villarruel y Lucas Altamirano fueron distinguidos por su compromiso como servidores públicos

Estaban de franco, dejaron a su beba y atraparon a los ladrones

Una pareja de policías villamarienses fue reconocida y distinguida ayer en esta ciudad tras haber tenido una actuación profesional digna de ser destacada.

Se trata de la cabo Jacqueline Villarruel y su esposo, el oficial Lucas Altamirano, quienes fueron homenajeados luego de que, en la antevíspera, detuvieran a dos ladrones a pesar de estar gozando de su día de franco y en compañía de su beba de 11 meses.

El hecho tuvo lugar en un quiosco ubicado en la calle La Rioja a la altura del 1700, alrededor de las 21 del miércoles.

La pareja de efectivos iba abordo de su automóvil cuando advirtió que dos sujetos abandonaban el local comercial a la carrera, con cascos puestos, listos para huir en moto.

«Estábamos con mi marido y mi beba en nuestro auto particular y de franco», relató Jacqueline a una radio y continuó: «Cuando los vimos salir corriendo, nos miramos con mi marido y nos dimos cuenta que algo raro pasaba».

«Frenamos automáticamente, los dos nos quisimos bajar pero mi marido me dijo que me quede con la nena. Lo vi salir corriendo detrás de estas personas entonces yo también me bajo y dejo a la beba con la dueña del quiosco», narró la cabo.

Sostuvo que estaba segura que nada le pasaría a la niña y señaló: «Mi marido es parte de mi vida al igual que mi hija por eso salí con él a aprehender a estas personas».

La mujer policía señaló que nunca sintió miedo por la integridad de su beba, y tampoco por la de ella y la de su pareja.

«Sabía que mi hija estaba protegida por la mujer y a nosotros nos han instruido bien en la institución», dijo.

El subjefe de Policía dijo a Cadena 3 que en el momento del hecho, Altamirano “se arroja sobre los cuerpos de los delincuentes que tenían el rodado en marcha. Llega Villarruel y lo ayuda a aprehender a los hombres para llevarlos al móvil”.

“Los sujetos tenían antecedentes y arma de fuego calibre 22”, contó.

Cabe consignar que Altamirano se graduó en Abogacía y Villarruel está realizando una tecnicatura.

Fueron reconocidos por la Policía de la Provincia de Córdoba con una distinción y un regalo para su beba.

Print Friendly, PDF & Email