Ruetsch y Garbiglia rechazan el nuevo convenio con Provincia

Los intendentes indicaron que no recibieron “aprietes” para firmar, pero narraron una situación “llamativa” que involucra a un funcionario del municipio villamariense

TICINO – CHAZON – Departamento General San Martín

Son los únicos dos intendentes del Departamento (entre 80 de toda la provincia) que se negaron a firmar el Acuerdo Federal. Sostienen que defienden la autonomía municipal

La intendenta de Ticino, Liliana Ruetsch, y su par de Chazón, Ernesto Garbiglia son los únicos dos intendentes del Departamento General San Martín que no suscribieron al nuevo acuerdo “Federal” con el Gobierno provincial. “Primero, porque no es un acuerdo, es una imposición del Gobierno, tal como lo dijo el ministro (Carlos) Massei en la Mesa Provincia-Municipios, es esto o nada”, lanzó la mandataria.Y marcaron que “puntualmente hay muchos puntos que no están claros, y de hecho, hay tres versiones del convenio”. En ese sentido, dieron detalles de la redacción de los convenios, “distinto al que tomó estado parlamentario luego de las firmas de los intendentes, incluso”.

En cuanto a su posición, afirmaron que “este (Acuerdo Federal) va en contra de la autonomía municipal” y que “no beneficia a los municipios, y sobre todo a los que están bien administrados”.

Para el jefe de Gobierno de Chazón, “están avalando la mala administración”.

Otro fondo

Reclaman que este convenio presentado, “avanza sobre otro fondo ya creado (el FDU), con fondos que ya resignamos”.

Para hacer entender este cruce de datos, Garbiglia y Ruetsch repasaron que desde el Estado provincial, “confeccionan un acuerdo (en 2016) que genera un fondo, el Fondo de Desarrollo Urbano (FDU), el que se revisa, se discute y se aprueba. Renunciamos a la deuda, con el aval de los Concejos Deliberantes de cada municipio. Ese fondo era de 600 millones, por año, e incrementándose de acuerdo a los porcentajes del Presupuesto provincial”.

“A modo de ejemplo: en 2016 fue de 600 millones de pesos, en 2017 de 750, aproximadamente, y en 2018 de 900 millones. Los municipios tomamos de ese fondo, pero de allí debíamos devolver el 75% en 30 cuotas. En 2017 también lo sacamos y lo teníamos que devolver. Entendemos que la provincia recuperó 300 millones en concepto de cuota que los municipios debíamos ir devolviendo. Por eso dicen que van a devolver a quienes pagaron, el porcentaje ese, pero no para que lo administre el municipio, si no para que hagamos otra obra, elevando un nuevo proyecto que ellos (el Gobierno) tiene que aprobar y que me diga que sí, lo puedo usar para tal fin. Así si lo devuelve. No es que están inyectando plata, como dicen.

Garbiglia insistió en que “de un millón, debías devolver 750 mil y la administración (comunal) lo había destinado a cordón cuneta. Devolvió, supongamos que 250 mil, por lo que la Provincia le devuelve 250 mil, pero no para destinarlo a salarios, sino que te dicen para qué va… No atiende así las necesidades de cada municipio. Además, generalmente los municipios complementan esas inversiones con fondos propios y ahora, en lugar de recuperar esos dineros, te dicen en qué gastarlo, otra obra más”.

“Nos vuelven a prestar nuestro propio dinero, pero para otra obra”, se quejó Ruetsch, a la vez que planteó: “Me gustaría que empecemos a discutir, respetando la autonomía”.

 

Renunciar a reclamos

En otro de los ítems a cumplir por parte de los municipios, “obliga a renunciar a reclamos judiciales y administrativos con base en el régimen de Coparticipación Provincial, así como también a fondos específicos, por hechos o normas anteriores a la entrada en vigencia del presente convenio”, agregaron con una copia sobre la mesa.

 

Aprietes no, pero…

Si bien la intendenta de Estación Juárez Celman, Myrian Prunotto, denunció “aprietes” por parte del oficialismo cordobés, con llamados a cada uno de los mandatarios, Garbiglia y Ruetsch aseguraron que no fueron sus casos.

De todas maneras, la ticinenense calificó de “llamativa”, la entrega de fondos concretada esta semana en su despacho.

En concreto, a Ticino le corresponden del FDU, $1.150.000, los que fueron entregados por el director de municipios y comunas de la provincia, Marcelo Frossasco, el pasado martes, junto al legislador José Escamilla.

Esa visita fue para Ruetsch, “al menos llamativa, porque me visitaron nueve personas, entre funcionarios y simpatizantes del Gobierno provincial (Unión por Córdoba), algunos vecinos del pueblo, y hasta funcionarios de Gill”, dijo, en referencia a Lucas Pagliero, subsecretario de Descentralización Territorial de la Municipalidad de Villa María, intendencia a cargo de Martín Gill.

 

Auxilio a municipios

Respecto al auxilio que pregona el propio gobernador Juan Schiaretti para intendentes realmente preocupados para llegar a pagar salarios, ya que dependen en muchos casos de más del 70% de su coparticipación y frente a la baja recaudación del mes pasado, la misma tajada se redujo en alrededor de un 33%, los entrevistados apuntaron que “la inflación superó todo incremento, pero además, el Estado provincial decidió postergar 20 días el pago de los tributos por Ganancias, por lo que recién el mes que viene sabremos cómo se refleja la recaudación en los fondos coparticipables a los municipios”.

La justificación, entienden, fue “a partir de la generación de una situación”, la que dicen se salvaría con el auxilio de un Fondo de Asistencia que se crea, de hasta 500 millones de pesos… Hasta 500 millones”, insistieron.

En ese aspecto, cuestionaron que “la creación de ese fondo de hasta 500 millones anuales, es discrecional, con un tope de 100% sujeto a la planilla salarial, es un crédito que debe ser devuelto en el término de un año y se actualiza con la variación de un índice de la Caja de Jubilaciones, que además reduce la masa coparticipable”. “Los no firmantes no accederán a este Fondo de Asistencia Financiera (As.Fin.)”, indicaron.

Precisaron que desde el Foro de Intendentes Radicales, llevaron adelante “junto a asesores legales y económicos, un análisis para defender las autonomías municipales, porque entendemos que esta posición que avalamos los 80 intendentes radicales, comprende al 60% de la población de Córdoba”.

En cuanto a las posiciones que pudieran ser catalogadas como cuestiones partidarias, Garbiglia sentenció que “la autonomía de los municipios es lo que está en juego. El año que viene discutiremos lo electoral, ahora se trata de dinero y de cuestiones legales a la que no estamos dispuestos a someternos”. “Esto nos está lesionando”, concluyó.

Print Friendly, PDF & Email