Russo ya salió de terapia intensiva

Aún no se sabe a ciencia cierta cuántas quebraduras tiene, neurológicamente “está muy bien”

Luis Russo, el año pasado, tras recibir el diploma de arquitecto
Luis Russo, el año pasado, tras recibir el diploma de arquitecto

Pasado el período médico prudencial de espera tras el accidente que sufrió el día 13 de este mes al caer de un quinto piso en una obra en construcción que supervisaba, el joven arquitecto villamariense Luis Russo “fue sacado de terapia intensiva y llevado a una sala común”, según indicaron ayer fuentes familiares a EL DIARIO.

“Está muy bien desde el punto de vista neurológico, plenamente consciente; dolorido, pero muy bien”, señalaron las fuentes consultadas por este medio.

Añadieron que “todavía quedan por hacer resonancias, por ejemplo en la rodilla, para saber exactamente cuántas fracturas y fisuras tiene” en esa zona (ya le habían detectado otras en el tobillo, en el talón y en el sacro).

También indicaron que las hemorragias ya contenidas el viernes pasado, dos días después del accidente, no se repitieron.

En aquel entonces el arquitecto continuaba siendo “un paciente en estado crítico”. Entraba “en una etapa especial”, puesto que se considera ba que desde el día número tres posterior al hecho y hasta el día número seis o siete, eran fundamentales. Y resultaron positivos, satisfactorios, para los médicos que lo asisten, quienes determinaron su paso a una sala común en las últimas horas.

El joven arquitecto, quien se graduó el año pasado y en junio próximo cumplirá los 26 años, cayó desde el quinto piso del complejo edilicio Malbo, de la calle Marcos Juárez, de Villa Nueva, mientras supervisaba los trabajos que allí se realizaban.

 

¿Seis pisos?

Es posible que la altura de la que se precipitó Luis haya sido mayor a la de cinco pisos, dado que el hueco del ascensor por el cual cayó finaliza en el subsuelo, en la zona de cocheras, explicó a este medio una persona vinculada a la construcción.

De cualquier manera, la juventud y la fortaleza física de Russo, jugador del San Martín Rugby Club, fueron fundamentales para que tenga una evolución como la que está experimentando. Ello, sumado a la pericia del equipo médico que lo atiende y el apoyo de sus afectos, hicieron posible el alentador panorama actual.

 

Print Friendly, PDF & Email